Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MARTES 4 1 2005 ABC Kofi Annan despliega una ofensiva para rehabilitar a la ONU y a sí mismo Su nuevo jefe de Gabinete, Mark Malloch Brown, se ajusta al perfil exigido por Washington b Annan insistió en que acaso sea Malloch Brown la persona mejor situada para compaginar la reforma de la organización con los objetivos de la Declaración del Milenio A. ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Se veía especialmente nervioso ayer al secretario general de la ONU, Kofi Annan, cuando convocó a la prensa en la sede de la organización, en día festivo, para anunciar el nombramiento de Mark Malloch Brown, director del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como su nuevo jefe de Gabinete. Acosado por congresistas estadounidenses y por medios de prensa conservadores que piden su renuncia a causa del escándalo del programa petróleo por alimentos además de sectores de la propia organización quejosos de su forma de lidiar con casos de abusos por parte de altos funcionarios, Annan eligió un raro momento para reemplazar a su asesor más influyente, en vísperas de su partida hacia la capital indonesia, Yakarta, donde el jueves tomará parte en una cumbre para lanzar una campaña de ayuda a los países afectados por el maremoto y pedir un respaldo sostenido para reconstruir la región. se nombre un sucesor, que la ONU atraviesa un momento difícil El New York Times informaba ayer de una reciente reunión secreta celebrada en casa de Richard Holbrooke, ex embajador de Bill Clinton ante la ONU, a la que asistió el secretario general, para salvar a Kofi y rescatar a la ONU en palabras de uno de los asistentes. Reparar la deteriorada imagen Si algunos comentaristas estadounidenses han planteado que el tsunami que ha devastado el sureste asiático ha proporcionado al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, una inesperada oportunidad para reparar la imagen de su país en el mundo, el propio Malloch Brown recordó que el maremoto, y la reacción de la comunidad internacional ante la catástrofe, se desencadenó justo después de que un comité de alto nivel recomendara la más profunda reforma de la ONU en toda su historia, incluido el intocable Consejo de Seguridad. Tras celebrar la inmensa capacidad como líder y gestor de su nuevo jefe de Gabinete, Annan hizo hincapié en que acaso sea Malloch Brown la persona mejor situada para compaginar la reforma de la organización con los objetivos de la Declaración del Milenio, establecidos hace cinco años para reducir a la mitad la pobreza en el mundo, y que habrán de ser cuantificados y revisados en la Asamblea General del próximo mes de septiembre, justo Kofi Annan, ayer, durante su rueda de prensa en la sede de Naciones Unidas AFP Annan eligió un raro momento para reemplazar a su asesor más influyente, en vísperas de ir a Yakarta Aunque la Casa Blanca no se haya sumado a las críticas a Annan pocos dudan de que el cambio cuenta con su placet Beneplácito norteamericano La renuncia de Iqbal Riza, el pasado 22 de diciembre, se produjo justo después- -como recalcaba ayer el diario The New York Sun, uno de los que más insistentemente ha pedido la dimisión de Annan- -de que el secretario general se entrevistara en Washington con Condoleezza Rice, la sustituta de Colin Powell al frente del Departamento de Estado. Aunque la Casa Blanca no se ha sumado a la campaña de críticas hacia Annan, pese a que no sentara nada bien que dijera en plena campaña presidencial que la guerra de Irak había sido ilegal y dejará entrever su inclinación por tener a otro interlocutor en el Despacho Oval, pocos dudan de que los cambios en la cúpula onusiana cuentan con la aquiescencia del país que más contribuye a sus arcas. De mayor envergadura que Annan, a Malloch Brown, británico de 51 años que lleva desde 1999 al frente del PNUD después de haber sido corresponsal del semanario The Economist en Washington, se le veía ayer mucho más seguro de sí mismo que a su jefe, hacia quien manifestó de entrada su lealtad, como hacia la propia organización. No ocultó Malloch Brown, que compaginará sus tareas como nuevo jefe de Gabinete- -un poderoso cargo en la secretaría- -y del PNUD hasta que cuando se cumple el 60 aniversario de la fundación de la ONU. La catástrofe que ha devastado el sur de Asia ha despertado la compasión internacional y acaso brindado nuevas oportunidades políticas para Bush y para Annan, aunque el secretario general deberá sortear primero antes de que acabe enero el afilado escollo del informe preliminar del ex presidente de la Reserva Federal estadounidense, Paul Volcker, sobre el escándalo del programa petróleo por alimentos del que tanto partido obtuvo Sadam Husein. Primer cara a cara entre la guerrilla colombiana y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. Cuando hace dos meses el presidente venezolano, Hugo Chávez, aterrizó en la caribeña ciudad colombiana de Cartagena para reunirse con su homólogo, Álvaro Uribe, y dijo jurar por su madre que no apoyaba a la guerrilla colombiana de las FARC, más de uno se le rió en la cara. Desde 1998, cuando Chávez llegó al poder, han sido tantas las evidencias de las relaciones que existen entre el mandatario venezolano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que en enero pasado lo confesó a quemarropa: Sí, me he reunido con jefes de la guerrilla pero sólo cuando Pastrana (Andrés Pastrana, quien abandonó el poder en 2002) me lo pidió... en dos ocasiones dijo el mandatario días después de que sa- liera publicada la autobiografía del ex canciller colombiano Guillermo Fernández de Soto dando pruebas suficientes sobre Chávez, un militar ex golpista, y las FARC. Chávez siguió haciendo oídos sordos. Ayer, sin embargo, las relaciones entre ambas partes sufrieron un drástico giro. Dos días después de que fuera extraditado hacia los EE. UU. el primer cabecilla de las FARC- -alias Simón Trinidad, capturado hace un año- esta guerrilla criticó duramente a Chávez por permitir la detención en Caracas de Ricardo Granda, más conocido como El Canciller por su trabajo diplomático dentro de la organización izquierdista. Ante lo ocurrido, solicitamos al Gobierno bolivariano de Venezuela que fije una posición frente a las garantías (que dará) a las demás organizaciones bolivarianas que eventualmente visiten su país señaló la guerrilla en un comunicado divulgado ayer. Granda fue detenido el pasado 14 de diciembre en Cúcuta (ciudad al noroeste de Colombia) pocas horas después de abandonar Venezuela, país con el que Colombia comparte 2.200 kilómetros de frontera, que también sirve de tráfico ilegal de drogas, armas y refugio de secuestrados. Su arresto se convirtió en la segunda evidencia del seguimiento que el presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez ejerce en los países vecinos. La región se ha convertido en una amenaza dijo a ABC Jorge Noguera, director de la policía secreta colombiana, cuando hace un mes se supo que se habían refugiado en Chile varios miembros de las FARC. En la medida en que el Ejército siga replegándose, la guerrilla, cultivos de coca, dineros y estructuras delictivas van a intentar moverse por los países vecinos agregó Noguera. Pero ahora con la detención de Granda, la colaboración entre Chávez y las FARC parece haber tomado otro rumbo.