Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 31 12 2004 ABC M. MARTÍN FERRAND Está pasando ante nosotros un tren de oportunidades para construir un futuro mejor que el pasado que conocemos ESOS CHINOS Y SUS MALDITOS CACHARROS Entre Confucio y la inversión en Bolsa, la China encarrilada hacia la economía de mercado por Den Xiao Ping tuvo el trauma de Tiananmenn y ahora escoge entre un dos puertas o un modelo furgoneta tad de expresión o la brutaliA estrategia con que dad policial, el Gobierno de la China anda comHu Jintao busca la desapariprando petróleo allí ción del intelectual públidonde puede agiganta aún co Las autoridades les acumás el perfil de la superposan de elitismo, otra vieja tencia que va a ser en el treta autoritaria. tiempo por venir. Ya aseguVALENTÍ En general, la sustancia ran los economistas del FonPUIG del cambio requerido un día do Monetario Internacional u otro por China no es nueque la causa de la subida del va, salvo en su dimensión deprecio del petróleo está en el mográfica casi astronómica: al lleconsumo chino. Gracias a la vergar a una determinada renta per cásión china de la economía de mercapita, los pueblos en uno u otro modo, los trescientos millones de chimento han de acceder a la democranos que en los últimos diez años cia y al sistema de libertades de un han dejado de ser pobres ahora Estado de Derecho. Desde luego, no quieren comprarse un coche. Han falta quien diga que China es difeido del campo a la ciudad, trabajan rente, por vastedad y por tradición y ahorran de forma increíble: el crede largos siglos. Según The Chriscimiento económico de China es de tian Science Monitor la expresión los más altos y los chinos, conse intelectual público sólo lleva cuacuentemente, quieren un coche. tro años de vigencia en China. Una publicación de alcance popular insS uno de los sucesos más fenotituyó una lista de los cincuenta inmenales de nuestro tiempo estelectuales públicos más influyentar viendo como un país hundido tes, con la alarma del Comité Cenpor el maoísmo en el estancamientral. La lista incluía desde activistas to y la coacción totalitaria ahora en pro de los derechos humanos a crece a tanto ritmo y gracias a la defensores del medio ambiente, filóeconomía de mercado saca a millosofos, estrellas del rock y una vocanes de súbditos de la pobreza. Es en lista de Taiwán. Al poco se ha produla misma China que persigue a descido la condena ideológica del contacados disidentes. En un intento cepto de intelectual público con la poco original por someter a quieacusación tópica de arrogancia elines protestan por la falta de libertista Esta terminología ya fue usada por el régimen en otros tiempos, pero en la actualidad la ideología es lo que menos parece importar a los chinos, sobre todo si ya van en coche. Transitoriamente, aquellos intelectuales públicos que se desvíen de la línea oficial del Partido Comunista chino tendrán dificultades añadidas para publicar artículos, editar sus libros o vocear sus opiniones en televisión. Ha habido algunas detenciones en estos días. NTRE Confucio y la inversión en Bolsa, la China encarrilada hacia la economía de mercado por Den Xiao Ping tuvo el trauma de Tiananmenn y ahora escoge entre un dos puertas o un modelo furgoneta. Llevan ventaja los centenares de multimillonarios que practican la especulación inmobiliaria en esos paisajes urbanos tan cambiantes y que pronto van a rebosar de coches fabricados en Shangai. Es la economía más caliente del mundo, un híbrido histórico capitalista- comunista de futuro tan enigmático como aquel hipogrifo mitológico que tenía cuerpo de caballo y cabeza de grifo, a su vez combinación de águila, serpiente y león. A los chinos les falta agua, petróleo, tecnología. Abundan en inteligencia, espíritu de trabajo y sentido del ahorro. En términos mundiales, consumen el 20 por ciento de teléfonos celulares, casi un 35 por ciento de cigarrillos y un 50 por ciento de carne de cerdo. Queda en el aire de los tiempos saber cómo querrán hacer consumo de la libertad política. ADIÓS BISIESTO, ADIÓS E STE 2004, bisiesto para más señas, ya se acaba. Sospecho, aunque cada cual habla de su propia feria, que no serán muchos los que lloren por él y que, a pocas maneras que luzca el 2005, el contento será generalizado. Para España ha sido el tiempo en el que el terrorismo islámico se llevó por delante a dos centenares de paisanos y, de paso, propició un cambio de Gobierno inesperado que, quizás por eso, nos tiene más crispados de lo conveniente. Somos un país, una Nación, aunque abunden los desertores del concepto, que funciona mejor desde la calmosa sabiduría de la reflexión que en la agitación y el cambio permanentes. A pesar de ello, el nuevo tiempo, el que arrancó del 11- M, superficial e histérico, ha impuesto su ley y ahí tenemos, como mejor demostración, a un equipo de Gobierno con maneras más cercanas a las de Pablo Celis Cuevas, más conocido como el Bombero Torero, que a las de alguno de los patriarcas del redondel que tanta gloria y señorío le dieron a una Fiesta a la que, puestos a negar, muchos le niegan la condición de Nacional. No es que la oposición arda en fiestas, que se atraganta hasta con los suspiros, pero puede comprenderse que el salto del mucho a la nada resulte doloroso y hasta estéril. Si se le añaden a unos y otros las efervescencias centrífugas de los nacionalismos, tendremos el cuadro de una España en la que no concuerdan la prosperidad material y la solvencia moral, y eso, por las buenas o por las malas, se termina pagando caro. De hecho, hablar de ciudadanía es un ejercicio literario. Fracasos colectivos- -no partidarios, sino cívicos- -que van desde la falta de un planteamiento adecuado de los impulsos nacionalistas hasta el tratamiento vergonzante de las causas y efectos del 11- M son de hecho el residuo ideológico que anima nuestra vida colectiva, política y social. España se ha quedado sin pulso, como en otras tristes circunstancias de su Historia, y algo habrá que hacer para reanimar un cuerpo que, como gran paradoja, ofrece los mejores signos vitales de los últimos dos siglos. No vale en esto adjudicarle la culpa a la política y a los políticos. ¿Somos los demás mejores que ellos? La nómina de quienes nos gobiernan en los tres planos de nuestra convivencia- -nacional, regional y local- -es hija de nuestra voluntad y nuestro criterio, no de la presión atmosférica, de la conjunción astral o de los resultados de la Bonoloto. Inteligencia y generosidad, los dos polos de la convivencia, son una rareza en los usos españoles, especialmente cuando se tiene a mano la posibilidad de machacar al adversario y, para que cunda el odio, convertirle en enemigo; pero las circunstancias nos están gritando, en la conjunción mundial, europea y nacional, que está pasando ante nosotros, por la izquierda y por la derecha, un último tren de oportunidades para terminar de construir un futuro que será mucho mejor que el pasado que conocemos. Un futuro que les deseo de todo corazón a las puertas del Año Nuevo. ¡Feliz 2005! L E E REVISTA DE PRENSA cuando comprobamos que estaban inundados el primer y el segundo piso del hotel nos dimos cuenta de toda la extensión de la catástrofe cuenta el ex canciller. Kohl presenció desde el balcón de su habitación, en el tercer piso del hotel, cómo las olas llevaron la destrucción y la muerte. En la mañana del domingo, hacia las 9, salí al balcón y noté que el mar cambiaba. Después comenzó a formarse una ola enorme, con una fuerza increíble. La gente empezó a gritar y a correr de un lado a otro. La ola arrasó todo En la región de Galle, donde Helmut Kohl pasaba sus vacaciones haciendo una cura de Ayurveda (método tradicional de salud de la India) el maremoto causó unos 10.000 muertos e incalculables daños materiales. El mar se llevó todo en cuestión de segundos. Y claro que vimos muertos cuenta el ex canciller. En su hotel no hubo víctimas mortales, pero los daños materiales fueron impresionantes. S. I. El relato de Kohl del maremoto El ex canciller de Alemania, Helmut Kohl, que escapó por poco del maremoto que destruyó el hotel en el que descansaba en Sri Lanka, afirmó que la devastación provocada por el tsunami le recordó la destrucción de la Segunda Guerra Mundial. En un artículo escrito para el diario Bild, Kohl señaló que su intención era permanecer en el balneario de Thalpe y no regresar a Alemania, a pesar de los temores suscitados sobre la posible aparición de epidemias, porque no deseaba abandonar la región en un momento de necesidad. Al principio no llegamos a calibrar que aquellas olas pudiesen tener un efecto tan destructor. Sólo Compromiso de la Princesa Sayako Después de años de especulaciones, el compromiso matrimonial de la Princesa Sayako con un funcionario del Ayuntamiento de Tokio, un plebeyo ha sido anunciado con gran despliegue en la Prensa japonesa tras previa confirmación de la Casa Imperial. El diario Asahi Shimbun lanzó una edición especial en la que aparece a toda página una fotografía de la pareja sentados, uno al lado del otro, en la que es su primera aparición pública. Japón esperaba con ansiedad el anuncio del compromiso. Algunos incluso habían llegado a pensar que la Princesa quedaría soltera. S. I.