Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 1 2005 Nacional 13 PLAN IBARRETXE TOMA DE POSICIONES El PNV se vuelca en recuperar el poder en Álava para aplicar su plan independentista Aralar adelantó que Batasuna votaría a favor del proyecto horas antes de que lo anunciara Otegi b Ibarretxe ha mantenido en el pasado que su propuesta de Estado libre asociado se pondrá en marcha sólo si la aprueban los tres territorios ANA ANTOLÍN VITORIA. Aprobadas, por mayoría absoluta, las bases de un nuevo pacto entre Euskadi y España la estrategia del PNV pasa por recuperar Álava, en manos del PP, para poder llevar adelante el plan Ibarretxe, indicaron a ABC fuentes nacionalistas vascas. Para evitar cualquier riesgo de fractura territorial, además de la división social que arrastra el plan, Ibarretxe ha mantenido en el pasado que su propuesta de Estado libre asociado se pondrá en marcha sólo si la aprueban los tres territorios. Así, Álava es un doble reto para el PNV. Por un lado, es la única provincia que apoya tradicionalmente, de forma mayoritaria, a las opciones constitucionalistas, y, por otro, la clave para que el plan Ibarretxe salga adelante. Hay que recordar, no obstante, que la derrota del nacionalismo en Álava llegó de la mano del PP y del PSE- EE, como respuesta al pacto de Lizarra y sin que la mayoría del electorado se dejara influir por la tregua- trampa de la banda terrorista. En el PNV prima ahora el cierre de filas ante el asentimiento batasuno al plan Ibarretxe. A los llamamientos insistentes a actuar con responsabilidad se une la defensa, sin fisuras, de sus dirigentes de que los tres votos proetarras son tan legales como los de cualquier otro parlamentario, con el argumento de que hasta el TC afirma que la ilegalización de un partido obliga, quizás, a la disolución de su grupo parlamentario, pero no a la pérdida de los escaños, que son personales. Tanto fuentes del partido como del Ejecutivo vasco aseguran por activa y pasiva que el respaldo de los proetarras fue una sorpresa ABC pudo confirmar, no obstante, que mientras el grupo liderado por Otegi no desveló el sentido de su voto hasta la defensa final, -pasadas las cinco de la tarde- -la noticia se conocía en el grupo del PNV al mediodía. Los primeros rumores llegaron de Aralar, partido escindido de Batasuna, y apuntaban a que era posible que dos de sus seis parlamentarios votarán a favor. Al final, fueron tres, quizás, para evitar fallos como en la votación de los presupuestos. En cualquier caso, este dato demuestra que si Ibarretxe hubiera querido impedir que su propuesta fuera aprobada con los votos de una formación ilegalizada, tuvo tiempo para diseñar otra estrategia. También demuestra que esta probabilidad figuraba en los planes del PNV el hecho de que el partido que dirige Imaz no creyó necesario celebrar la habitual reunión del EBB, a la que asiste, también, el lendakari. En el PNV, insisten en que lo único que movió al mundo de ETA a dar tres votos al plan fue la pura necesidad para evitar una reacción negativa entre sus bases y que no existen otros acuerdos como facilitar que se presenten a las elecciones autonómicas. Fastidiar al PNV Reconocen que este respaldo pretendía también fastidiar al PNV ya que los peneuvistas podrían haber esgrimido el argumento de que Batasuna sumaba sus votos a los de los partidos españoles mientras que la abstención hubiera supuesto un desgaste interno muy importante que hubiera favorecido el trasvase de voto a las otras opciones nacionalistas, incluso, en el caso de que ETA y su entorno tuvieran la decisión tomada de no presentarse a los comicios vascos. El punto de partida ante la contienda electoral es, ahora, distinto porque el plan Ibarretxe está aprobado. Mientras el PP y el PSE- EE pedirán que el pueblo vasco no refrende en las urnas el plan Ibarretxe, el PNV le pedirá que ratifique el acuerdo del Parlamento vasco a favor de un nuevo estatuto político y con el derecho de autodeterminación como principal reclamo. El futu- El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, apoya sin fisuras a Ibarretxe ro está en nuestras manos como le gusta decir al lendakari. En cuanto a lo que haga a partir de ahora ETA, es una incógnita, pero la opción que más perjudicaría al PNV sería que declarara una tregua antes de las elecciones. Aunque ésta sería bienvenida, subrayan en el PNV, un anuncio de estas características favorece más a las opciones radicales. Así las cosas, el PNV mantiene sus planes a corto plazo aunque Batasuna haya puesto su firma en el plan Ibarre- EFE txe, sin renunciar, antes, a la violencia de ETA La maquinaria del partido sigue volcada en difundir, entre su militancia, su apuesta en contra del actual Estatuto y a favor de un nuevo marco jurídico. Desde hace dos meses, organiza charlas en los batzokis (sedes sociales) del País Vasco, pero también en Navarra y Francia, y ha puesto en marcha, desde comienzos de este mes, una campaña bajo el lema Nik Bai que retoma la idea del sí al Estatuto de hace 25 años. El legislativo navarro califica de gran usurpación el plan y el Gobierno mantiene un recurso ante el Constitucional B. L. PAMPLONA. El presidente del Parlamento de Navarra, Rafael Gurrea, hizo ayer público un comunicado en el que calificó de ilegal la aprobación por el Parlamento vasco del plan Ibarretxe. Gurrea indicó que el legislativo vasco ha acordado nuevos derechos para los navarros sin tener legitimidad para ello y sin previa consulta sobre si quieren establecer vínculos políticos y relaciones internas a nivel municipal y territorial al margen de la Constitución y el Amejoramiento. Gurrea manifestó que la decisión del Parlamento vasco es la mayor de las usurpaciones que se han cometido con los navarros y calificó de llamativo el silencio de EA, Aralar, IU y PNV sobre este asunto, formaciones tan puntillosas en otras ocasiones con las competencias del Parlamento de Navarra Gurrea añadió en el comunicado que el Parlamento vasco sabe que el navarro tiene una mayoría suficiente con Unión del Pueblo Navarro y PSOE para renunciar en nombre de los navarros a su derecho de conformar una estructura política conjunta Navarra- Euskadi, mediante la petición de supresión de la Transitoria Cuarta. Por su parte, el Gobierno de Navarra tiene pre- sentados desde diciembre de 2003 dos recursos contra el plan Ibarretxe, uno ante el Tribunal Constitucional y otro ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, al entender que el proyecto de Estatuto es inconstitucional, lesiona el régimen foral e invade competencias. En ninguno de los dos casos ha habido sentencia. Concretamente, el Gobierno de Navarra mantiene que el contenido del Plan es inconstitucional y no se adecua al orden de delimitación de competencias que establece la Constitución Española y la Ley Orgánica 13 1982, de 10 de agosto, de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra En los recursos también manifestó que en el preámbulo de ese Plan se determina la pertenencia de Navarra a lo que se califica como un pueblo con identidad propia en el conjunto de los pueblos de Europa, al margen de cualquier decisión o manifestación de voluntad del pueblo navarro y de sus instituciones El artículo 6 del plan Ibarretxe señala que las relaciones entre Navarra y la Comunidad de Euskadi se sujetarán a lo que establezcan los ordenamientos de dichas comunidades, al margen de lo establecido en el artículo 145 de la Constitución, que impide la federación de comunidades.