Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 1 2005 Sociedad 45 Tecnología Las autoridades de EE. UU. se plantean permitir el uso de móviles durante los vuelos comerciales La idea ha generado una polémica sobre fronteras personales en los medios de comunicación b La Comisión Federal de Comunicaciones y la Administración Federal de Aviación han encargado estudios para ver la viabilidad del uso de los móviles a bordo PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. ¿Comodidad o maldición? En estos términos empieza a plantearse Estados Unidos la posibilidad de autorizar el uso de teléfonos móviles durante vuelos comerciales, uno de los últimos reductos al margen de esa forma tan ubicua y, a veces, poco cívica de comunicación. La Comisión Federal de Comunicaciones- -institución reguladora presidida por Michael Powell, hijo de Colin Powell- -ha decidido este mes solicitar comentarios, dictámenes y opiniones sobre la activación aérea de teléfonos móviles. Debate forzado por los avances tecnológicos que parecen conjurar el riesgo de interferencias potencialmente peligrosas tanto en tierra como en el aire. La Administración Federal de Aviación, por su parte, también ha encargado un estudio para revisar sus actuales restricciones justificadas para proteger el funcionamiento de las comunicaciones y equipos electrónicos a bordo de aviones. A la espera de los resultados, previstos para 2006, los reguladores aéreos han dejado la puerta abierta para permisos puntuales. De hecho, la Administración Federal de Aviación ya ha dado su bendición al servicio Connexion para internet vía satélite desarrollado por Boeing y adoptado por algunas compañías como Lufthansa y All Nippon, con tarifas que oscilan entre 11 y 22 euros según las horas de vuelo. La aerolínea Lufthansa fue la primera en ofrecer el servicio de internet de alta velocidad el pasado mayo ABC Los reguladores federales han reconocido la existencia de reparos más allá de los tecnológicos Las aerolíneas consideran el uso de los móviles e internet como una fuente adicional y sustancial de ingresos Una tortura adicional Ante la más que presentida expansión de la telefonía móvil, la Prensa de Estados Unidos no ha dudado en dedicar una larga serie de pasionales artículos y editoriales argumentando de forma coincidente que si volar por los cielos del gigante americano es una pesadilla agravada por la ruinosa situación de las compañías aéreas, el pésimo servicio que sistemáticamente reciben los viajeros y las medidas de seguridad multiplicadas desde el 11- S, sólo falta la tortura adicional de escuchar estridentes conversaciones dentro de una cabina repleta de pasajeros durante vuelos de larga duración. Desde los años ochenta, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) ha prohibido el uso de móviles en aviones por temor a que se conectaran con varias torres de señal a la vez, trastornando el servicio terrestre. Justo antes de las vacaciones navideñas, los comisionados de la FCC han abierto oficialmente el proceso para elimi- nar esa prohibición, empezando por un periodo informativo de varios meses. Pero los propios reguladores federales han reconocido la existencia de reparos que van más allá de simples cuestiones tecnológicas. Como ha ironizado el comisionado Michael Coops, tenemos que determinar qué jurisdicción tenemos sobre la cuestión del compañero de viaje molesto A juicio del comisionado Jonathan Adelstein, la capacidad de comunicarse es vital, pero los buenos modales también son esenciales. Nuestro trabajo es determinar posibilidades y dejar que los consumidores definan Subasta de frecuencias Internet, primero y después, telefonía. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) ya ha empezado a perfilar con llamativa unanimidad la subasta de 4 megahercios de espectro radioeléctrico para permitir en cuestión de dos años que los pasajeros de aviación comercial tengan conexiones de alta velocidad a internet. En la actualidad, la compañía Verizon controla los únicos teléfonos tierra- aire autorizados en las cabinas de las aerolíneas de Estados Unidos. Con tarifas que pueden llegar hasta los 5 dólares (unos 3,6 euros) por minuto, el servicio desde su lanzamiento en 1987 nunca ha llegado a convertirse en un gran éxito comercial, con limitaciones a la hora de trasmitir datos. A partir de ahora, las autoridades federales se enfrentan al dilema de cómo repartir esa franja del espectro radioeléctrico sin crear un monopolio pero al mismo tiempo garantizando capacidad suficiente. La compañía Versión argumenta que la mejor calidad de servicio sólo se logrará con un solo proveedor, mientras que sus rivales como Boeing y AirCell defienden el acomodo de al menos dos operadores. los detalles de etiqueta Para Michael Powell, presidente de la FCC, el grandilocuente objetivo final de todo este debate es poner nuevas tecnologías en tierra, aire y mar además de empujar las fronteras para traer la era de la información a todas las esquinas del mundo La tentación de utilizar el móvil en el aire va a tener un impacto social, según ha reconocido Rob Brookler, portavoz de la Asociación Mundial de Entretenimiento de Aerolíneas, patronal del sector que suministra diversiones en cabina. Según Brookler, se tendrán que formular reglas como periodos de silencio obligatorios o filas de asientos donde no esté permitido el uso de teléfonos móviles como ya ocurre en los ferrocarriles que operan en el concurrido corredor de la costa Este que une Washington y Boston, vía Nueva York. Las aerolíneas de Estados Unidos, ante las grandes dificultades financieras que sufren en estos momentos, consideran que facilitar el uso de celulares y acceso a internet puede ser una fuente adicional y sustancial de ingresos con una mínima inversión estimada en 73.000 euros por avión. La Asociación del Transporte Aéreo, patronal del sector, se encuentra entre los partidarios de acabar definitivamente con el aislamiento de sus clientes. Un interés que posiblemente también será compartido por los fabricantes de tapones de oídos.