Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 1 2005 Cultura 51 Los liberales de EE. UU. critican el espíritu conquistador de Alejandro y lo equiparan a Bush Ya no he vuelto a disfrutar como a los 12 años, cuando iba con mis padres al cine y me lo creía todo El crisol y me gusta mucho. Estaba basada en una potente obra sobre Las brujas de Sálem Fue capaz de trasladarse a aquel escenario, consumiéndome, y haciéndome sentir que estaba allí. Si vemos la película Alejandro con nuestros ojos de hoy, seguro que criticaremos todo lo que sucede, porque no seremos capaces de transcender este momento y ver cómo eran entonces. Me parece muy importante. Los liberales de Estados Unidos critican el filme por el espíritu conquistador de Alejandro y buscan un paralelismo con Bush. No tienen nada que ver. Estamos hablando de momentos históricos y de personajes diferentes. -Hoy en día no se podrían hacer El expreso de medianoche o Muerte en Venecia ¿Hasta que punto se implica en su obra y cómo le ha ido formando como persona? -Hay muchas cosas que la gente no sabe sobre el proceso de edición. Es otra forma de reescribir la película. Todas las obras de arte tienen más de una vida. Puedes hacer más de una versión. La pueden hacer varias veces. En mi caso, el hecho de escribir, dirigir y editar es muy importante, porque todo influye en hacerte la persona que eres. ¿Entonces, qué? -Que en los Estados Unidos tienes el problema de no haber estudiado la historia antigua en los colegios. Están construyendo esta especie de imperio raro, que no se entiende muy bien. A nadie deja indiferente la película. La izquierda dice que es un conquistador y un imperialista, y la derecha que es un pagano, un homosexual. Ya se sabe que a lo largo de la Historia se han destruido muchos manuscritos, porque no se quería que existiesen o tuvieran vigencia. Es un proceso muy largo y no creo en él. Hago muchas cosas y eso te permite ver lo que haces de otra manera y estar en cada parte del proceso. ¿Es cierto que leyó a los 10 años un libro sobre Alejandro Magno? -Era un libro de aventuras maravilloso. El proyecto como tal nació en 1989. Hablé con mi productor alemán sin conseguir la medida del guión. La vida de Alejandro es tan amplia y abarcó tantas cosas, que era muy difícil meter todo eso en una pantalla. Tampoco se ha escrito tanto sobre el personaje, así que no tenía demasiados referentes. -Tiene el don de elegir muy bien a los actores. -Conozco demasiado el mundo del cine. Estoy muy viciado. Ya no he vuelto a disfrutar como a los 12 años, cuando iba con mis padres al cine. Ahora deseo hacer realidad aquellos sueños. Mi crítico más feroz tiene 12 años y soy yo. Farrell: Daría todo mi dinero por pasar 20 segundos con Alejandro Magno El actor subraya el carácter ambiguo del héroe macedonio comenzará en abril el rodaje de su próxima película, en la que interpretará a Sonny Crockett en la versión cinematográfica de Miami Vice SUSANA GAVIÑA MADRID. Colin Farrell se ha convertido en los últimos años en el nuevo enfant terrible del cine. El actor irlandés, de 28 años, no puede ocultar ese puntito canalla combinado con cierto halo de fragilidad que tanto encandila al género femenino. Ayer, en la presentación de Alejandro Magno la estrella no defraudó. Con una estética completamente opuesta al héroe macedonio que interpreta en el filme de Oliver Stone- -moreno y con perilla- no paró de encadenar, uno tras otro, los cigarrillos mientras daba buena cuenta de dos copas de vino. Y es que el adjetivo excesivo parece irle como anillo al dedo. Conocido por sus affaires amorosos- -un breve matrimonio y una relación fugaz con una modelo de la que nació su único hijo- es presa fácil para la prensa del corazón, algo que lleva con resignación y cierto desdén: Lo que no puedes controlar hay que dejarlo pasar Posteriormente a la rueda de prensa, y algo más recatado- -ya sólo con una botella de agua- -se sometió de manera disciplinada a una maratoniana sesión de entrevistas. El actor, conocido por trabajos anteriores como Minority report La prueba o SWAT confiesa abiertamente que cuando Stone le ofreció intepretar a Alejandro Magno no sabía absolutamente nada sobre él, ni si era griego o ruso. Pero al ir adentrándome en el personaje descubrí su pasión, y que vivió con tanta intensidad que me contagió Tampoco tenía claro al principio cómo quería presentar al público a este hombre que con apenas 25 años había conquistado ya el 90 por ciento del mundo conocido y que nunca perdió una batalla. No sabía cómo lo iba a abordar cuando leí el guión, un texto que me encantó desde un principio- -apunta- pero que también me pareció muy duro pues aborda muchos aspectos. Tienes que realizar un gran esfuerzo a nivel emocional porque su vida está llena de matices de distintos colores y de muchas contradicciones. Alejandro era al mismo tiempo un hombre duro, que no tenía escrúpulos, con mucho genio y capacidad para matar, pero también era generoso y rompía a llorar, algo que no estaba bien visto en aquella época afirma. Esta descripción, entre rebelde e idealista, parece recoger un poco del carácter del joven actor, aunque él niega cierto parecido con su personaje y se limita a subrayar la importancia de vivir una experiencia como ésta, comb El actor irlandés Para Farrell, el rodaje ha sido una pesadilla de la que no quería despertar partida por un equipo muy unido que le ha permitido admirar a este personaje. Yo daría todo el dinero que tengo por ver a Alejandro Magno durante 20 segundos. Ver cómo siente, cómo se mueve, cómo es su mirada Por otra parte, Farrell admite que éste ha sido el rodaje más exigente en el que ha participado a lo largo de su carrera. En él ha habido que condensar más de treinta años en tres horas y media. Todas y cada una de las escenas contienen mucha tensión, mucho drama... Preguntado sobre la coincidencia en la gran pantalla, durante los últimos años, de grandes héroes épicos- -Aquiles, el rey Arturo, Alejandro Magno... -y la necesidad de recuperarlos para el público, si viera la taquilla americana se daría cuenta de que allí esto no sucede bromea- el actor reconoce, sin embargo, que ese afán por presentar héroes se inició ya con Gladiator aunque tanto este personaje como otros, como el rey Arturo, Braveheart o Aquiles, son presentados como héroes más claros, están más definidos, mientras que aquí Stone ha escrito un guión en el que Alejandro aparece más ambiguo. Ha querido mostrar la conexión con su lado femenino, y no me refiero a su sexualidad, sino al aspecto emocional. Era un hombre al que se vio llorar en más de una ocasión, a veces después de una batalla Sobre cómo ha sido su colaboración con Stone, conocido por su fuerte temperamento, Farrell bromea cuando afirma que había días que era horrible, deseaba matarle, pero realmente lo adoro. El rodaje ha sido como una pesadilla de la que no quería despertar Alejandro era al mismo tiempo un hombre duro, que no tenía escrúpulos, con mucho genio y capacidad de matar, pero también era generoso y podía romper a llorar después de una batalla, algo que no estaba bien visto en aquella época