Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 1 2005 57 Los domingos España vivirá a lo largo del año en un torbellino de elecciones y reformas de alcance muy difícil de valorar Oriente nos marcará. El más lejano, por el horror del maremoto; el próximo, con sus elecciones este mismo mes de Madrid aspira, con motivos, a las Olimpiadas de 2012. La solución, en julio de este año El lendakari Ibarretxe con el presidente Rodríguez Zapatero, en la I Conferencia de Presidentes Autonómicos, celebrada el pasado octubre en el Senado IGNACIO GIL ACONSEJABLE afrontar los problemas con serenidad y de uno en uno, incluso cuando se amontonan sobre la mesa en un nuevo año que apenas ha iniciado su andadura. Hace menos de 72 horas, España tenía por delante un arriesgado referéndum sobre la Constitución europea, un par de elecciones autonómicas- -nada rutinarias- -y la reforma de varios estatutos, que despertaban recelos en muchos sectores. Había, además, una agenda menor, pero estridente, de pequeños ES 2005, un año de incertidumbres conflictos en muchas áreas, que se sumaban a retos sociales de mayor envergadura. Ahora, la aprobación del Plan Ibarretxe a última hora de la tarde del jueves, con la ayuda inestimable de un grupo fuera de la ley- -la remozada Batasuna, hoy Sozialista Abertzaleak- -ha teñido ese paisaje, ya suficientemente complicado, de un tono más sombrío. El presidente Rodríguez Zapatero va a necesitar algo más que buenas palabras para apagar el incendio que arranca en el País Vasco, y que, La aprobación del Plan Ibarretxe, con la ayuda inestimable de un grupo fuera de la ley, ha teñido el paisaje, ya muy complicado, de un tono más sombrío inevitablemente, influirá en las actitudes de sus socios catalanes, puestos también en fila de unas reinvidicaciones que pueden ser todavía más broncas. Absorta en sus problemas, España tal vez no esté en condiciones de mirar demasiado al exterior, aunque ahí fuera van a pasar muchas cosas. Están todavía las terribles imágenes del sudeste asiático, que heredamos del 2004. Y siguen, por citar otros ejemplos, la crisis de crecimiento en la UE o las elecciones en Irak y Palestina.