Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 31 12 2004 Internacional 27 El último misterio en el espionaje de EE. UU. es un proyecto, tan ultrasecreto como costoso, que ha generado la oposición de algunos senadores demócratas, pero sin poder entrar en detalles Satélites invisibles, secreto a voces TEXTO PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL Mueren 25 insurgentes en un osado ataque de la guerrilla en Mosul b En la conflictiva Mosul y demás ciudades suníes impera el miedo; ni hay apenas candidatos para las próximas elecciones ni avanza el registro de votantes ABC BAGDAD. Un ataque frontal de la guerrilla iraquí contra las tropas norteamericanas en la ciudad de Mosul se saldó con la muerte de 25 insurgentes y un soldado estadounidense, en la que ha sido una de las más osadas acciones llevadas a cabo por la insurgencia. Un ataque que subraya de nuevo las dificultades que se presentan para llevar a cabo las elecciones previstas para el próximo 30 de enero. En Mosul y demás ciudades con una importante población suní, ni hay apenas candidatos ni ha avanzado el registro de votantes. La gente está demasiado asustada como para registrarse en unos comicios ante los que islamistas y otros grupos de la insurgencia amenazan con matar a los infieles que intenten votar. WASHINGTON. En una situación kafkiana donde las haya, un grupo de senadores demócratas han planteado sin éxito en diciembre un pulso legislativo contra un programa, tan ultrasecreto como costoso, de los servicios de Inteligencia de Estados Unidos. Una batalla parlamentaria casi imposible no sólo por el gran reto que supone oponerse con vehemencia a algo sin poder entrar en detalles, sino también por el virtual cheque en blanco otorgado desde el 11- S a la Administración Bush en materia de seguridad nacional. El senador John D. Rockefeller, portavoz demócrata en la Comisión de Inteligencia de la Cámara Alta, se ha limitado a denunciar un programa totalmente injustificado, muy, muy despilfarrador y peligroso para la seguridad nacional Pistas nebulosas que han generado toda clase de especulaciones y filtraciones sobre en qué consiste exactamente este criticado y renovado proyecto confidencial, camuflado entre los millones de secretos oficiales creados por el Gobierno de EE. UU. La explicación más verosímil es que se trata de una nueva generación de satélites de espionaje diseñados para orbitar la Tierra sin ser detectados. De acuerdo a los detalles avanzados por algunos diarios estadounidenses, el proyecto amenaza con costar a los contribuyentes una creciente fortuna ahora estimada en 9.500 millones de dólares. Ya se ha convertido en la partida más grande dentro de los presupuestos federales para servicios de Inteligencia. El cazabombardero F- 117 Nighthawk en una base aérea en Corea del Sur miento- -la más reservada de las agencias de Inteligencia de Estados Unidos, cuya existencia no ha sido reconocida hasta hace unos años- el Comité de Inteligencia del Senado ha intentado sin éxito en dos ocasiones cancelar tan costoso programa, que incluiría tanto satélites como lanzadores y tecnología para trasmitir imágenes. Según han indicado algunas fuentes oficiales críticas con el proyecto, con esta cantidad AP Lugarteniente de Al- Zarqaui Así las cosas, el gobierno iraquí anunció ayer la detención de un lugarteniente del terrorista jordano Abu Musab al- Zarqaui. La fuerza multinacional llevó a cabo un ataque aéreo contra una vivienda del norte de Bagdad, sobre la base de informaciones proporcionadas por ciudadanos, tras lo que detuvo al terrorista Fadel Husein Ahmed alKurdi y a otros dos sospechosos señaló un comunicado oficial. Este criminal es un iraquí de 26 años y un miembro eminente de la red de Al- Zarqaui. Su hermano, Omar Bazyani, miembro de la misma red, fue detenido por la fuerza multinacional en mayo agrega el comunicado, que añade que Fadel Husein Ahmed al- Kurdi estaba encargado de los contactos entre la red Al Qaida de Bin Laden y el grupo de Al- Zarqaui, así como de la coordinación de actividades terroristas dentro y fuera de Irak Por otro lado, diez iraquíes murieron y varios resultaron heridos en diferentes ataques al norte de Bagdad, informaron fuentes policiales. Una bomba artesanal estalló en un auto que seguía a un convoi de la Guardia Nacional, cerca de Baiji, y mató a dos civiles En Chorgat, 100 kilómetros más al norte, otros cuatro civiles murieron por disparos en una emboscada tendida por los insurgentes. En Siniya, al oeste de Baiji, dos iraquíes murieron y otros cuatro resultaron heridos al intentar pasar un puesto de control de la Guardia Nacional. Y en Bagdad, una mujer murió y otras tres personas resultaron heridas por la explosión de una bomba en la carretera que va a Balad. Fabricado por Lockheed Martin De acuerdo a los detalles divulgados tanto por el New York Times como el Washington Post, este satélite invisible- -cuyo principal fabricante sería la corporación Lockheed Martin- -tiene previsto entrar en funcionamiento antes de cinco años. Es la tercera y definitiva versión de un programa de espionaje espacial inicialmente bautizado como Misty (neblina) y con unos costes casi duplicados con respecto a las estimaciones iniciales, que rivalizan en magnitud con la deuda acumulada por la Radio Televisión Española. Los opositores a esta nueva generación de satélites invisibles, con tecnología ya utilizada por el Pentágono en los aviones de combate F- 117 A o los bombarderos B- 2, argumentan que estos sofisticados recursos suponen un derroche para las necesidades de seguridad: redes terroristas en busca de armas ilícitas o países como Corea del norte o Irán, que desarrollan programas nucleares en instalaciones subterráneas fuera del alcance de los satélites. En la actualidad, se supone que un 95 por ciento de los satélites de espionaje en órbita han sido identificados y sus movimientos son conocidos. En torno a este misterioso proyecto de la Oficina Nacional de Reconoci- A la caza de la filtración P. R. WASHINGTON. Ante este secreto a voces, la Administración Bush ha solicitado al Departamento de Justicia la apertura de una investigación para determinar si se han divulgado indebidamente secretos oficiales para desacreditar el presunto programa de espionaje espacial, valorado en 9.500 millones de dólares. Si estas pesquisas son aprobadas, la prioridad será determinar las fuentes utilizadas por medios como el Washington Post. El director de ese diario, Leonard Downie, ya ha advertido sobre el compromiso editorial de no divulgar la identidad de fuentes confidenciales. Otra posible línea de investigación pasa por los cuatro senadores demócratas opuestos al proyecto: John D. Rockefeller de Virginia Occidental, Richard Durbin de Illinois, Carl Levin de Michigan y Ron Wyden de Oregon. de dinero se podría organizar una nueva CIA Otros detractores han reprochado que el nuevo satélite sólo es capaz de capturar imágenes de día y bajo benignas condiciones climáticas. La existencia del programa Misty fue descubierta por Jeffrey Richelson, destacado especialista en los servicios de Inteligencia de Estados Unidos, en su libro publicado en 2001 bajo el título Los Magos de Langley: Dentro del Departamento de Ciencia y Tecnología de la CIA De acuerdo al autor, el primer modelo de esta serie de satélites invisibles fue colocado en órbita en marzo de 1990 con ayuda del transbordador espacial Atlantis Pero algunos aficionados en Gran Bretaña y Canadá fueron capaces rápidamente de detectar intervalos de su ruta. Dos fracasos sucesivos Una década después, un segundo modelo, todavía en funcionamiento, habría sido lanzado con ayuda de un cohete en abril de 1999, posiblemente desde la base Vandenberg, que mantiene en California la Fuerza Aérea. Según fuentes rusas, este ingenio fue colocado en órbita junto a una especie de nube de deshechos, lo que se interpreta como una maniobra deliberada para camuflar su puesta en funcionamiento. Hace tres años, un panel de sabios -entre ellos estaba Donald Rumsfeld, actual secretario de Defensa- -llegó a la conclusión de que EE. UU. dependía para su seguridad de una flota de satélites muy vulnerable a ataques con tecnología no precisamente perteneciente al terreno de la ciencia ficción, y denunció la posibilidad de un posible Pearl Harbor espacial sin capacidad de respuesta por parte del Pentágono.