Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 12 2004 45 Sociedad Dos de cada tres españoles aceptaría pagar más impuestos para la atención de los mayores Los homosexuales podrán contraer matrimonio en España antes del próximo verano El Gobierno acepta una de las sugerencias del Consejo de Estado sobre las adopciones por gays b El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar hoy, en su última reunión del año, el anteproyecto de ley que permitirá el matrimonio entre homosexuales JESÚS BASTANTE MADRID. El Consejo de Ministros aprobará hoy el anteproyecto de ley que modificará una serie de artículos del Código Civil para permitir el acceso de las parejas homosexuales al matrimonio en igualdad de condiciones con las uniones heterosexuales, lo que incluye el derecho a pensión de viudedad, herencias, sucesiones y, sobre todo, la adopción. La intención del Ejecutivo es que la nueva normativa sea enviada de inmediato al Congreso de los Diputados, de modo que pueda ser aprobada durante el primer semestre de 2005 y, por tanto, entre en vigor antes del verano. Según fuentes consultadas por ABC, aproximadamente hacia el mes de junio ya podrán contraer matrimonio El texto apenas introduce pequeñas modificaciones de tipo técnico con respecto al aprobado el pasado 1 de octubre, y que fue analizado por el Consejo de Estado, quien hace diez días emitió un dictamen- -no vinculante- -recomendando una regulación especial y diferenciada del matrimonio homosexual con respecto al tradicional. Ruiz- Gallardón anuncia que casará parejas El alcalde de Madrid, AlbertoRuiz Gallardón, aseguró ayer que casará a parejas del mismo sexo en el caso de que se apruebe esta ley, y destacó que el debate sobre este asunto se centra principalmente en un terreno semántico ya que no hay tantas diferencias ya entre los que dicen sí y los que dicen no Yo, como alcalde, aplicaré la legislación vigente añadió. Tras recordar que él mismo promovió la segunda Ley de Parejas de Hecho que se hizo en España, el regidor madrileño precisó que hay que aclarar si a las uniones entre gays o lesbianas debe llamárseles matrimonio o no En cuanto a la adopción, el propio ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, ya apuntó durante la presentación del primer anteproyecto que aunque en la reforma no se modifican expresamente instituciones como la patria potestad o la adopción, el mensaje es claro: en cuanto la ley entre en vigor, la adopción será un proceso al que puedan acceder los matrimonios homosexuales Dos homosexuales se registran como pareja de hecho en Sevilla yecto continúa incluyendo la denominación de matrimonio para las parejas homosexuales, así como mantiene la posibilidad de la adopción. La reforma legislativa afectará especialmente al artículo 44 del Código Civil, donde se incluirá la siguiente frase: La identidad de sexo de ambos contrayentes no impide la celebración del matrimonio ni sus efectos El resto de la reforma- -además del cambio en el DIAZ JAPON artículo 178.2.2- -consiste en un trueque de los términos hombre- mujer por el genérico cónyuge en otros trece artículos. Hasta el dictamen del Consejo de Estado, se consideraba la posible inconstitucionalidad del anteproyecto en los artículos 9.2, 14 y sobre todo 32 de la Carta Magna, que incidía en que el hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica Incoherencias de la normativa Puesto que se trata de un nuevo modelo de pareja, lo coherente es crear una regulación adecuada a ese nuevo modelo, que dé respuesta a sus propias necesidades, y no insertarlo en una regulación que, como apunta la exposición de motivos del anteproyecto responde a un modelo diferente señalaba el Consejo de Estado, que pese a reconocer la constitucionalidad del anteproyecto de ley, alertaba de posibles incoherencias en el caso de que no se modificasen algunos artículos del Código Civil, en concreto el 178.2.2. Dicho artículo establece los supuestos en los que un niño adoptado puede seguir manteniendo el vínculo jurídico con su familia biológica cuando uno de los progenitores haya sido legalmente determinado y el adoptante sea persona de distinto sexo al de dicho progenitor lo cual, en opinión del Alto Órgano, podría resultar discriminatorio para las uniones homosexuales. Según pudo saber este periódico, el Ministerio de Justicia incorporará esta recomendación del Consejo de Estado, así como otras relativas a la incidencia económica del proyecto. Sin embargo, la filosofía del nuevo antepro- MATRIMONIO Y HOMOSEXUALIDAD LUIS ZARRALUQUI Abogado El Gobierno ha proclamado entre sus prioridades la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. La polémica suscitada, le induce a pedir un dictamen- -no preceptivo- -al Consejo de Estado, máximo órgano consultivo. Recibido éste, con resultado insatisfactorio, se apresura a aclarar que no es vinculante y que va a hacer caso omiso. La democracia española, que permite repetir los proyectos rechazados o ignorar la evaporación de un voto por averías electrónicas, impide la valoración de este informe por los diputados, que han de votar disciplinadamente. El dictamen, espejo de modernidad, de la realidad del entorno inter- nacional y de la jurisprudencia europea, es favorable a no discriminar a las parejas homosexuales y a atribuir a estas uniones idénticas consecuencias que a las matrimoniales. Menos en la adopción, que no ha de ser prerrogativa de la pareja, sino derecho del niño. Que la Constitución (art. 32) sólo consagra el derecho al matrimonio heterosexual es evidente. Tanto de la sola utilización del hombre y la mujer como sujetos del derecho, como de la Jurisprudencia Constitucional, no puede deducirse otra cosa. Aunque ello no quiere decir que no quepan legalmente otras formas de pareja. El TEDH (asunto Frettée) ha justificado el diferente tratamiento de las uniones homosexuales. No se trata de suprimir inexistentes discriminaciones. La orientación sexual no es causa de exclusión. Los homosexuales se casan. Con personas de distinto sexo, pero se casan. Se pretende cambiar el matrimonio. El Consejo desaconseja modificar esta institución milenaria, nacida para construir un marco estable para la procreación. Concédanse- -dice- -los efectos del matrimonio a uniones formales distintas. No hablamos de los transexuales, sino de quienes ostentan inclinaciones de imposible constatación, de posible variación y de frecuente duplicidad. ¿Quedarían los bisexuales discriminados si les condenamos a elegir una de sus opciones? ¿Será ésta la llave para abrir la puerta a la poligamia? En todo caso, se mantendrá la discriminación. Habría un matrimonio- -de hombre y mujer- -reconocido constitucionalmente y otro del mismo sexo- -de segunda- -no incluido en ella. Pero si además, nadie quiere casarse... ¿No es preferible, como dice el dictamen, regular nacionalmente las parejas inscribibles- -hetero y homosexuales- -y solucionar el caos autonómico en la materia?