Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Deportes CAMBIO DE ENTRENADOR EN EL REAL MADRID LUXEMBURGO SUSTITUYE A GARCÍA REMÓN VIERNES 31 12 2004 ABC EL PEOR AÑO DE FLORENTINO: CUATRO ENTRENADORES Carlos Queiroz Fichado del Manchester United para sustituir a Vicente del Bosque. Fracasó en su intento y sólo logró una Supercopa de España. Despedido el 30 de junio. José Antonio Camacho Fichaje electoral. Harto de todo se marchó por la puerta de atrás cuando se habían jugado 3 jornadas de Liga y 1 de la Liga de Campeones (19- 9) Mariano García Remón Un parche de la casa. Enderezó el rumbo del equipo en la Liga de Campeones y en la Copa del Rey. Los malos resultados en la Liga le han tumbado. Vanderlei Luxemburgo Un desconocido para el gran público. El brasileño debutará en el banquillo el miércoles para jugar los seis minutos que faltan contra la Real Sociedad. Cien días en el epicentro de la trituradora Algo en el rictus angustiado de Mariano García Remón decía que aquel no era su puesto, que la trituradora del Real Madrid se lo había llevado por delante. Cien días en una coctelera insoportable para él. Lo decía su cara desde que cogió al equipo un 20 de septiembre, después de la salida impetuosa de José Antonio Camacho y el penoso partido contra el Español. García Remón llegó al Madrid como miembro sin cargo específico en el equipo de trabajo de Camacho. No era ni segundo ni tercer entrenador, ni ojeador, ni nada concreto. Trabajaba con el ex seleccionador. Cuando Camacho dio la patada en la puerta, fue él mismo quien promocionó la candidatura de García Remón como su sucesor en el banquillo. Florentino Pérez acudió a esa solución de emergencia con una de sus sonrisas profidén. El Madrid está encantado con García Remón decía hasta hace unos días, cuando la evidencia parecía señalar que el club le venía grande al entrenador. García Remón cogió al equipo en zona lastimosa, octavo en la Liga, y lo deja quinto, a trece puntos del Barcelona, en una tesitura que no mejora gran cosa y a la que se puede agarrar uno con números muy frágiles. El Madrid ha jugado 21 encuentros con García Remón y ha cosechado 12 victorias, cinco empates (incluido de momento, el de la Real Sociedad) y cuatro derrotas. En el haber de García Remón luce una idea, la de juntar a todos los galácticos, incluido Owen, en la misma alineación. Una regocijante iniciativa que duró poco, al ritmo que empezaban a desfilar estrellas por el banquillo. Raúl, Roberto Carlos, Beckham, Owen y, finalmente, Ronaldo. Sólo Figo y Zidane han resistido entre los titulares. Hombre de altibajos, su cruz han sido los resultados y los cambios. El inacabado de Solari ante el Leverkusen y el consumado de Solari por Owen frente al Sevilla. García Remón: Dejo al equipo mejor que estaba cuando lo cogí Señala a la política del club como uno de los culpables de los males J. A. MADRID. Curioso. Mariano García Remón había sido laminado por su club y ayer se le veía más aliviado que nunca. Es como si se hubiese liberado de un peso infernal. De hecho, compareció, a petición propia, ante los medios de comunicación con el objetivo de aclarar cualquier cuestión sobre su cese de funciones. Sus reflexiones estuvieron barnizadas de reconocimiento hacia su propio trabajo. Hemos sacado adelante una situación muy complicada, y pienso que no se ha hecho tan mal. Podemos dar mucho que hablar en la Liga de Campeones y en la Copa del Rey. Dejo al equipo mejor que estaba cuando lo cogí. En la Liga hemos tenido altibajos, pero no está tirada. Estoy orgulloso de mi trabajo y seguimos vivos en las tres competiciones. Y con aspiraciones en casi todo. Espero que este cambio sirva para aportar tranquilidad García Remón ha visto hecho añicos uno de sus sueños profesionales, aunque no guarda rencor a nadie. No estoy decepcionado. La sensación no es agradable. Estoy fastidiado porque me hubiese gustado llegar al 30 de junio. Sé en qué condiciones llegué, gracias a Dios nos hemos mantenido en dos competiciones, sobre todo en la Liga de Campeones, haciendo un esfuerzo enorme García Remón se despidió como entrenador me pusieron en una situación mucho más difícil. Y ahora el club no está en esa situación. Quieren dar un cambio de rumbo. Traen un entrenador con mucho prestigio y que igual va a tener que pasar menos exámenes de los que he pasado yo Su futuro es una incógnita, pese a la oferta de director de fútbol para que continúe en su grupo de trabajo. Todavía no conozco mi nueva función. Agradezco, sobre todo al presidente y a Arrigo Sacchi, que quieran que trabaje con él hasta final de temporada o algún tiempo más. Estoy encantado, pero quiero cuál será mi papel día a día. Hablamos de un cese. He cobrado el finiquito y podría irme a casa. Me apetece ayudar y si mi función no está acorde a lo que pienso, no seguiré Por último, Mariano acudió al vestuario para despedirse de los jugadores: Quería hacerlo porque, aunque parezca extraño, ha existido una relación difícil e intensa. Hubo problemas, como en todos los vestuarios y familias. La relación personal ha sido buena, y nos hemos despedido con un abrazo AFP Samuel pasa del sueño inicial a la pesadilla actual EP MILÁN (ITALIA) El defensa central del Real Madrid Walter Samuel podría regresar a Italia y poner fin a su aventura en el conjunto blanco, donde no está cuajando una gran actuación, ya que asegura que está viviendo una pesadilla. Jugar en el Real Madrid fue un sueño, pero ahora vivo una pesadilla. Debo admitir que no he rendido a la altura de mi fama y de mis posibilidades y he tenido que soportar los silbidos del público, algo a lo que no estaba para nada acostumbrado ni en la Roma ni en Boca Juniors declaró Samuel al diario Corriere dello Sport Además, desde Italia se informa que clubes como Inter y Juventus estarían interesados en hacerse con sus servicios para la próxima temporada. Nervios en el club A la hora de exculpar a los jugadores de la actual situación involucró de lleno al club: El jugador no tienen ningún problema, es el club en cuanto a sus objetivos el que está demasiado presionado para llevarlos a cabo y conseguirlos inmediatamente. Los jugadores no tienen la culpa, están en una dinámica de triunfos de otros años y en el más mínimo fallo cunde el nerviosismo. Este vestuario no es fácil de manejar, pero no tengo ninguna queja de nadie. A lo mejor no hemos dado más porque no podemos Decepción es una palabra ajena al diccionario del entrenador. Lo deja con la cabeza alta y soltando nuevas puyas: No me marcho decepcionado por parte de nadie porque es una decisión tomada por las mismas personas que