Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 3 1 2005 ABC Nacional La Policía ya alertó al Gobierno este verano de que Batasuna iba a apoyar el plan Ibarretxe Antza diseñó la estrategia en un reunión con dirigentes de Ekin, que se ha reorganizado en parte b La banda quiere utilizar el pro- yecto del PNV como coartada para estar en un proceso negociador en el que administrará los atentados según sus intereses D. MARTÍNEZ J. PAGOLA MADRID. Los Servicios de Información de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado alertaron el pasado verano al Gobierno de que la ilegalizada Batasuna permitiría con su apoyo que el Pleno del Parlamento vasco aprobara el plan Ibarretxe, según diferentes fuentes conocedoras de los procesos abiertos en la izquierda abertzale consultadas por ABC. De ello se desprende que la aprobación el pasado jueves del proyecto soberanista del PNV por parte de la Cámara de Vitoria no ha debido coger por sorpresa en la Moncloa. A no ser que el Gobierno de Rodríguez Zapatero haya dado prioridad a informaciones procedentes de ámbitos políticos- -como el socialismo vasco- -o se haya dejado llevar por las declaraciones públicas de representantes de Batasuna o de comunicados de la propia ETA, en los que rechazaban sin más el plan Ibarretxe. Las sucesivas operaciones contra la banda y sus tramas políticas, tanto en Francia como en España, han permitido a las Fuerzas de Seguridad disponer de abundante y precisa información interna del complejo ETA desde hace tiempo. Así, por ejemplo, a principios del pasado verano el entonces cabecilla del aparato político Miguel Albizu, Mikel Antza se reunió en Francia con dos destacados dirigentes de Ekin- -que tras su desmantelamiento ha conseguido reorganizarse parcialmente- -para diseñar la estrategia inmediata. Fruto de aquel encuentro y de posteriores comunicaciones surgió la consigna de ETA a Batasuna: apoyar con matices y actitud más que crítica el plan Ibarretxe. francés. A ETA no le agradaban, asimismo, las alusiones a la libre asociación del País Vasco con España. Igualmente, se informaba de que mientras para el PNV y EA el plan Ibarretxe supone el fin último en cuanto a sus actuales aspiraciones independentistas, ETA Batasuna no quiere, ni de lejos, que sea la última estación del trayecto hacia la soberanía del pueblo vasco. Desmarcarse del PP y PSE Pero aclarada esta posición, se alertaba de que la banda y su trama política tampoco iban a querer aparecer ante la opinión pública, y menos entre los sectores abertzales, como la fuerza que se unió al PP y PSE- EE para echar abajo el plan Ibarretxe que, objetivamente, supone el mayor salto cualitativo dado hasta ahora por los nacionalistas. Además, mientras el proyecto del lendakari tenga vida, Batasuna encontrará motivos y argumentos para enfrentarse a él con la pretensión de imponer sus aportaciones y con alguna reforma venderlo como suyo ante sus simpatizantes. Asimismo, según los expertos, ETA quiere instrumentalizar el plan Ibarretxe como coartada para colarse a través de Batasuna, Mikel Antza detenido en octubre, dio luz verde al apoyo batasuno al plan Ibarretxe en un hipotético proceso de negociación con el Gobierno que persiga la independencia. De no haber prosperado el plan el pasado jueves en la Cámara de Vitoria, el futuro de la coalición ilegalizada sería más que oscuro. Sin posibilidad de presentarse a las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo, Batasuna vería cómo parte de su electorado iba a ser absorbido por un PNV con posibilidad de conseguir una mayoría absoluta suficiente para sacar por sí mismo en la siguiente legislatura el plan Ibarretxe. Con este margen de maniobra relativamente estrecho, el complejo ETA ha dedicado los cinco últimos meses a preparar a sus bases y simpatizantes para ese apoyo crítico al proyecto soberanista de Ajuria Enea. Señales internas Las críticas y descalificaciones al plan- -en voz alta- -se han mezclado con documentos internos de la banda o declaraciones de dirigentes de Batasuna como Arnaldo Otegi, Pernando Barrena y Rafael Díez Usabiaga- -en voz algo más baja- en los que se reconocían aspectos positivos en el plan aprobado el jueves en la Cámara de Vitoria, se- La Fundación para la Libertad exige al Gobierno la firmeza necesaria frente al reto de naturaleza sediciosa del PNV La Fundación para la Libertad, que preside Nicolás Redondo, considera que la aprobación del plan Ibarretxe con el apoyo condicionado de Batasuna- ETA supone la materialización de la ruptura constitucional y estatutaria unilateralmente anunciada por el nacionalismo vasco desde el Pacto de Estella En su opinión, esta irresponsable decisión significa también, lo que es más grave, la legitimación del terrorismo que ETA ha ejercido durante estos veinticinco años Al constituir la aprobación del plan Ibarretxe una situación de emergencia la Fundación para la Libertad exige al PSOE y al PP, tras las escandalosas muestras de desencuentro que han protagonizado en los últimos tiempos, el necesario consenso constitucional que evite el desarrollo de la iniciativa nacionalista, que no se ha querido ni sabido desactivar en el pasado Asimismo, requiere al Gobierno de la nación la firmeza necesaria ante este reto de naturaleza sediciosa de extremada gravedad protagonizado por la Cámara vasca, llamándole a su responsabilidad y a la compresión especial hacia una ciudadanía vasca sojuzgada y humillada por la prepotencia de un nacionalismo apoyado por el terrorismo Para esta plataforma, la ley de ruptura aprobada por el Parlamento vasco no debe ser tramitada por la Cortes Generales en ningún caso, por el contrario, debiera ser recurrida ante el Tribunal Constitucional. Su acceso a dichas Cortes Generales como ley supondría la aceptación de la soberanía que el Parlamento vasco se ha otorgado legislando sobre materias otorgadas a la soberanía de los españoles. Constituiría el reconocimiento de facto de la capacidad de dicha autonomía para legislar unilateralmente materias supeditadas a la soberanía de la nación española Dicho esto, la Fundación exige la revitalización del Pacto Antiterrorista después de que ETA, a través de Batasuna, haya accedido al Parlamento vasco. Por último, se compromete a apoyar una alternativa democrática ante las elecciones vascas para desalojar del poder a los protagonistas del caos político y social al que nos están abocando Desprecio del plan En efecto, los expertos en lucha antiterrorista informaron que la banda despreciaba el citado proyecto del lendakari, entre otros motivos porque no es suyo, sino del PNV. Además, rechazaba que, en principio, se circunscriba a la Comunidad Autónoma Vasca y dejara fuera a Navarra y el País Vasco