Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 1 2005 Deportes 95 RALLY BARCELONA- DAKAR ETAPAS EN ESPAÑA Beatriz y Julia García son el reflejo de esa igualdad con los hombres que las mujeres persiguen. Su voluntad de hierro es un ejemplo. Compiten desde hace cinco años con una meta: ser el primer equipo femenino español que finalice el rally Dakar. Han hipotecado su vida por un sueño real Una carrera todo terreno El único equipo femenino español en raids 4 x 4 participa desde hace cinco años en el Campeonato de España de Rallys Todo Terreno. Beatriz García (30 años) atacó ya el año pasado el Rally Dakar, a los mandos de un camión 6 x 6. Comenzaron en 1999. La primera competición importante de Beatriz y Julia García (29 años) fue el Campeonato de España de ese año. En 2001 fueron campeonas de la categoría T 3 del Campeonato de Rallys Todo Terreno de Castilla La Mancha. Este año fueron segundas en la Copa Mitshubishi de Rallys Todo Terreno. cesario. Son los instantes más críticos de la competición. Julia: Este Dakar tendrá etapas más cortas, pero con más kilómetros de especiales (cronometrados) Comenzamos las jornadas a las siete de la mañana y haremos entre 600 y 700 kilómetros diarios. A partir de las seis de la tarde, sin luz, aún nos quedarán 200 kilómetros hasta llegar a meta. Faltarán entonces las horas más importantes a bordo del coche. Beatriz García, el reto de acabar el Dakar o que el Dakar acabe con ella TEXTO: TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Su lucha, su objetivo, es un argumento de película. Dos mujeres y un destino: Dakar. El día 31, en las etapa prólogo de Barcelona, las hermanas Beatriz y Julia García comenzaron un objetivo perseguido desde hace varios años. Como si estuvieran ya en pleno desierto, solas sobre su Mitshubishi, piloto (Beatriz) y copiloto (Julia) nos relatan todo lo que han superado y lo que deberán afrontar para conquistar juntas, por fin, el mejor rally del universo. Beatriz García: Llevamos cinco años compitiendo juntas en los rallys todo terreno y el año pasado, en el Dakar, no pudimos hacerlo. Yo participé con un camión 6 x 6 y Julia se quedó con las ganas de cumplir el sueño. Este año lo haremos realidad y en la modalidad de coches, la nuestra, con el Mitshubishi Montero 3.0 V 6. Hemos superado todas las vicisitudes, que no eran pocas, para intentar alcanzar el objetivo de ser el primer equipo femenino español que finalice el Dakar. Para hacer realidad nuestro reto hemos invertido la mayor parte del dinero en un camión de apoyo, que pilotará Agustín Fernández, el Hormigón que ha participado once veces en el Dakar en la especialidad de motos. Jesús Morán será el navegante del camión y Tomás Moreno, el mecánico que atenderá a nuestro coche. Ellos son los mochileros Julia García: Yo trabajo en la empresa Rail Gourmet, que da servicio a los trenes del AVE, y he pedido que me liberaran de empleo y sueldo durante dos meses para estar en el Dakar. Dejé de trabajar el 7 de diciembre, para entrenarnos con el Mitshubishi, y volveré el 20 de enero. Todo, por esta meta. 200 kilómetros al volante cada noche Beatriz: A lo largo del rally veremos si podemos dormir tres, cuatro o cinco horas diarias, porque cuando lleguemos a cada meta nocturna deberemos montar la tienda para poder descansar y que Agustín, Jesús y Tomás lleguen con todo preparado para tener tiempo y trazar la estrategia del día siguiente. Hay que darles margen para que den una cabezada, para que el mecánico tenga un respiro. El secreto es dosificar las fuerzas a lo largo de la prueba. Julia: El problema de cada etapa crecerá cuando se pone el sol, a partir de las seis de la tarde. Sin luz, esas jornadas de Marruecos y Mauritania se convertirán todavía en más peligrosas. En este rally es básico no desfondarse, guardar fuerzas. Beatriz es una excelente piloto, posee muchas cualidades, pero sabe que no debe dar todo de golpe, porque en este tipo de rallys lo importante es mantener esas fuerzas. Yo soy la copiloto, la responsable de la navegación, de marcar el camino, y normalmente no la relevo al volante porque cada una sabe lo que tiene que hacer, sus cometidos. Beatriz: El coche puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo. Hay que mimar la mecánica para alcanzar el objetivo de llegar a las playas de Dakar a bordo del Mitshubishi. Tenemos experiencia para ser las primeras españolas en conseguirlo. Ya sueño con celebrarlo. Julia: Sabemos que todos los inconvenientes a los que nos enfrentaremos nos pueden hacer realizar una media de cincuenta kilómetros por hora, pero la máxima es llegar. Beatriz y Julia pretenden ser las primeras españolas en finalizar el raid Dakar dado para vigilar la mecánica. Después, nos enfrentaremos al mayor enemigo, las dunas mauritanas. Beatriz: Atacaremos esas dunas durante dos días en los que habrá que vigilarlo todo, porque podemos quedarnos hundidas en cualquier momento, especialmente por la noche. Habrá que analizar cada duna con detenimiento, calcular el peso del coche. Si hay que ABC Doce horas diarias de competición Beatriz: Es el rally más duro del mundo, pero yo he adquirido esta experiencia el año pasado. Tendré que conducir durante doce y hasta catorce horas diarias y las más complicadas surgirán cuando se vaya la luz solar, a partir de las seis de la tarde. Julia: Si el Dakar es duro, las fases más difíciles las viviremos en Marruecos y en Mauritania. Primero, por los terrenos peligrosos de Marruecos, repletos de tramos pedregosos. Serán momentos en los que deberemos tener cui- pararse y bajarse para estudiar una cresta tras otra, lo haremos. Lo fundamental es no cometer errores definitivos y no caer en esas trampas, que pueden provocar el desastre. En esa fase, el camión de apoyo, que lógicamente avanza más lentamente, deberá encontrarse a una máxima diferencia de dos horas respecto a nosotras, para que nos asista mecánicamente si fuera ne- Dos días sin GPS, a expensas de la brújula que te indica los pasos Una de las fases problemáticas del Dakar es salir vivas de las dos etapas en las que no puede utilizarse el GPS que homologa la organización. La premisa es no perderse en el desierto: Esos días- -subraya Beatriz- -conduciremos con la ayuda del compás, un aparato que te orienta hacia los pasos que indica el libro de ruta para alcanzar la meta de cada jornada, pero esa brújula no verifica, como hace el GPS, que ese control, por ejemplo, se encuentra a doscientos metros de tu coche La diferencia no es baladí: El compás no precisa si el camino obligado lo tienes delante, en línea recta, o a un lado. Puedes dejarlo atrás y eso sería un desastre. Serán momentos, horas, difíciles. Llevaremos el compás que nos regaló mi padre El pilotaje sin el GPS recupera en el raid más famosos del mundo, a lo largo de cuarenta y ocho horas, la aventura que esta carrera significaba en la década de los ochenta. Beatriz: El mayor peligro serán las dunas mauritanas, habrá hasta que pararse para no caer en las trampas Julia: Pedí dos meses de empleo y sueldo para lograr el objetivo de ser las primeras españolas en finalizar un Dakar