Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 1 2005 85 El estadounidense Gordon, ganador en Agadir, recupera el primer puesto en la general de coches del Dakar Álvaro Pino, destituido como director de Phonak, que se pone en manos de un ex ejecutivo del Tour de Francia Los jugadores deberían saber que no he venido para no ganar nada Con la selección también tenía que ganar o ganar, el Madrid es como el Brasil de los clubes ¿Sabía que es el primer brasileño que entrena al Real Madrid? -Eso creo. Y es importante para mí y para mi país. Es la primera vez que un brasileño entrena a un gran equipo de otro país. ¿Venir del país del fútbol por excelencia representa un peso añadido, parece como si tuviera que enseñar y triunfar por obligación? -No lo pienso así. Es una gran oportunidad para trabajar en un grande de Europa. No veo este reto como un peso. -Después de haber sido seleccionador, ¿lo máximo a lo que podía aspirar era a entrenar al Madrid? -La comparación es buena. Dirigir a Brasil fue muy grande, porque es la selección con más títulos. También este club ha ganado muchos títulos años atrás y para el futuro hay mucha exigencia para seguir ganándolos. ¿Cuando un técnico se sienta en el banquillo de Brasil ya nunca se tiene miedo a nada? -Si alguien tiene miedo no sale de casa. No tengo miedo, tengo responsabilidad. Y cuando se dirige a una selección como Brasil o a un club como el Real Madrid la responsabilidad es mayor, pero nunca miedo. ¿Se puede afirmar que el Real Madrid es el Brasil de los clubes? -Sí, es el top como Brasil. -Cuando le nombraron seleccionador se emocionó y soltó alguna lágrima, el otro día no lo parecía... -Entonces era cubrir una de las metas de mi vida. Yo era un chico pobre, sin nada, que comenzó a jugar al fútbol y a estudiar... hasta que llegué al banquillo de la selección. Es lógico que me emocionase. Y ahora ese chico pobre entrena al Real Madrid. También estoy entusiasmado, echo un vistazo hacia atrás y compruebo que estoy ante otra de mis conquistas. -Con Brasil sólo valía ganar y ganar. Aquí es lo mismo, ¿lo sabe? -Por supuesto. Los jugadores deben tener esa concepción porque no he venido hasta aquí para no hacer nada. ¿Sus peores momentos como técnico los vivió con la selección? -Sí. Fue complicado. Entonces la gente estaba más preocupada por las cosas Boca para explicar a los jugadores cuáles son sus conceptos futbolísticos No temo al vestuario, ni me preocupa, pero es de justicia conocer primero a la gente y después hablar extradeportivas que por el fútbol. Sufrí mucho y mi familia, también. Fue difícil, pero es algo de lo que no hablo. ¿Nunca mira hacia atrás? -No. Al frente. Atrás hay cosas feas y bonitas y yo sólo me quedo con las bonitas. Las feas las olvido. Miro al frente y voy a hacer aquí lo que haya que hacer. Conozco el fútbol porque mi trayectoria ha sido buena. Voy a aplicar mis métodos, pero con los conceptos de la cultura de España. En fútbol se pueden cambiar las cosas, pero no las costumbres y la cultura de un pueblo. ¿Sabe a qué vestuario se enfrenta, en ningún otro coinciden Beckham, Ronaldo, Figo, Zidane... -Todo el mundo habla del vestuario y el vestuario no me preocupa. Estoy acostumbrado porque toda mi vida ha discurrido dentro de la caseta. ¿Pero algunos de sus predecesores en el cargo comentaron que éste no tiene nada de común? -No voy a hablar de este punto. Me gusta la ética y no voy a comentar nada sobre lo que hayan dicho otros compañeros que antes pasaron por aquí. Más adelante me puede preguntar qué pasa en el vestuario, pero ahora no. Creo que es de justicia conocer primero a la gente y después hablar. -En su carrera hay muchos conflictos, muchas polémicas extradeportivas, con la Justicia, con (Interrumpe la enumeración de los hechos. Se pone serio) -Ya, pero todo quedó en nada. Por eso estoy aquí. ¿Ustedes se creen que si todo aquello hubiera sido verdad yo estaría ahora en el Real Madrid? Nada se demostró. No soy un bandido. Si lo fuera estaría en la cárcel, no aquí. -Pero hay que ser muy fuerte para superar todo lo que ha superado, seguir adelante y llegar hasta aquí. -Sí, lo soy, tengo la piel muy dura... (Se toca la espalda y se levanta para dar por finalizada la conversación. Se habían pactado veinte minutos y se habían consumido cuarenta) -Suerte, y que cumpla el año y medio de contrato que ha firmado. -Yo no he venido al Madrid para año y medio. He venido para tres o cuatro años y los pienso cumplir. Nariz para oler los muchos problemas que pueden surgir si el equipo no gana Ojos para ver las necesidades del equipo y el sistema que mejor puede funcionar Oídos para escuchar todo lo que le dicen y ponerse al día lo antes posible Sobre mi vida pasada se habla mucho, pero no soy un bandido; si lo fuera estaría en la cárcel, no en el Madrid