Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 12 2004 Cultura 53 Maazel celebra sus bodas de plata al frente del concierto de Año Nuevo También se conmemora el 50 aniversario de la Constitución austriaca b Nadie ha dirigido más veces el A la caza de las entradas PRECIOS Y AFORO: Las entradas para el concierto de Año Nuevo son una preciada pieza difícil de conseguir para los amantes de la música. Saludar el año nuevo al ritmo de la Marcha Radetzky desde el Salón Dorado del Musikverein cuesta caro. Y no tanto porque los precios sean desorbitados, ya que para la edición de 2005 oscilan entre los 170 y los 550 euros, sino por lo limitado de las localidades, unas 700, dado lo reducido de la sala donde se celebra el recital, considerada por otra parte una de las más bellas del mundo. El resto de las localidades, hasta 1.700, están reservadas para los miembros abonados del Musikverein, o Asociación de Amigos de la Música que tienen derecho a recibir dos entradas. tradicional concierto vienés. La orquesta no sólo le felicita por ser sus bodas de plata con ella, sino porque Maazel cumple 75 años ANTONIO SÁNCHEZ CORRESPONSAL VIENA. La familia Strauss ya está preparada para dar su puntual bienvenida al año desde la capital austriaca. El Concierto de Año Nuevo cumple en su edición de 2005 los 65 años de historia en su tradicional cita del 1 de enero desde el Musikverein vienés, dónde la Filarmónica de Viena dará su habitual recital de valses y polcas de Johann, Joseph y Eduard Strauss. En esta ocasión, además de composiciones de la saga musical por excelencia, el programa contará con dos piezas ajenas a los Strauss pero también de autores austriacos: la opertura de la opereta La bella Galatea de Franz von Suppé, y una polca francesa al estilo vienés de Josef Hellmersberger hijo. En total, un programa de 19 piezas de las que cinco nunca antes se habían tocado en el concierto de Año Nuevo. Las primicias, aparte de la polca de Hellmersberger, serán la Marcha Índigo y la polca Haute volée de Johann Strauss, y el Lustschwärmer vals y la polca Winterlust de Joseph Strauss. En esta ocasión el concierto será conducido por Lorin Maazel que toma la batuta del concierto de Año Nuevo por undécima vez. De hecho, el director estadounidense va a celebrar desde el Musikverein vienés sus bodas de plata como conductor del tradicional recital del 1 de enero, ya que fue en 1980 cuando se unió a la lista de prestigiosos maestros en dar los buenos días al nuevo año desde la capital austriaca. Con la actuación del próximo 1 de enero se situará a la cabeza de los directores con más conciertos de Año Nuevo a sus espaldas. Para premiar tantos años de trabajo común, los filarmónicos de Viena han querido invitar de nuevo a Maazel a que los dirija. Un especial regalo para celebrar su 75 cumpleaños el próximo mes de marzo. Y no paran ahí los festejos y celebraciones. Si el último concierto recordó al patriarca de los Strauss, Johann, en el 200 aniversario de su nacimiento, el recital de 2005 conmemora la firma en 1955 del tratado de constitución de la República de Austria que puso fin a la ocupación de los Aliados tras la II Guerra Mundial. Por ello, desde el Palacio del Belvedere, donde se firmó el acuerdo, se retransmitirá en paralelo al concierto la actuación en directo del Ballet de la Ópera de Viena que interpretará la madre de todos los vals: El Danubio Azul La coreografía de este montaje corre a cargo de Renato Zanella, director de la compañía vienesa, y de Vladimir Malakhov, del Ballet de SORTEO: Así, el abismo entre las 2.000 plazas que se ofrecen y las 30.000 solicitudes (la pasada temporada fueron 27.000) que se reciben para los tres conciertos de Año Nuevo 2004 2005 (Fin de de Año, 1 de Enero y ensayo general) es salvado por la Filarmónica mediante el original y ecuánime sistema del sorteo. Cada año, y sólo entre las 12.00 horas del 2 y las 12.00 del 23 de enero, se aceptan solicitudes por escrito de localidades, dos por persona. Las que llegan fuera de ese horario o por otros medios, como el correo electrónico o el fax, son automáticamente descartadas. Entre todas las peticiones y sin distinción, pese a las ofertas disparatadas de algunos melómanos adinerados, se realiza una lotería del que salen los afortunados ganadores, algunos de los cuales aprovechan la reventa para sacar beneficios. En cualquier caso, hay mucha gente dispuesta a pagar sumas elevadas por escuchar el Danubio Azul al comienzo del año. Lorin Maazel, durante un ensayo del concierto AP La Primera de Televisión Española retransmitirá el célebre concierto a partir de las 11.15 del sábado Berlín; la dirección de escena la llevará Claus Viller y el vestuario ha sido encargado a Christof Cremer. Otros tres escenarios, el Palacio Todesco, el Palacio Coburgo y el parque de atracciones de Los Mundos de Cristal también acogerán otros espectáculos. SUBASTA INTERNET: Para la edición de 2005, la Orquesta Filarmónica reservó dos de esas codiciadas entradas para una subasta con fines benéficos. A través del portal de internet E- bay se abrió una puja de diez días de duración que se cerró con la venta de las localidades a 7.300 euros. En el precio, sin embargo, estaban también incluidas dos noches de alojamiento en un céntrico hotel de cinco estrellas de la capital austriaca. El dinero fue destinado a la Organización Mundial de la Salud. Además, y si falla la lotería y no se dispone de fortuna, siempre es posible intentar obtener una localidad si se cuenta con buenos contactos entre los 142 miembros de la Filarmónica o en los círculos políticos austriacos.