Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 31 12 2004 Deportes CAMBIO DE ENTRENADOR EN EL REAL MADRID LUXEMBURGO SUSTITUYE A GARCÍA REMÓN 89 Luxemburgo es un maniático de la moda, coleccionista de zapatos y corbatas, que tiene el récord de Ligas brasileñas (cinco) además de un especialista en los juzgados: se cambió el nombre para falsificar su ficha de jugador y fue acusado de evasión de impuestos y acoso sexual Corbatas, escándalos y títulos TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS FOTO JORDI ROMEU DANIEL G. LÓPEZ MADRID. A vista de su pasado y de los primeros retazos de su carácter, el Real Madrid ha fichado un personaje. Wanderley, como firma los autógrafos, o Vanderlei, como suscribe los documentos oficiales, Luxemburgo en cualquier caso, lleva enganchado a sus 52 años un currículo que se sustenta en tres vigas- madre: corbatas, escándalos y títulos. Su gusto por la moda y las supersticiones, su pasado bien repleto de disputas judiciales de todo tipo, y su récord personal como el técnico con más títulos en la historia de la Liga brasileña (cinco) La duda que ayer se instaló en las redacciones de medio mundo refleja la historia vital de este carioca que, como muchos los inquilinos de la orbe de Río, vive en el alambre. ¿Wanderley o Vanderlei? El registro civil de Tinguá, su pasaporte y su carnet de identidad dicen Vanderlei. Su fama, su firma y su nombre artístico dicen Wanderley. Y lo que parece una banalidad, lo tuvo que explicar él mismo ante una comisión del Congreso brasileño, que investigaba irregularidades y documentos falsos en el fútbol patrio. Luxemburgo siguió el primer entrenamiento La primera plantilla se encontró ayer con la noticia al regresó a los entrenamientos después del parón navideño. Sólo el capitán Raúl conocía el cambio porque Butragueño se lo había comunicado en una corta conversación telefónica. Lógicamente, Roberto Carlos y Ronaldo también estaban al tanto. La sesión de trabajo, una vez destituido García Remón, fue dirigida por García Hernández, el recuperador José Luis Sanmartín y el preparador de porteros Manuel Amieiro. Desde fuera, sentado en una silla de plástico, Vanderlei Luxemburgo siguió el entrenamiento, continuamente asesorado por Butragueño y Sacchi. Antes de saltar al césped, el brasileño había sido presentado a los jugadores uno por uno. Hoy será su puesta de largo, el último día del año. Dirigirá, junto con sus colaboradores, su primer entrenamiento a las 11 horas en la Ciudad del Fútbol. Su objetivo es preparar los seis minutos frente a la Real Sociedad que en su día quedaron aplazados por la amenaza terrorista. Cambio de nombre Con W o con V, Luxemburgo es gato Así apodan en Brasil a los futbolistas que mienten sobre su edad. Y el nuevo entrenador del Madrid confesó ante sus señorías que en 1971, cuando inició su carrera como futbolista, había falsificado la ficha para obtener la licencia. Dijo que tenía 17 cuando en realidad eran 19. Por eso se transformó en Wanderley. En su declaración ante la comisión, responsabilizó a su padre, ya fallecido, de la pillería. Su carrera duró once años en sólo dos clubes de Río de Janeiro, el Botafogo y el Palmeiras. Los archivos le describen como un lateral sin gran recorrido, buen toque de balón y poca notoriedad en el fútbol carioca. El cambio de siglo le sentó de pena al nuevo entrenador del Real Madrid. Con el testimonio ante el Parlamento inauguró una época de turbulentas relaciones con la Justicia. En esa época fue acusado por su ex secretaria, Renata Moura de Alves, de evasión de impuestos, de supuestos desvíos financieros hacia una cuenta en el paraíso fiscal de las Islas Caimanes. Y más, de haberse involucrado en el pago de comisiones en traspasos de jugadores. Du- En breve Tiene 52 años Nació el 10 de mayo de 1952 en Nova Iguazú (Río de Janeiro, Brasil) Como jugador fue lateral izquierdo. Actuó en el Botagofo y el Palmeiras desde 1971 a 1982. Como entrenador Campo Grande (1983) Río Branco (1983- 84) Friburguense (1984) Al Ittihad Jeddah (Arabia, 1985) Democrata (1985- 86) Fluminense (1986- 87) America (1987) Fluminense (1987- 88) Bragantino (1989- 90) Guaraní (1991) Flamengo (1991- 92) Ponte Preta (1992- 93) Palmeiras (1993- 94) Parana (1995) Flamengo (1995) Palmeiras (1995- 96) Santos (1997- 98) Corinthians (1998- 99, 2001- 2002) Palmeiras (2002) Cruzeiro (2002- 2004) Santos (2004) y Real Madrid. Como seleccionador de Brasil 1998- 2000. Títulos Campeón de Brasil (1993, 94, 98, 03 y 04) Copa de Brasil (2003) Copa América (1999) Copa Intercontinental (1996) campeón del Estado del Santo Espíritu (1983) campeón del Estado de Sao Paulo (1990, 93, 94, 96, 01) Copa Guanabara (1995) rante el litigio, las manifestaciones de su ex secretaria revelaron que ambos habían mantenido una relación personal. Renata Moura no descansó en su insistencia en los juzgados, aunque terminó por perder las tres demandas por falta de pruebas. El episodio terminó por dar la puntilla al flamante seleccionador brasileño, que ya venía con media estocada de los Juegos Olímpicos de Sidney. Allí acudió Brasil con su selección sub 23, reforzada por Roberto Carlos, a restaurar la deuda que mantiene el fútbol verdeamarelho con los Juegos: nunca ha ganado el oro. Camerún, a la postre campeón, eliminó a los artistas en cuartos de final. A Luxemburgo casi le impiden el paso en la aduana. Sensible no parece la apuesta de Sacchi y Butragueño. No le hizo mella el clamor de todo un pueblo contra él. Tampoco la condena, en julio de 2003, a tres meses de prisión y 152.000 euros por fraude fiscal. Y menos la demanda por acoso sexual, en 1996, de una especialista en manicura de un hotel donde solía hospedarse. Cualquier cisco en su vida personal tiene solución si al otro lado de la calle, encuentra una tienda a la última. Cuentan los corresponsales de Río de Janeiro que su colección de zapatos podría poner en peligro el estatus de Imelda Marcos como tope mundial. Y lo mismo, de su arsenal de corbatas, una fijación personal que lleva a gala en los banquillos. A la prensa brasileña no le gusta su estilo de pincel, pero él nunca ha olvidado un lazo de categoría en la dirección de los partidos. Al ritmo de los alborotos y los complementos, ha crecido su ristra de títulos. Es el pentacampeao de la Liga brasileña. Cinco títulos. Más que ningún otro entrenador en la legendaria historia de aquel fútbol. Su fama nació en 1990, cuando convirtió al modesto Bragantino en campeón provincial de Sao Paulo. En el Palmeiras desterró una sequía de 17 años sin campeonatos. Logró dos. Del Corinthians dio el salto a la selección gracias a su tercer entorchado personal. Instalado entre los grandes, ha consumado su obra con dos torneos más (2003, en el Cruzeiro, y 2004, en el Santos) Enemigo de Romario, al que no convocó para Sidney, dice el vox populi que hace migas con Ronaldo, al que desde hoy ya entrena en el Real Madrid. Fue lateral izquierdo sin mucho brillo durante once temporadas en el Botafogo y el Palmeiras Ha entrenado a diecisiete conjuntos y ha conseguido cinco títulos de Brasil con tres equipos diferentes