Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid LUNES 3 1 2005 ABC MADRID AL DIA MMV IGNACIO RUIZ QUINTANO F eliz y próspero MMV. Los romanos, como dice la ministra de Cabra, eran unos fascistas, pero tenían una numeración tan poco poética que hoy sirve para desearnos felicidad y prosperidad para el año MMV sin que nos tiren a la espalda un pareado de esos que le han caído encima a Ramón García. Y aquí estamos. En el MMV. ¿A que es otra cosa? Seguimos viviendo en un país pintoresco, donde caen cuatro copos de nieve y no se puede viajar por autopista de peaje, o donde se te cae la línea telefónica y no se puede volver a hablar por teléfono durante semanas ni navegar por Internet durante meses. Este pintoresquismo radicalmente hispánico es lo que ha querido salvaguardar el gobierno de los progres con un reglamento que aspira a suprimir de Derecho lo que ya había suprimido de Hecho: la excelencia en la vida pública. En cambio, en la vida privada, estos mismos progres, si bien por un lado insisten en tutear hasta al lucero del alba, por el otro insisten en ser vistos como excelentísimos. Piénsese, por ejemplo, en el cineasta estrabón y los cómicos de Hay motivo Madariaga solía contar el cuento del loro que un portugués había comprado en La Habana y que durante toda la travesía repetía: Lorito real, para España y no para Portugal hasta que, ya amoscado el portugués, le contestó: A vosa excellenza irá onde o levan. Madariaga no veía a qué venía ser excelentísimo señor para que luego hubiera que ir a donde lo llevaran a uno, y llegó a la misma conclusión aunque por distintos caminos que los progres que nos gobiernan: en España sobran los excelentísimos señores. Bien mirado, teniendo a Rodríguez, ¿por qué habíamos de querer más? Lorito real, para España y no para Portugal. Rodríguez ya tiene dicho que para defender a España cuenta con los marines. No es cosa de reproducir aquí lo que el sargento instructor de La chaqueta metálica decía que le pasa a Dios con los marines. No cavila tan mal Rodríguez: los marines en la playa de la Concha, y él, de pancartero antiamericano Bush fascista por el paseo de la Castellana. Feliz y próspero MMV. DIMES Y DIRETES IGNACIO DEL RÍO EX CONCEJAL DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID EL GOLPE DE ESTADO DE IBARRETXE E l Plan Ibarretxe, calificado de secesionista, no es sino un golpe de Estado sin violencia dado por el Gobierno Vasco con la complicidad del Parlamento Vasco, que pretende aportar legitimidad democrática con los votos nacionalistas y del aparato político de ETA. No hay otra manera de calificar lo que ha sucedido el penúltimo día del nefasto bisiesto 2004. La derogación del Estatuto de Guernica, que como todos los Estatutos de Autonomía tiene su asiento de legitimidad en la Constitución de 1978 y su aprobación por el Congreso y el Senado, en acto político unilateral e ilegal, no es sino una ruptura total con el Orden Jurídico Constitucional. La entrada en vigor del Plan Ibarreche mediante un proceso de recuperación de competencias del Estado, a quien se le advierte de que si no se aviene se le exigirá indemnización por los daños y perjuicios, es una chulería que se une al discurso del Lendakari que le manda un recado a Zapatero para iniciar la negociación de la aplicación del Plan, que es lo único que le compete a Madrid. El día que se publique en el Diario Oficial de Euskadi, se habrá extendi- do el acta de defunción de la Comunidad Autónoma y se habrá refundado el Estado Vasco, en base a unos supuestos Derechos Históricos de la nación vasca que se conforma como Estado Libre Asociado, de momento, con eso que se llama Estado español. Y a partir de entonces la ley regulará la adquisición de la nacionalidad vasca, que sólo corresponderá a quienes tengan sangre vasca, mientras que los demás, antes maketos, tendrán permiso de residencia. La negación de la legitimidad y legalidad constitucional, en un salto al pasado sin el menor rigor ni histórico ni jurídico. Es un acto que sólo es comparable en nuestra historia democrática con el 23- F. El entorno de violencia lo aporta lo que Otegui y compañía llaman el conflicto es decir el tiro en la nuca justificado por el error histórico que cometió el PNV hace 25 años cuando aceptó el Estatuto de Guernica. La respuesta de PSOE y PP debería haberse realizado por sus líderes. Zapatero y Rajoy tendrían que haber comparecido juntos y realizar una declaración institucional, que no se debió delegar en terceros. Simplemente para decir que socialistas y popula- res defenderán el Orden Constitucional con todos los instrumentos que el Estado puede ejercer, lo que incluye desde la impugnación ante el Tribunal Constitucional, que tendría que pronunciarse en trámite de urgencia, hasta los mecanismos previstos en el artículo 155 de la Constitución que prevé, con mayoría absoluta del Senado y previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma, avocar las competencias necesarias para obligar a la Comunidad al cumplimiento forzoso de sus obligaciones y proteger el interés general, que está plasmado en el orden constitucional. El toreo de salón se ha acabado para el Gobierno de Zapatero y las fotos de los Presidentes bajo la bandera de España y de las diecisiete Autonomías no han servido para nada. El talante está muy bien pero gobernar supone ejercer responsabilidades y los españoles han puesto la defensa del Orden Constitucional en el Gobierno socialista desde el 14 de marzo. La democracia organiza y legitima el poder del Estado que, todo Gobierno, tiene que hacer efectivo, porque en otro caso desaparece el propio Estado. El profesor Elías Díaz dice: El Estado de Derecho consiste fundamentalmente en el imperio de la Ley El Plan Ibarreche es, antes que un problema político, una situación de ilegalidad. Se equivocarán quienes piensen que todavía es posible abordar políticamente la situación, con paños calientes. Esa es la estrategia del Lendakari: convertir una ilegalidad en una cuestión política a través del referéndum. Cuando no es más que el resultado de la pequeñez y provincianismo de unos partidos nacionalistas que manipulan la historia para manipular el futuro.