Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 DOMINGO 2 1 2005 ABC Nacional El Gobierno baraja esperar al plan Ibarretxe en las Cortes para su veto automático o ir ya al TC El PP pide al Ejecutivo que no elimine la pena de cárcel por convocar referendos ilegales en la manga la carta de cuándo enviará el texto al Parlamento y exige, por el momento, negociar de tú a tú con el Ejecutivo de Zapatero ÁNGEL COLLADO MANUEL MARÍN MADRID. Cuarenta y ocho horas después de que Ibarretxe, con el aval de ETA, lanzara al Estado democrático el desafío de su plan secesionista, el Gobierno guarda silencio sobre sus posibles planes inmediatos mientras el principal partido de la oposición, el PP, insiste en apremiarlo a presentar un recurso urgente al Tribunal Constitucional. Además, los populares sugieren la conveniencia de paralizar la tramitación de la reforma del Código Penal promovida por el PSOE para evitar al presidente del Gobierno autonómico vasco que se tenga que enfrentar a penas de cárcel si cumple su amenaza de convocar una consulta popular sobre su proyecto independentista. El PP ya ha dado un paso al frente en Álava contra el plan del lendakari con la declaración del diputado general, Ramón Rabanera, que el mismo día 31 advirtió que el territorio hará valer sus propios derechos y se desmarcará de cualquier movimiento secesionista. La mayoría constitucionalista de PP y PSOE en las instituciones forales alavesas es un factor obviado por Ibarretxe pero un obstáculo real e institucional para sus planes. b Ibarretxe se guarda las Cortes rechazasen el plan Ibarretxe cuanto antes. En cuestión de pocos meses y, en todo caso, siempre antes de la celebración de los comicios vascos. Ello permitiría no brindar al lendakari la oportunidad de marear la perdiz y ganar tiempo con una negociación que, en realidad, está abocada al fracaso. Además, con la desautorización del plan soberanista por parte de las Cortes, PSOE y PP pasarían de las palabras a los hechos e Ibarretxe, con una amonestación tajante del Congreso, iría más incómodo a los comicios en términos democráticos convencionales, pero ello le permitiría cultivar el victimismo en los sectores más proclives al nacionalismo. El segundo, pasaría por un inmediato recurso al Tribunal Constitucional que previsiblemente- -esta vez sí- -sería admitido a trámite y que permitiría incluso la suspensión efectiva del plan. Sin embargo, este proceso en la vía judicial- constitucional podría dilatarse más en el tiempo que una resolución taxativa de las Cortes. Por eso, hay voces en el PSOE que juzgan conveniente dejar esta vía, en su caso, para una fase más avanzada del proceso. De hecho, consideran que plantear un recurso al TC daría legitimidad y cierto valor normativo a un texto que no sólo no es una ley- -y según el PSOE nunca lo será- sino que está en pleno El lendakari, sonriente antes de grabar su discurso de Fin de Año trámite ya que aún no ha llegado al Congreso. Por todo lo anterior, el PP exige al Gobierno que no incurra en pasividad ni espere a que Ibarretxe siga moviendo los hilos aprovechándose de las dudas que puedan embargar a Zapatero: quiere firmeza en la reacción ante una ruptura evidente de las reglas del juego, un urgente recurso al Tribunal Constitucional para que anule de raíz el proyecto soberanista y que el Ejecutivo dé marcha atrás en su anunciada reforma penal para suprimir el delito que castiga la convocatoria de referendos ilegales. El cambio del Código está aún en trámite de enmiendas en el Congreso. Pero la cuestión principal es que Ibarretxe se guarda aún en la manga esa carta, la acción y el momento- -si es que llega- -de la remisión a las Cortes del proyecto de ley, para abrir antes una negociación con el presidente del Gobierno como si ya fuera un hecho su proyecto de establecer relaciones de igual a igual con el Ejecutivo de la nación. Ibarretxe se ha saltado todas las normas, principios democráticos y su propio compromiso de no servirse de los votos del brazo político de ETA, por lo que en el Partido Popular insisten en que no cabe suponerle más lógica democrática en sus próximos pasos. No obstante, el desafío del PNV ha El Gobierno prefiere esperar Mientras Ibarretxe y la banda terrorista llevan la iniciativa- -el consejero de Justicia, Joseba Azkarraga, asegura que difícilmente habrá atentados a pocos meses vista el Gobierno prefiere esperar y ver, según se deduce de las declaraciones de ministros y dirigentes del PSOE que se limitan a replicar que el plan será rechazado en el Congreso. El PSOE, aun partiendo de la tesis sólida de que el plan Ibarretxe nace sin futuro, sopesa cómo afrontar el órdago. Y por ello, maneja dos escenarios que, sin ser incompatibles ni excluyentes entre sí, tienen consecuencias- -al menos en forma y tiempos- -diferentes. Especialmente si se atiende al calendario electoral, con los comicios autonómicos vascos de mayo. El primer escenario pasaría por que La AVT renuncia a organizar un Congreso a favor de las víctimas tras el apoyo del Gobierno a otra iniciativa La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha renunciado a organizar en Madrid el Congreso Mundial de Víctimas del Terrorismo, que estaba previsto para los días 9, 10 y 11 de marzo de 2005, al tener conocimiento de otro que se prepara para las mismas fechas y en el que se espera la participación de mandatarios de todo el mundo invitados por el Gobierno. Así lo anunció a Servimedia el presidente de la AVT, José Alcaraz, quien mostró su descontento por esta situación y dijo que nosotros nos hemos quedado descolgados porque contábamos con el Gobierno para realizar nuestro Congreso El dirigente de la AVT insistió en que su impresión es que el Gobierno se volcará con este otro Congreso, que coincidirá con el primer aniversario del 11- M, el mayor atentado terrorista que se ha producido en Europa. A juicio de Alcaraz, no es oportuno que se solape un congreso con otro, máxime, dijo, porque la difusión que tendrá el otro y la capacidad económica va a ser mayor Asimismo, el presidente de la AVT explicó que su proyecto se presentó el pasado mes de septiembre al Ministerio del Interior y al de Exteriores y, tras evaluar la solicitud, en la que la AVT pedía 60.000 euros de subvención, el Gobierno decidió conceder una ayuda de 15.000 euros. José Alcaraz, tras la decisión de suspender el Congreso, señaló que han puesto en manos de su abogado el asunto para devolver al Gobierno la subvención que les otorgó, de 15.000 euros, porque no hay precedentes de un caso similar. Han tenido poco tacto y poca delicadeza con nuestra voluntad de cooperar con el Gobierno. Nuestra voluntad, desde septiembre, ha sido la de coordinarnos y trabajar en conjunto y dar una proyección de Madrid, importante en esos días, porque vamos a ser el centro mundial y europeo concluyó el representante de la AVT.