Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 6 1 2005 ABC Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca Jefes de área: Jaime González (Opinión) Alberto Pérez (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Mayte Alcaraz (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Pablo Planas (Reportajes- corresponsal político) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA PRESIDENTE DE HONOR: DIRECTOR: Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Ignacio Sanz IGNACIO CAMACHO DE LA CAJA ÚNICA DE LA SEGURIDAD SOCIAL L paro registrado ha caído en el año 2004 en 41.000 personas. Un buen dato al que no le han faltado novias, pero que merece un estudio sosegado y desapasionado. Así se constataría que la industria sigue destruyendo empleo, que la construcción ha dejado de crearlo y que sólo el sector servicios mantiene su pujanza, vinculada a la flexibilidad en la incorporación de mujeres e inmigrantes. Toda una lección para el diálogo social, roto por la contumacia de creer que la política consiste en imponerse a la realidad económica. La afiliación a la Seguridad Social está boyante, con un nuevo récord de 17.345.775 afiliados gracias a la incorporación de más de medio millón de personas y un crecimiento interanual del 16,42 por ciento de los trabajadores extranjeros. Las cuentas de la institución registran un superávit contable por encima del presupuestado, lo que ha permitido al Gobierno ser generoso con las pensiones, manteniendo su compromiso con la estabilidad presupuestaria, aunque un análisis actuarial habría recomendado mayor prudencia, porque con la afiliación crecen también las obligaciones futuras. La caja única de la Seguridad Social es el principal mecanismo de solidaridad del Estado; un bien público a preservar ante las pretensiones que se incluyen en algunos propuestas de Estatutos de Autonomía. Que se considere su posible gestión descentralizada es una muestra más de la irracionalidad económica con la que algunos nacionalistas encaran el proceso autonómico. La Seguridad Social, como cualquier seguro de contingencia, funciona por la ley de los grandes números. No es el bienestar de los ciudadanos lo que se busca con esas propuestas, sino directamente dar satisfacción a las ansias de poder de las elites locales y ampliar su capacidad de clientelismo político. Los nacionalistas quieren hacer creer que la separación de España es un proceso gratuito, sin cos- SOLIDARIDAD UNIVERSAL E te alguno; que sólo significa el retorno a la Arcadia feliz. Nada más falso. Ayer Mikel Buesa, en su Tercera, nos recordaba sus estimaciones de que el PIB de un País Vasco independiente sería entre un 14 y un 23 por ciento inferior al actual. Los economistas se sorprenden siempre de que las regiones de un mismo país comercien entre sí con una intensidad veinte veces más grande que con cualquier país extranjero. Los gestores de fondos de inversión hablan del sesgo nacional de sus clientes a la hora de elegir sus carteras y subrayan que no ha desaparecido con la Unión Monetaria. Hechos económicos que hablan por sí solos del coste de la separación y que dan idea de la profundidad de los lazos existentes en el seno de una comunidad nacional de siglos como la española. Sin mencionar los costes que supondría para una Comunidad su no pertenencia a la UE. Un hecho cierto que se derivaría de la secesión, como establece el Tratado Constitucional que se somete a referéndum y que no sería comprensible que se ocultara a la opinión pública española en la campaña institucional, como contraprestación a no se sabe qué compromisos parlamentarios. La Seguridad Social es un activo a mantener y mejorar. Es la garantía futura de las pensiones y del nivel de bienestar alcanzado por una sociedad moderna y desarrollada. Necesita reformas importantes para asegurar su sostenibilidad; reformas que se han discutido seriamente en la Comisión Parlamentaria para la Reforma del Pacto de Toledo. Pero lo que sin duda no necesita es un proceso de desmembramiento como consecuencia de las exigencias de algunos nacionalistas identitarios, siempre dispuestos a sacrificar el bienestar de los ciudadanos en el altar de presuntos derechos históricos. Despreciar la calidad de vida de sus ciudadanos es una característica común a todos los fundamentalismos. L PALESTINA ANTE LAS URNAS OS palestinos tienen ante sí la responsabilidad histórica de querer asumir realmente su futuro. Es evidente que las dificultades son enormes. La muerte de Arafat ha dejado un difícil espacio de liderazgo por llenar. Las disputas políticas entre las facciones palestinas y la presión israelí en los territorios ocupados amenazan los frágiles equilibrios existentes. Lo lamentable del asunto es que el pueblo palestino sigue instalado en la inestabilidad, padeciendo directamente los perniciosos efectos de una sociedad desestructurada, sin soporte institucional digno de estima y que se desliza por el filo de una violencia que aflora una y otra vez. En este sentido, la posición del presidente de la OLP, Mahmud Abbas (Abu Mazen) es la expresión misma de la difícil coyuntura que vive la causa de la democracia palestina. Su moderación y su pragma- L tismo son conocidos, como sus apoyos entre los países occidentales. Si ganara las elecciones, la incomodidad de un interlocutor palestino de su perfil sería evidente. Sobre todo para aquellos que quieren que el enfrentamiento israelo- palestino se enquiste y agudice en sus derivas estratégicas dentro del conjunto de Oriente Próximo. Tratar de conciliar su defensa de la causa palestina desde posiciones sensatas y su crítica a la represión israelí le ha colocado enuna difícil situación tras la muerte de seis palestinos de una misma familia a manos de una acción de represalia israelí en Gaza. El tira y afloja es continuo. La tensión se alimenta interesadamente, y las posibilidades de que la campaña electoral desemboque en un estallido de violencia generalizado, también. La hora de la responsabilidad se impone y la comunidad internacional está obligada a exigirla. A conferencia de donantes que comienza hoy en Yakarta tiene como objetivo fundamental encauzar la solidaridad internacional en la lucha contra los efectos del maremoto del pasado 26 de diciembre. La asistencia de personalidades tan relevantes como el secretario general de Naciones Unidas, el secretario de Estado norteamericano, el presidente del Banco Mundial o el primer ministro de Japón (país especialmente destacado en la aportación de ayuda) es buena prueba de la importancia de esta conferencia. También el Parlamento Europeo ha prestado singular atención a un asunto que suscita la máxima preocupación a nivel mundial, lo que debería hacer reflexionar a quienes parecen incapaces de ver un paso más allá de su estrecho interés territorial o partidista. Es imprescindible por ello que la ayuda- -directa o indirecta- -que están recibiendo los países afectados se traduzca en medidas eficaces. El establecimiento de mecanismos de previsión, mediante una alerta temprana para detectar fenómenos similares en el futuro es cuestión prioritaria. También lo son la reconstrucción de las infraestructuras y, tal vez lo principal, el impulso al desarrollo social y económico de la región, que merece un compromiso global de los Estados con mayor nivel de desarrollo. La posible moratoria o reducción de la deuda externa es un instrumento muy positivo, siempre que se garantice la seriedad en las tareas que van a emprenderse con los recursos así liberados. Desde el punto de vista social, la actuación de bandas organizadas de delincuentes que practican un tráfico repugnante con los niños huérfanos y abandonados debe ser perseguida y castigada con la mayor severidad, como expresión de una de las conductas más degradantes en que pueda incurrir la condición humana. Eficacia policial y coordinación internacional son elementos nucleares de esta lucha sin cuartel contra el tráfico de seres indefensos. En la sociedad mediática de nuestros días, el riesgo más grave procede de la desmemoria. Lo peor vendrá, quizás, dentro de unos meses, cuando las imágenes de impacto dejen de ser noticia y los buenos sentimientos dirijan su atención hacia otra causa en cualquier parte del mundo. Ojalá que la distancia en el espacio y en el tiempo no se traduzca en descuido o indiferencia. Por ahora, la sociedad española está mostrando su vertiente más solidaria y nuestro país se sitúa entre los primeros en el ránking de la cooperación. La conferencia de Yakarta debe impulsar un serio esfuerzo de coordinación y eficacia para la asignación de recursos, que con la plena y positiva implicación de los Estados Unidos alcanzan ya un volumen importante.