Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional JUEVES 6 1 2005 ABC Mueren dos lituanos en Valencia tras beber alcohol de quemar EP VALENCIA. Dos ciudadanos lituanos han fallecido en los últimos días tras supuestamente ingerir, en la localidad valenciana de Carcaixent, una mezcla de una bebida etílica con alcohol de quemar, según informaron fuentes de la Benemérita y del Hospital de La Ribera, donde murió una de estas dos personas. La ingesta se produjo, según confirmaron fuentes vecinales, en una vivienda abandonada situada en la calle del Cristo de esta localidad donde se encontraban estas dos personas. Según algunos vecinos, uno de ellos, malherido, vomitando y en muy mal estado, se dirigió el pasado lunes a la Policía Local para comunicar que había otra persona en su misma situación. Los agentes fueron a buscar al otro a la casa y lo localizaron ya fallecido. Al que estaba malherido lo trasladaron al Hospital de La Ribera, en Alzira (Valencia) donde ingresó en la tarde del lunes en estado crítico. Finalmente, esta persona falleció el martes por la tarde. La Guardia Civil ha abierto una investigación para determinar las circunstancias de ambas muertes y señalaron que se desconoce a qué se dedicaban ambos fallecidos. AFP Rescatan a 90 inmigrantes en los acantilados de Fuerteventura Un helicóptero de la Guardia Civil tuvo que rescatar ayer a casi un centenarde inmigrantes cuya patera embarrancó en una zona de acantilados pronunciados en Fuerteventura. Los servicios de rescate no pudieron hacer nada por salvar a uno de los subsaharianos que murió ahogado. El helicóptero divisó la barcaza al mediodía en la zona de Jacomar y, dada la imposibilidad de acceder por tierra y mar, su tripulación decidió aterrizar e izarlos en pequeños grupos hasta lo alto de los acantilados. En la imagen, personal por tierra que logró acercarse a la zona intenta auxiliar a uno de los inmigrantes, exhausto por el esfuerzo. Barcelona: hallado en el mar un cadáver con una cuerda al cuello ABC BARCELONA. El cadáver de un hombre fue hallado ayer por la mañana flotando en la playa del Bogatell de Barcelona con una cuerda atada al cuello, según informó Ep de fuentes de la investigación. El cuerpo estaba atado al espigón de la playa con la misma cuerda que le rodeaba el cuello y tuvo que ser rescatado del agua por equipos submarinistas de los bomberos. La víctima tenía unos 40 años, era de nacionalidad española e iba bien vestido. La Policía se hizo cargo del caso e inició una investigación para esclarecer el suceso. Por otra parte, otro cadáver de un hombre apareció calcinado ayer tarde en la carretera N- 340, en El Vendrell (Tarragona) El cuerpo presentaba signos de violencia y fue quemado despuésd de muerto. El cadáver no fue identificado y se espera a los resultados de la autopsia para saber más del caso. Con todo, la Guardia Civil cree que la víctima podría ser un joven de Reus (Tarragona) cuya desaparición fue denunciada ayer por la mañana. Un anciano que vivía en la miseria deja en herencia a la Iglesia millón y medio Sus familiares directos, un cuñado y dos sobrinos, critican la decisión las personas más cercanas a Lluis Ciuraneta conocían la fortuna que tenía acumulada y que podría tener su origen en un premio de lotería ABC TARRAGONA. Un hombre de 79 años que falleció el pasado mes de noviembre y que vivía prácticamente en la miseria en la pequeña localidad de La Palma d Ebre ha dejado todo su patrimonio, valorado en millón y medio de euros, al obispado de Tortosa y a dos comunidades religiosas de Zaragoza y Barcelona, algo que no ha gustado mucho a algunos de su familiares. El periódico El Punt publicó ayer que Lluís Ciuraneta, vecino de La Palma d Ebre, vivía de forma muy austera y casi en la miseria, si bien era propietario de unos 33.000 euros en efectivo además de un piso, dos aparcamientos y dos trasteros en Barcelona, un piso en Bellaterra y numerosas fincas rústicas y urbanas en su pueblo natal, todo valorado en 1,5 millones de euros. Los familiares del fallecido, un cuñado y dos sobrinos, han recibido 3.000 euros cada uno. Ninguno de ellos se imaginaba la fortuna que había acub Ni siquiera mulado su pariente ni cómo la había conseguido. Jordi Llauradó Ciuraneta, sobrino del generoso donante, explicó al citado rotativo que de su tío sólo sabían que era viajante y nada más y apuntó que su millonario patrimonio podría tener su origen en un premio de lotería dado que sus familiares han encontrado numerosos billetes en su domicilio. La fortuna de este anciano se reparte de la siguiente forma: todas sus propiedades de La Palma d Ebre (dos casas y fincas urbanas y rústicas) irán a parar al obispado de Tortosa; un piso, dos aparcamientos y dos trasteros de Barcelona y un piso en Bellaterra, a la comunidad religiosa femenina Oasis de Jesús, de Dosrius (Barcelona) y el dinero en efectivo (unos 33.000 euros) lo heredará la cartuja de Aula Dei de Zaragoza. Además, también calificó a su familiar de persona muy creyente ya que en el testamento encargó que se le dijeran 330 misas y era seguidor en parte de los postulados de la corriente católica de monseñor Lefebvre. Respuesta de los familiares A Llauradó no le ha sentado muy bien el reparto que ha hecho su tío. Ha escrito una carta dirigida a él, que se publicará en la revista local Lo Mussol en la que le agradece la generosidad hacia sus familiares y le recuerda que cuando le operaron de próstata quien estuvo a su lado cuidándole durante quince días fue él y no el conserje del cielo Asimismo, afirma que ya que su tío ha nombrado heredera a la Iglesia, que sea ésta quien se preocupe por su tumba, de limpiar su casa, de arreglar sus papeles. Yo también deberé acudir a la Iglesia para pedirle el 0,25 por ciento- -que le corresponde de herencia- los gastos de entierro y otros derivados de su cuidado antes de morir Precisamente, el Obispado de Tortosa estudia si aceptar las propiedades que ha recibido en herencia, habida cuenta la poca consideración que el fallecido ha tenido hacia sus familiares más directos. Síndrome de Diógenes El sobrino de Ciuraneta opinó que su tío podría padecer el denominado síndrome de Diógenes (en alusión al filosófo cínico de la Grecia clásica) que provoca comportamientos tacaños y abandono de la limpieza del hogar y la propia higiene, acumulando cantidades de basura en casa aunque quien lo padece suele tener mucho dinero.