Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 MARTES 4 1 2005 ABC Deportes VANDERLEI LUXEMBURGO Entrenador del Real Madrid En el fútbol no existe el yo, sólo el nosotros, y el talento tiene que estar al servicio del colectivo -Hablemos de sus principios futbolísticos. Usted mantiene que el talento individual siempre debe estar al servicio del colectivo. -Sí. En fútbol, no existe el yo; existe el nosotros, y lo primordial es lo colectivo. Los jugadores tienen que ser solidarios y estar comprometidos. Si no hay compromiso las cosas no pueden salir bien. -Siempre comienza hablando de la velocidad ¿por qué? -El fútbol es velocidad. Antes el juego era mucho más lento. Hoy la preparación física es fundamental. -Creación de espacios... -Nosotros dividimos el campo en tres zonas y hay que ocupar cuanto más terreno mejor. Mi equipo debe ser compacto por encima de todo y las líneas deben estar juntas. No podemos estar los diez en una zona. -Entonces el Madrid jugará en un espacio de 50 metros. -No. En 30 ó 40 metros. -Si juega así, detrás de su defensa dejará muchos espacios. -No, porque el equipo siempre tiene que estar equilibrado y ocupando los espacios asignados a ese tercio del campo que le corresponde. El equipo debe moverse con armonía. Si estamos en el área contraria, nuestra defensa tiene su zona y el medio campo la suya. Al revés, lo mismo. -También habla siempre de movimiento continuo. -Claro, si ustedes se quedan quietos y siempre me hablan desde ahí, yo ya sé donde están. Lo importante es que el contrario no te fije, que no sepa por dónde le puedes entrar- -Apuesta por futbolistas polivalentes, que hagan un poco de todo. -Sí, para poder cambiar el sistema táctico en cualquier momento, sobre la marcha, sin la necesidad de sustituir jugadores. Es muy importante. Yo puedo cambiar hasta dos o tres veces de forma de jugar sin cambios. ¿Tiene ya un sistema de juego pensado para el Madrid? -Me gusta el clásico 4- 4- 2 pero no es una cosa definida. Depende mucho de los jugadores de que disponga. Aquí primero voy a mirar. No tengo tiempo. Un 4- 4- 2 flexible. -En su etapa en el Palmeiras jugaba con tres delanteros, en la selección también. -No era así exactamente. Era un 4- 4- 2 Rivaldo o Edilson arrancaban desde atrás y siempre llegaban arriba para convertirse en un delantero más. En la selección pasaba lo mismo. En el Santos también cambiaba mucho. Está tomando tierra, pero ya ha desplegado su arsenal didáctico. No quiere emitir juicios sin conocer a su plantilla, pero sus principios están claros y pasan por el compromiso de equipo TEXTO ENRIQUE ORTEGO Y JULIÁN ÁVILA FOTOS IGNACIO GIL -Entonces aquí caben en el mismo equipo Ronaldo, Raúl y Owen. -Depende. De si ese tercer delantero tiene pulmones para acudir al medio campo y después dispone de fuerzas para llegar al área. Siempre para ejercer una labor más ofensiva que defensiva. ¿Un medio centro o dos? -Me gusta jugar con uno, pero ayudado por dos hombres por delante, como interiores, a sus flancos. -Ese medio centro debe ser totalmente defensivo. -Sí, pero con calidad para jugar al fútbol y con buena condición física. Si no lo tengo, me adaptaré a otra situación. ¿Recurriría entonces al doble medio centro en el Madrid? -Si hay uno, con uno; si no lo hay, con dos. Si en defensa necesito tres centrales, pues tres centrales. ¿Se ha planteado la posibilidad de jugar aquí con tres centrales? -Sí. Sobre todo si no tengo el medio del campo muy fuerte. Pero voy a mirarlo detenidamente. No es común que utilice esta fórmula, pero depende de la plantilla. De repente, quizás, lo mejor para el Madrid sea jugar con tres centrales, pero también es verdad que en mis equipos el poder ofensivo de los laterales es importante. Pero con equilibrio. Si sube uno no lo hace el otro. -Otro de sus mandamientos: sus delanteros deben seguir a los defensas rivales cuando tengan el balón. -Todos los jugadores tienen que marcar al contrario. Hay que marcar hasta un límite, y el de los delanteros estará sobre la línea del medio del campo. Lo que no van a hacer Raúl, Owen o Ronal- DISCIPLINA La mano de hierro de la que se habla no existe, tengo un comportamiento profesional de diálogo. La dictadura no está conmigo, estoy fuera de ella. Los jugadores pueden hablar conmigo siempre que quieran, pero respetando mis derechos SISTEMA TÁCTICO Me gusta el 4- 4- 2, pero tengo que mirar lo que tengo. Quiero jugadores solidarios y polivalentes, para poder cambiar la forma de juego sobre la marcha, sin tener que hacer cambios JUEGO Debemos jugar con las líneas muy juntas, ser un equipo compacto. Jugar en 30 ó 40 metros y movernos con armonía. Ocupando todas las zonas del campo. Cuando dominemos el balón hay que tener velocidad, crear espacios y moverlo continuamente. No hay que tener prisa para buscar la portería Es posible ganar un partido en seis minutos, pero también perderlo -Roberto Carlos no le ha hecho ningún favor al decir públicamente que usted es capaz de ganar un partido en dos minutos. -Cualquier persona que trabaje en el mundo del fútbol sabe que eso es posible y está capacitada para hacerlo. La historia del fútbol es así. Un partido se puede ganar en una prórroga, en 30 ó 40 segundos, que es lo que tarda de una portería a otra. -Entonces, ¿puede ganar mañana a la Real? -Sí, se puede ganar. Si se puede hacer en dos, también se puede hacer un gol en seis minutos. Pero, de igual modo podemos perderlo. Esto tampoco hay que olvidarlo. do es marcar a los delanteros rivales en nuestro campo. Ellos marcarán a los defensas hasta la zona delimitada. ¿Es cierto que aprovecha conceptos del baloncesto y del voleibol? -Sí. Hay conceptos adaptables al entrenamiento. Del baloncesto, la ocupación de espacios, que es muy rápida y continua. Y del voleibol, el concepto táctico. Se trabaja mucho con la vista. ¿La mejor defensa es tener siempre el balón? -Nuestra mejor defensa será recuperar el balón porque con los jugadores que tenemos lo mejor que podemos hacer es tenerlo. Y cuando se tiene la posesión hay que mover el balón continuamente de un lado hacia el otro. No hay que tener prisa por buscar la portería. Se empieza y si no, se vuelve a empezar. No hay que ser directos. -Es licenciado en Psicología y en Educación Física. ¿Aplica estos conocimientos en su trabajo? -Claro, pero es un tema muy personal del que no me gusta hablar mucho. Trabajar con las cabezas de las personas es muy complicado. Hay que ser fuerte y estar preparado para afrontar situaciones exigentes, como son hoy las del fútbol. El equilibrio emocional es muy importante en la vida, no sólo en el fútbol. Si no se da, el trabajo es malo en todas las profesiones. ¿Cómo se puede motivar a jugadores millonarios y que pueden estar hasta hastiados de ganar títulos? -La conquista financiera llega como consecuencia de un trabajo profesional. Y no deben olvidarlo nunca. No sé si será fácil, pero voy a intentarlo. Si un jugador baja su rendimiento perderá credibilidad, prestigio y dinero. Esto es lo que debo transmitir a los jugadores para motivarles. Si son millonarios es porque se lo han ganado con su trabajo dentro del campo, acumulando títulos. Si han ganado títulos, ya es pasado. Tienen que pensar en los que tienen por delante. ¿Acepta que los jugadores le pregunten por qué hace esto o lo otro? -Sí, claro. La mano de hierro de la que se está hablando no existe, hay un comportamiento profesional, de diálogo. La dictadura no está conmigo, estoy fuera de ella. Los jugadores tienen todo el derecho de hablar conmigo, pero siempre respetando mis derechos. Podemos intercambiar opiniones. Si un jugador o un ayudante me dicen que estoy equivocado no me voy a cerrar. Voy a escuchar y a dialogar. Un jugador no me puede decir que tengo que hacer esto o traer lo otro. No. Con respeto se puede hacer todo.