Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 VIERNES 31 12 2004 ABC Economía El Gobierno rectifica en 24 horas y acepta las exigencias sindicales sobre el salario mínimo Comisiones Obreras y UGT dan por zanjado el desencuentro suscitado con el Ejecutivo b Caldera niega que haya habido falta de coordinación con Economía y dice que sólo había pedido tiempo para que la cláusula de revisión del SMI la viera el Gobierno MARIBEL NÚÑEZ MADRID. El Gobierno mantuvo el pulso con los agentes sociales por la firma del acuerdo sobre la cláusula de revisión del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) apenas 24 horas. Ayer, tan sólo un día después de que el Ejecutivo anunciara que aplazaba un mes esta firma, con lo que atendía la petición de la CEOE en este sentido, daba marcha atrás y aseguraba que la firma se producirá la próxima semana. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, explicó ayer tras la reunión del Consejo de Ministros que no ha habido falta de coordinación con el Ministerio de Economía, que se había opuesto a la citada cláusula por su posible impacto negativo en las empresas y su repercusión en la inflación, y que sólo se ha tratado de una cuestión de forma, en ningún momento de fondo Según Caldera, lo único que él pidió era un poco más de tiempo antes de la firma del acuerdo, de modo que el Consejo de Ministros pudiera verlo antes En este contexto, y una vez salvados los obstáculos, el ministro explicó que el acuerdo por el que se restablece el documento sobre criterios y orientaciones relativas al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) durante el periodo 2005 2008 se rubricará la próxima semana ante las dificultades de agenda para que el acto se llevara a cabo hoy. Desde el Ministerio de Economía se destacó ayer que se ha conseguido introducir en el nuevo texto legal el hecho de que las cláusulas de revisión del SMI debe ser acorde con la que previsiblemente presente la economía española sin producir efectos negativos sobre la misma en términos de competitividad y empleo Comisiones Obreras y UGT aseguraron el miércoles que la marcha atrás del Gobierno en este aspecto les había supuesto una gran decepción y que la consideraban un engaño en tanto en cuanto era un aspecto que ya se había negociado y sobre el que se había logrado un acuerdo. Sin embargo, ayer, y esta vez en comunicado conjunto, las dos centrales sindicales mayoritarias explicaron que dan por zanzado el desencuentro suscitado en la Comisión de Seguimiento por este asunto. Montilla, Fernández de la Vega y Caldera, antes de comenzar ayer la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros La CEOE, por su parte, se había manifestado en el sentido de que antes de firmar los sistemas de revisión del salario mínimo había que estudiar los efectos que podía tener esta cláusula sobre algunos colectivos, sobre todo pequeñas y medianas empresas, en las que trabajan entre 150.000 y 200.000 personas que cobran este salario. Desde las filas del PP no se desaprovechó ayer la oportunidad de criticar al Gobierno, al señalar Ángel Acebes que lo ocurrido es un nuevo espectáculo del Partido Socialista, que no sabe qué hacer con nada, ya que ha cambiado en tres días tres veces de criterio y esto pone de manifiesto que algo muy grave está sucediendo en la economía española JAIME GARCÍA Objetivo: SMI de 600 euros en 2008 Cláusula de revisión aparte, el Consejo de Ministros aprobó ayer una subida del 4,5 del SMI para 2005, hasta los 513 euros mensuales, con lo que desde enero este concepto ha subido un 13,1 y, según el ministro Caldera, se logrará el objetivo de que se alcancen los 600 euros mensuales en 2008. Caldera explicó que, a pesar de la subida aprobada ayer, el salario mínimo en España es el más bajo de la Unión Europea de quince miembros. No obstante, con estos sucesivos aumentos se ha recuperado el poder adquisitivo perdido por el SMI desde 1996 y se ha reducido significativamente la distancia que existía entre la cuantía del SMI y el 60 del salario medio que se recomienda en la La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones se mudará a Barcelona a lo largo de 2005 M. N. MADRID. El Gobierno aprobó ayer el traslado de la sede de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) de Madrid a Barcelona, en cumplimiento del acuerdo alcanzado en julio entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall. La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de la Presidencia, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró ayer tras la reunión del Consejo de Ministros que la medida obedece a que España no empieza ni termina en Madrid La CMT, que se traladará a lo largo de 2005, seguirá adscrita al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a través de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información. El ministro de Industria, José Montilla, aseguró ayer que la decisión, para la que se ha tenido que buscar soporte legal, es fruto de los compromisos adquiridos por el Gobierno de desconcentrar los organismos reguladores dentro de la concepción de la España plural, cosa que no supone ninguna merma en la capacidad ni en la eficacia Según explicó el Ejecutivo, este traslado se fundamenta en el marco regulatorio establecido en la disposición adicional décima de la Ley 6 1997 de 145 de abril, de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado. Los 140 trabajadores de la CMT se han opuesto desde el principio a su traslado a Barcelona. Su presidente, Carlos Bustelo, rechazó también la medida por entender que supondría una desestabilización de la plantilla y que, en su opinión, era mejor llevar a Barcelona las sedes de algún organismo de nueva creación. Por otro lado, el Real Decreto aprobado ayer por el Gobierno incluye además la disposición de que las Direcciones Regionales y Territoriales de Comercio no deben integrarse en las Delegaciones del Gobierno, sino que deben mantener su dependencia del Ministerio a la espera de los resultados de la evaluación definitiva encomendada a las Inspecciones Generales de la Administración del Estado.