Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LUNES 3 1 2005 ABC BERNARDINO LEÓN Secretario de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica No hay que sobrevalorar las diferencias entre Bush y Zapatero -El Gobierno aboga por una política de Estado en materia de relaciones exteriores. ¿No es muy difícil que el principal partido de la oposición acepte eso, tras el giro radical que ha dado ya el Ejecutivo en cuestiones clave de política exterior? -No hay ninguna radicalización. Son cambios que no suponen una ideologización de esa política exterior, sino todo lo contrario. El Gobierno está impulsando unas líneas de progreso, con una personalidad propia, cuando pone el acento en el multilateralismo y la legalidad internacional o hace propuestas como la Alianza de las Civilizaciones. Es una política exterior coherente. El anterior presidente del Gobierno también viajó a países con situaciones complicadas en materia de derechos humanos y de democracia, y, sin embargo, siempre se pensó que España podría contribuir a una evolución favorable en esos campos. Ahí puede haber un lugar de encuentro con el PP. Lo que estamos viviendo es una situación anómala, en que la política exterior está en el centro del debate político. Tenemos que salir de ese terreno y hacer una política de Estado, porque lo contrario no favorece ni a la vida política española ni a la imagen internacional. -Pues una de las críticas que se han hecho es que España ha perdido prestigio internacional, desde la llegada del nuevo Gobierno... -Yo creo que no es así. Lo hemos visto con los apoyos a Zaragoza como sede de la Exposición Internacional de 2008 o con la respuesta a la propuesta de Alianza de Civilizaciones, a la que se sumaron en dos semanas casi cien países. Las muestras que tenemos hasta ahora son de un gran apoyo a la política exterior del Gobierno. -Entre esos apoyos no se halla el de Estados Unidos. ¿Las relaciones están tan mal como se dice? -No. Ahí se recurre muchas veces a clichés periodísticos. Es verdad que existe una diferencia importante sobre Irak, pero también lo es que hay una relación constructiva y de plena cooperación en muchos ámbitos, como se ha reconocido en una parte y en otra. No es como una pareja de novios que un día se enfada y deja de hablarse. Es una relación permanente entre dos aliados, unidos ante situaciones muy importantes, con la voluntad de trabajar juntos para derrotar al terrorismo y con una agenda común demasiado relevante como para que se pueda decir que no hay buenas relaciones. -Pero también cuentan mucho las relaciones personales, y no parece que George Bush esté muy contento con José Luis Rodríguez Zapatero... -No hay una mala relación personal. Hombre de plena confianza del ministro Moratinos, León aboga por sacar la política exterior del centro del debate partidista y asegura que la relación con EE. UU. es mejor de lo que se dice TEXTO: LUIS AYLLÓN FOTO: DANIEL G. LÓPEZ Bernardino Léon recuerda a Castro que los pasos que ha dado no son suficientes Los presidentes se han encontrado ya en la Cumbre de la OTAN en Estambul y, sin duda, se van a seguir encontrado y hablando con franqueza y con un espíritu constructivo, aunque cada uno tenga sus posiciones. Pero no hay que sobrevalorar las diferencias. ¿Pasará Bush por España en la gira que hará por Europa? -Estos días se está concretando su agenda. Sabemos que estará en Bruselas y tendrá contactos con países de la UE y de la OTAN, pero de momento no hay nada más. Éste es un Gobierno serio y no hace experimentos con Gibraltar -Otra de las críticas de la oposición es sobre Gibraltar... -En este caso, se han hecho algunas críticas sin entender lo que el Gobierno está haciendo. Con cuestiones como Gibraltar, un Gobierno serio no hace experimentos. Es una ligereza pensar que podemos introducir temas serios como la soberanía del Peñón, ignorando lo que es el Tratado de Utrecht y lo que ha sido la política tradicional española sobre Gibraltar. Hemos creado un nuevo foro porque hay temas importantes que hablar con los gibraltareños y porque creemos que pueden ser un actor positivo a la hora de buscar soluciones. Estamos tratando de abordar cuestiones de cooperación local y de crear un clima de confianza y positivo. Pero para las cuestiones de soberanía, hay que volver al Proceso de Bruselas y hay que hablar exclusivamente con el Reino Unido. -Sin embargo, el ministro principal, Peter Caruana, dice que el Proceso de Bruselas está enterrado... -En lo que concierne al Gobierno español, no es así. No está muerto, y lo que debemos hacer es saber trabajar para demostrar que está vivo. ¿Al Gobierno le favorece el recibimiento dado a Hugo Chávez y las manifestaciones del presidente venezolano que, prácticamente, calificó a Zapatero de campeón del antiimperialismo norteamericano? -Lo que le favorece es que se haga justicia a lo que son sus posiciones. Desde luego, Zapatero no responde a esa descripción que ustede dice y ha demostrado su capacidad de liderazgo y de tomar decisiones muy importantes en las relaciones con Estados Unidos, como el envío de tropas a Afganistán, que demuestran la voluntad de trabajar junto a las organizaciones internacionales y los países preocupados por solucionar determinadas situaciones. Nos preocupa que eso sea entendido y reconocido y no que otros se ocupen de explicar las posiciones del Gobierno. ¿Cree que aceptará de buen grado Estados Unidos el giro que está dando la Unión Europea, a instancias de España, con respecto a Cuba? -Creo que sí entenderá que es una política constructiva y que puede favorecer la liberación de los disidentes y lograr los objetivos de la política común europea de 1996. -Castro liberó a un grupo de disidentes, algunos notables, pero ¿no es como quien ha robado una cartera y devuelve poco a poco algunos billetes, pero no toda la cartera... -Evidentemente, no es suficiente. Estamos en un proceso gradual. Ha habido pasos significativos y que hay que reconocer, pero esos pasos que se han dado en las relaciones bilaterales tienen que hacerse extensivos a la UE y también a los demás presos y en general a la situación política en Cuba- ¿Cree que los disidentes anticastristas han entendido la posición del Gobierno? Porque algunos la han criticado muy seriamente... -Pienso que sí, aunque haya algún caso aislado que no. Es una posición razonable y que ha dado ya resultados. -Dirigentes del Frente Polisario piensan que el Gobierno ha abandonado el apoyo tradicional a las reclamaciones de los saharuis en su conflicto con Marruecos... -La cuestión del Sahara hay que ponerla en su contexto. El despegue del Magreb es una prioridad para España, que no se puede permitir el lujo de no tener una muy buena relación con todos los países de esa zona. El Frente Polisario querría que el problema se solucionase con un cien por cien de identidad con sus aspiraciones. Y lo mismo le pasa a Marruecos. Nosotros hablamos de una solución con la mediación de las Naciones Unidas y no pensamos que exista ningún tipo de amenazas para una y otra parte.