Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 1 2005 Nacional 17 PERE NAVARRO Director general de Tráfico Los excesos graves de velocidad y alcohol serán delito, incluso si no hay accidente MADRID. Medio millar de muertos menos que en 2003, la mejor cifra de los últimos 25 años, pero aún 3.516 personas que, por desgracia, jamás regresaron de su viaje. ¿Conducen mal los españoles? ¿Es culpa de la red vial? Pere Navarro tira de catálogo para ganar un poco de tiempo: Creo en la frase esa de que conduces como vives y como vivimos un poco estresados... Pero enseguida añade argumentos. Hay mejores infraestructuras y vehículos, y la sociedad ha comprendido que no podía permitirse esa sangría en las carreteras, pero es cierto que falta mucho por hacer La hoja de ruta tiene los siguientes hitos: alcohol, velocidad, radares, cinturón de seguridad, más efectivos de la Guardia Civil, cambios legislativos y formación. -Hemos pasado de 6.000 muertos en carretera a finales de la década de 1980 a 3.516 en 2004. ¿Cuál ha sido la clave de este descenso? -La preocupación por la seguridad vial tiene una gran tradición en los países del norte de Europa, ya que está vinculada al desarrollo. Ha llegado recientemente a España, y ésa es una gran noticia: por primera vez, el tráfico seguro está en el centro del debate, se ha convertido en una demanda social. Los conductores han entendido los mensajes que les hemos puesto en los paneles, tanto los estimulantes Lo importante es volver Tú eres el mejor regalo para los que te esperan como los que les recordaban una tragedia 64 muertos el mismo fin de semana de 2003 Y nos han hecho la siguiente demanda: Hagan lo que tengan que hacer, pero hagan algo -Una de las innovaciones ha sido introducir un modelo de mano dura, pero amable Al informar, por ejemplo, de la localización de los radares, Tráfico se ha quitado el sambenito de organismo recaudador. -Es posible, pero que nadie se llame a engaño: puedes hacer pedagogía, pero si no hay control las cosas no funcionan. A lo mejor éste es un gran país donde si se explican bien las cosas, se entienden. Las campañas de 2004 han sido un ejemplo, y hemos insistido más en los resultados- -si ha descendido el número de positivos en los test de alcoholemia, o si un porcentaje elevado de usuarios se pone el cinturón de seguridad- -que en las multas impuestas. Aunque, insisto: la publicidad no resuelve el problema. Consolidar una política de seguridad vial implica que conducir a partir de una determinada velocidad, o superar un índice de alcoholemia establecido, sea delito, con independencia de que se produzcan o no accidentes con resultado de muerte. Hay una demanda social al respecto, y Más allá de los resultados esperanzadores de 2004 en cuanto a siniestralidad, Navarro valora que la seguridad vial esté en el centro del debate. Este año será clave para confirmar la tendencia TEXTO: M. A. BARROSO P. MUÑOZ FOTO: CHEMA BARROSO en una próxima reforma del Código Penal se introducirán estos tipos penales. También estamos trabajando en un nuevo reglamento del conductor, más inteligible, que estará listo para finales de año. -Los jóvenes continúan siendo impermeables a las campañas. -Curiosamente, el grupo de edad donde menos se ha notado el descenso en la siniestralidad es el de 45 a 54 años, quizás por los malos hábitos consolidadeos. Pero es cierto que los accidentes de tráfico son la primera causa de mortandad entre los jóvenes. Hemos constituido un grupo de trabajo sobre ocio, Por primera vez, la seguridad vial está en el centro del debate en España. Los conductores han entendido el mensaje juventud y seguridad vial para estudiar qué tipo de mensajes pueden ser más eficaces. En este sentido, la colaboración de la Liga de Fútbol Profesional es muy importante, pues las estrellas de este deporte son una referencia para los chavales. También es fundamental la implicación de los padres. Por último, lanzaremos un plan de seguridad urbano, ya que las ciudades son auténticas escuelas de conducción. ¿Qué hay de la formación en los colegios? -Queremos introducir en los centros enseñanzas sobre movilidad y seguridad vial, pero sin detenernos ahí. Cambiaremos el contenido del programa para obtener el permiso de conducir, insistiendo más en las actitudes y menos en estudiar el carburador del vehículo. Y luego, está la formación continua a través de los cursos incluidos en el proyecto del carné por puntos. ¿Hay un calendario para la implantación del nuevo carné? -Está en manos del legislativo, aunque esperamos tenerlo listo en verano. A finales de este mes presentaremos un plan organizativo de los cursos de reciclaje, que son el elemento esencial del carné por puntos y donde el modelo ha presentado más fallos en otros países. Las autoescuelas son la mejor opción para impartir estos cursos, ya que cuentan con aulas y profesores especializados. Habrá que revisar los contenidos para dotarlos del mayor rigor. -Si las autoridades aplican al pie de la letra los 46 tipos de infracción que incluye el proyecto, un ciudadano medio puede perder la licencia en una mañana. -Hombre, está claro que hay que dar mayor énfasis a las infracciones relacionadas con la seguridad vial que a las administrativas. El carné por puntos no está para resolver los problemas de tráfico de una gran ciudad. Hay que aplicar las normas con sentido común. ¿Usted también cree que los conductores tuvieron la culpa de quedarse atrapados en la nieve en el último temporal? -Entiendo que si estás bloqueado durante horas y escuchas en la radio que la culpa es tuya, te enfades, pero también es cierto que todo el mundo consideró imprescindible viajar esos días, a pesar de las advertencias. En cualquier caso, deberíamos ser capaces, entre todos, de mejorar la respuesta, y en eso estamos. Los camiones tienen una importancia estratégica vital. Es fácil ordenar el corte del tráfico de vehículos pesados, pero no lo es tanto controlarlo. ¿Qué ha pasado con el debate de las matrículas con distintivo autonómico? -Tenemos el encargo del ministro del Interior de estudiar fórmulas de consenso. Es algo que no se hará en contra de la opinión pública, y hay otras prioridades ahora. En todo caso, será opcional y supondrá coste cero para el usuario. Es un asunto que hay que abordar con tranquilidad y sentido común. -La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil necesita refuerzos que no terminan de llegar. -Es una asignatura pendiente desde hace años. Tenemos que procurar que este destino sea atractivo. El trabajo en carretera es duro, implica estar activo muchos fines de semana y parar a los conductores para no darles buenas noticias, precisamente. ¿Se tocarán los límites de velocidad en autovías y autopistas? -Son homologables con Europa, salvo en Francia (que son 130 kilómetros por hora) y en Alemania- -por cierto, no es verdad que la gente corra allí- Llegar al modelo francés es razonable. De momento, interesa más que se cumplan las normas.