Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión VIERNES 31 12 2004 ABC Cartas al director Nueva ley de desigualdad Ayer jueves vimos cómo el Gobierno aprobaba en Consejo de Ministros un anteproyecto de ley que modificará nuestro Código Civil para igualar, y a algunos imponer, que de forma equitativa las parejas homosexuales sean objeto del beneficio que hasta ahora sólo podían disfrutar las familias compuestas de la unión de un hombre y una mujer. Actualmente nos hemos visto involucrados en esta realidad, un tanto ficticia, donde se nos plantea un problema que no excede más que de la opinión moral; sí, si dos personas del mismo sexo quieren convivir juntas, bueno, a la sociedad ni se le perjudica ni se le beneficia. Pero con estos últimos planes de reforma, los problemas morales transcienden a otros campos más serios ya que a estas parejas se les permitirá el cargo tutelar de niños que, seguramente, dejarán de ser los beneficiados por esta medida. Y es que, para crecer en el seno de una familia, no basta con tener un plato de comida y juguetes; para el desarrollo de un niño la familia debe ser otra cosa. En conclusión, mientras que toda reforma normativa (a falta de sus bases legales consuetudinarias más básicas) actúe para que todo ciudadano sea objeto de los mismos beneficios legales a los que toda persona tiene derecho (viudedad, herencias, sucesiones... bienvenida sea. Pero si por el contrario todos estos cambios son motivo de discriminación, en algo estamos fallando, señor Rodríguez Zapatero. José Hurtado Avilés. Barcelona. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es salga a la palestra de la piel de toro y diga cómo va a quedar España. No capitule ante los separatistas y lea el artículo 2 de nuestra Carta Magna, que es la que consagra la unidad de España. A. Ramírez Díaz. La Granja de Torrehermosa (Badajoz) Yo reclamo los papeles de Lérida Soy catalán y de Lérida y por tanto uno de los muchos afectados por la gestión contra todo lo español del Gobierno tripartito. Los papeles de Salamanca me traen sin cuidado, pero me inclino por un único archivo, esté donde esté, para todo el territorio español. Ya puestos, una vez lleguen a Barcelona pediré que todos los referentes a Lérida sean transferidos a la administración de dicha localidad, por la misma sinrazón de que estén en la capital catalana. Me puedo imaginar el trato que les será dado: la vera cruz Firmo por la coherencia, no confundir con talante, del señor alcalde de Salamanca. Baptista Pons. Lérida. La espada de Damocles Señor presidente del Gobierno, dijo César Alonso de los Ríos de usted que llegó a La Moncloa de la forma más tormentosa que cabe pensar. Que es un inquilino del terror. Que aprovechó a fondo las horas contadas que le dieron los diseñadores del golpe... Señor Zapatero, he llegado a la conclusión de que sobre su cabeza tendrá siempre La espada de Damocles del 11- M. Lo triste de todo esto es que la tragicomedia que vivimos es más de la ignorancia que de la maldad, aunque, como decía Sócrates, ambas van de la mano. Pero la verdadera obra dramática que vivimos los españoles es: ¿cómo es posible que el presidente de España sea chantajeado y humilla- do por Carod- Rovira? Le digo más, este señor no es condenable por desleal, lo es usted por apoyarse en él, y lo son todos aquellos que lo amparan, lo cubren, lo aceptan, lo silencian y secundan. Por favor, señor presidente, Dejaciones pretéritas El señor Herrero, fiscal jefe del Tribunal de Justicia de Asturias, ha declarado que la venta de dinamita destinada a los atentados de marzo fue algo puntual. Sin embargo, investigaciones llevadas a cabo con motivo de la Comisión de Investigación creada en el Parlamento han revelado irregularidades en el control de los explosivos para la minería que se remontan uno o dos años al infausto 11 de marzo pasado. Yo creo que las autoridades han debido tener indicios de relajación en el control desde mucho antes. Las manifestaciones obreras con detonaciones debieron poner sobre aviso a los responsables de la Policía y la Guardia Civil. Manifestaciones de trabajadores airados ante los Ministerios de Economía e Industria en el Paseo de la Castellana de Madrid ha habido desde tiempos de UCD. Pero desde aproximadamente 1995, las integradas por empleados de empresas mineras o químicas han sido estruendosas. Y no sólo por los megáfonos o los eslóganes coreados a voz en grito sino, sobre todo, por las detonaciones. Teniendo en cuenta que la dinamita necesaria para producir zambombazos ensordecedores no se compra en las tiendas, alguien ha debido preguntarse por su procedencia. E. M. Prieto. Madrid. Repugnancia Es lo que se siente al asistir a la ceremonia iniciática organizada por la secta nacionalista en el antro en que se ha convertido el Parlamento de la Comunidad Autónoma española del País Vasco. Ver a un individuo leer una carta de un asesino convicto y confeso con total impunidad. Ver a otro individuo del partido gobernante felicitándose porque los voceros de los asesinos terroristas se apuntan al Plan. Ver a los representantes de Izquierda Unida votar a favor (tras esto, ¿quién puede conceder un minuto de crédito a Llamazares? La secta nacionalista avanza y nadie parece poder ponerle freno. Lo más indignante es que están pisoteando la memoria de las mil víctimas asesinadas por la demencia fanática que asuela las provincias vascas. ¿Qué mecanismos tiene el Estado para parar de una vez a esta secta? ¿Han sido tan imprudentes como para dejar todo tipo de resquicios en el ordenamiento jurídico que les permitan seguir con su plan último de romper nuestra nación? Que el señor Atutxa desobedezca al Tribunal Supremo y no pase nada es insólito. Que una magistrada del TSJPV falle que, además, estaba en su derecho, es inaudito. ¿Por qué nadie recuerda a los jerarcas de la secta que toda la Autonomía de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa se basa sólo y exclusivamente en su encaje dentro de la España que define la Constitución? El señor Ibarreche ocupa un cargo español: el de lendakari de la Comunidad Autónoma Española del País Vasco. Fuera de eso no tiene ninguna atribución. Su representación se reduce a la de presidente autonómico de la Comunidad formada por Álava, Guipúzcoa y Vizcaya. Todo lo demás es un discurso absurdo, tribalista, lunático y demencial. El supuesto pueblo vasco al que se arroga representar es algo con la misma entidad histórica que podría tener el pueblo de los elfos de la saga de Tolkien. Andrés Ferrer. Madrid.