Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad DOMINGO 2 1 2005 ABC Una rumana de 67 años dará a luz gemelas tras una fecundación in vitro Podría convertirse en la madre más anciana N. R. C. MADRID. Nunca se rindió. Adriana Iliescu, una profesora jubilada rumana, quería ser madre y aunque la Naturaleza no le brindó esa oportunidad durante sus años fértiles no estaba dispuesta a cejar en su empeño. Ahora Adriana, embarazada de siete meses, en una entrevista a la televisión rumana con 67 años, en una edad en la que muchas mujeres piensan en ser abuelas, está a punto de convertirse en madre. Si todo sale bien su sueño se hará realidad dentro de dos meses por obra y gracia de la fecundación in vitro Entonces se convertirá en la mujer de mayor edad que alumbra un bebé sin problemas. El récord anterior estaba en poder de una mujer india que dio a luz su primer hijo con 65 años, hace año y medio. En esa ocasión el bebé también se concibió por fecundación in vitro con un óvulo de su sobrina. Aunque del caso de Adriana Iliescu no han trascendido los detalles de la terapia. Nueve años de tratamiento Los médicos rumanos son optimistas en cuanto al desarrollo del embarazo y aseguran que el parto se realizará dentro del plazo previsto. Es un milagro. Estoy extremadamente feliz cuando siento como se desarrollan mis hijas. No soy una persona que se rinde y he hecho todo lo posible para realizar mi sueño declaró la futura madre a la cadena rumana Realitatea Un dato que ilustra el tesón de esta profesora de universidad jubilada es que estuvo durante nueve años sometida a tratamientos de fertilidad para lograr ser madre. Embarazada de siete meses, asegura que está viviendo la etapa más bella de su vida. Aparecen datos ocultos en EE. UU. que muestran los riesgos de Prozac ABC MADRID. La FDA, la agencia norteamericana del medicamento, revisará unos domentos confidenciales del laboratorio Eli Lilly que relacionaban el famoso antidepresivo Prozac con un incremento de suicidios y violencia. Perdidos desde hace diez años, esos documentos han salido a la luz después de que una mano anónima los enviara a la revista especializada British Medical Journal y ésta los publicara. Al parecer, los papeles también sugieren que la farmacéutica conocía los efectos secundarios en 1980; nueve años antes de que fuera llevada a juicio, cuando un paciente en tratamiento con Prozac mató a ocho personas, hirió a otras 12 y se suicidó después. Entonces se quiso probar, sin éxito, que Eli Lilly ocultó los efectos secundarios de su fármaco. La aparición de estos documentos coincide con la advertencia que la FDA ha lanzado sobre el consumo de antidepresivos.