Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 1 2005 11 Otegi confirma que la decisión de Batasuna de votar en favor del plan se tomó el pasado verano El PSOE maneja sondeos que recortan a dos escaños la ventaja de los secesionistas La llave del próximo Parlamento vasco estaría en Vizcaya y Guipúzcoa b La ilegalización de Batasuna pondrá en juego el reparto de sus siete parlamentarios entre las cuatro candidaturas que concurrirán en primavera a las elecciones G. LÓPEZ ALBA MADRID. La dirección del PSOE cree posible arrebatar la mayoría absoluta a la coalición de fuerzas- -nacionalistas y Ezker Batua- -que apoya el plan Ibarretxe en las próximas elecciones autonómicas, que se celebrarán a finales de abril o comienzos de mayo. Pero que lo considere posible no quiere decir que tenga certeza alguna al respecto, ya que los últimos sondeos que tiene en su poder, del mes de noviembre, apuntan un escenario muy ajustado en el que la mayoría absoluta de las fuerzas secesionistas se dilucidaría por tan sólo uno o dos escaños, que se decantarán en Vizcaya y Guipúzcoa. Pese a que desde instancias gubernamentales se apuntó durante el pasado fin de semana que estas elecciones pueden ser el valladar definitivo al plan Ibarretxe, la dirección del PSOE prefiere no hacer conjeturas de esta naturaleza e insiste en que el freno le corresponde ponerlo, política y legalmente, al Congreso de los Diputados. Aunque la hipótesis más generalizada es que PNV- EA y EB se beneficiarán de los votos de la ilegalizada Batasuna, desde la dirección socialista se Zapatero recibirá al lendakari el lunes o el miércoles G. L. A. MADRID. El lunes día 10 o el miércoles día 12 son las fechas que se manejan como más probables para que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reciba al lendakari Juan José Ibarretxe. La concreción definitiva está a falta de ajustar sus respectivas agendas. Zapatero, que ayer se reincorporó a su despacho en el Palacio de la Moncloa y que hoy asistirá en el Palacio Real a la re- EFE cepción con motivo de la Pascua Militar, asistirá el lunes por la mañana a la reunión que celebrará la Ejecutiva del PSOE, y el martes a la sesión extraordinaria del Pleno del Congreso que autorizará la convocatoria del referéndum para ratificar la Constitución Europea. El viernes día 14 presidirá la reunión del Consejo de Ministros, que aprobará la convocatoria del plebiscito. El presidente del Gobierno también tiene previsto viajar el pró- ximo fin de semana al País Vasco para participar en una Convención Municipal organizada por el PSE. Será la primera de varias visitas a esa Comunidad hasta la celebración de las próximas elecciones autonómicas. Durante la campaña electoral el jefe del Ejecutivo y secretario general del PSOE participará, al menos, en un mitin en cada una de las tres provincias vascas en apoyo de la candidatura que encabezará Patxi López. ma de financiación. En este sentido, Joan Puigcercós se refirió al agravio que para Cataluña ha supuesto el concierto económico existente en el País Vasco y Navarra, al asegurar que los catalanes hemos hecho una gran contribución a la solidaridad del Estado que vascos y navarros no han hecho Según el dirigente de Esquerra, que nosotros seamos respetuosos con el plan Ibarretxe no quiere decir que el desgaste sólo lo tengamos que tener nosotros tralización político administrativa sin precedentes, está dispuesto a suicidarse. Pero se me ocurren tres ficciones que hemos construido entre todos y que pueden ayudar a entender cómo hemos llegado hasta aquí. La primera es que en democracia todas las ideas son legítimas y se pueden discutir. No es cierto. Basta con pensar cómo reaccionaríamos ante un partido islamista que propusiera retirar el voto a las mujeres. ¿Sería su portavoz recibido en la Moncloa por el presidente de Gobierno? ¿Entendería la opinión pública que el Partido Socialista se apoyara en sus votos para aferrarse al Gobierno? Segunda, que el plan Ibarretxe requiere soluciones políticas y no judiciales, como si esa distinción no fuera un debate ya caduco y como si las soluciones judiciales no fueran la garantía última del Estado de Derecho. Tercera, y la más peligrosa por su aparente buena voluntad, que el nacionalismo exclusivista se combate con más autonomía. Llevamos más de 25 años que- riendo creérnoslo y nadie puede afirmar sinceramente que la sociedad vasca está hoy menos dividida. El Estado de las Autonomías tiene muchas virtudes y merece ser conservado, aunque no necesariamente ampliado, pues empieza a crear disfunciones serias en la unidad de mercado. Pero entre esas virtudes no está el haber ayudado a superar la cuestión nacional. Porque ha sido utilizado torticeramente, con el ingenuo consentimiento de los demócratas, para que el Estado español desaparezca simbólica y materialmente de parte del territorio nacional y sin duda de aquello que aprenden en las escuelas los niños que hoy disfrutan de sus nuevos regalos. ¡Qué envidia siento de grandes países en los que se educa a los escolares en la grandeur con igualdad, fraternidad y libertad, o en We the people una nación indivisible con libertad y justicia para todos! Alguna responsabilidad tendremos los que nos dedicamos a esto de opinar. sostiene que eso está por ver. De hecho, el portavoz proetarra, Arnaldo Otegi, ya adelantó ayer que esta formación- -ahora llamada Sozialista Abertzaleak- -estará presente en las elecciones, legal o ilegalmente. Es decir, que recurrirá a alguna estratagema que permita que se visualicen sus votos como propios e intransferibles, ya que lo contrario supondría su fagocitación en beneficio de PNV- EA y su desaparición política. La ilegalización de Batasuna pondrá en juego, en todo caso, siete escaños a repartir entre las cuatro fuerzas restantes (PNV- EA, EB, PSE y PP) Morder en el voto nacionalista Las expectativas de PSE, al que sus sondeos atribuyen un crecimiento importante, prácticamente equivalente en porcentaje de votos- -no necesariamente en escaños- -al descenso que se pronostica para el PP, pasan sobre todo por movilizar al voto propio que se abstuvo en las anteriores autonómicas, cuando una importante franja de votantes socialistas se retrajo por rechazo a la política de frente común con el PP. De hecho, en su granero tradicional de la margen izquierda de Vizcaya se registró una participación inferior en cuatro puntos a la media. Así, en el mejor de los escenarios, se concentraría el voto útil constitucionalista y se movilizaría todo el voto socialista. Pero, aun así, sería insuficiente para alcanzar el objetivo de arrebatar la mayoría absoluta a la coalición secesionista del País Vasaco, objetivo que algunos dirigentes socialistas consideran equivalente a ganar ya que, sin esa mayoría, Ibarretxe vería recortado su margen de maniobra, no sólo desde el punto de vista parlamentario, sino desde el político en el más amplio de los sentidos. Para conseguir ese objetivo resulta necesario, además, morder en el voto nacionalista más moderado, aquel que puede asustarse ante las repercusiones económicas y sociales de la aventura independentista para una Comunidad autónoma cuyo mayor porcentaje de relaciones comerciales se produce con el resto del Estado y a la que la Constitución europea cierra el camino para su reconocimiento internacional, y, al mismo tiempo, ser receptivo a una oferta de reforma en profundidad del Estatuto de Guernika sin vulnerar la Constitución, como propondrá el PSE. De hecho, el padre de la propuesta de reforma estatutaria de los socialistas vascos es un ex dirigente del PNV, Emilio Guevara. La carta alavesa Además, en el escenario del desafío secesionista se concede gran trascendencia al resultado que se produzca en la provincia de Álava, donde las fuerzas constitucionalistas son mayoría y en la que el actual presidente de la Diputación Foral, Ramón Rabanera, ya ha advertido de que el territorio que gobierna no secundaría la aventura separatista. De mantenerse- -o ampliarse- -esa mayoría constitucionalista en Álava, el proyecto de Ibarretxe tendría que enfrentarse a la rebelión de una de las tres provincias vascas.