Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 30 12 2004 ABC Blair prepara el terreno para intentar su tercera victoria electoral en 2005 Si no obtiene una amplia mayoría, su ministro Gordon Brown podría disputarle el puesto inmediato, el primer ministro insiste en que pagará de su bolsillo sus vacaciones en Egipto, para salir así al paso de las acusaciones lanzadas por la oposición MARCELO JUSTO. SERVICIO ESPECIAL LONDRES. El año 2005 viene cargado de retos para el primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, que todavía tiene que convencer a los británicos de las buenas intenciones de sus actos y de que él mismo ha pagado de su bolsillo los gastos de su estancia en la localidad turística egipcia donde celebrará el año nuevo con su familia. El primer ministro tiene un año electoral por delante. Los analistas calculan que en abril Blair solicitará a la Reina que disuelva el Parlamento, paso previo a los comicios que deberán realizarse en las cinco semanas siguientes. El resultado de estas elecciones, sin embargo, no es un enigma que quite el sueño al primer ministro. Todo el mundo espera una tercera victoria consecutiva del laborismo. La pregunta del millón es qué tipo de mayoría parlamentaria obtendrá Blair. En el actual Parlamento, el nuevo laborismo cuenta con mayoría absoluta. Según Bob Worcester, director de la empresa de encuestas públicas Mori, si nada drástico ocurre en el camino, Blair podrá mantener una holgada mayoría de 100 diputados. Con ese resultado, los analistas consideran que el primer ministro podría completar su tercer mandato consecutivo, tras lo que decidiría- -al menos eso se insinúa- -retirarse de la política. Pero los analistas también coinciden en que si su mayoría cae por debajo de los 100 escaños, la pugna política quedará abierta e imprevisible. b En lo rá esperándole para pasarle factura política. No son éstos los únicos eventos que esperan al primer ministro en 2005. El primero de enero Gran Bretaña asume la presidencia del G- 8. En la reunión de ministros de Economía que mantendrá este club de las naciones más ricas del planeta, el Gobierno intentará que firmen una propuesta de eliminación de la deuda y duplicación de la ayuda a los países más pobres del Africa. En la segunda mitad del año, en la Presidencia semestral de la Unión Europea, los laboristas continuarán impulsando el mismo objetivo, vinculándolo con las negociaciones de Doha sobre comercio mundial. Por el momento, en lo inmediato, el primer ministro está intentando torear las acusaciones de la oposición sobre sus controvertidas vacaciones. Ayer, Downing Street se vio obligado a aclarar que Blair ha pagado de su bolsillo su estancia familiar en el Mar Rojo egipcio. En casos similares, la política oficial siempre ha sido rechazar- por motivos de seguridad -la confirmación de que el mandatario está de vacaciones, pero se ha decidido un cambio de rumbo a la vista de la polémica des- Tony Blair, junto a su domicilio en Downing Street atada después de que el pasado verano visitase con cargo al presupuesto público al primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, durante su descanso estival en el que se desplazó también a la villa que el cantante pop Cliff Richard tiene en el Caribe, Los ingleses que, puritanos como son, hacen apuestas para casi todo, jue- REUTERS gan por el momento sus fichas al número del primer ministro. Como explicó a ABC Steve Derkish de Ladbrokes, una de las más conocida agencias de apuestas británicas, por el momento Tony Blair es mucho más favorito a seguir como primer ministro que Gordon Brown a terminar el año en Downing Street RAMÓN PÉREZ- MAURA 2005, ¿ANNUS HORRIBILIS? E El factor iraquí Con una economía sólida, el factor que puede inclinar la balanza en una u otra dirección es Irak. Si las elecciones de enero transcurren con relativa calma y la seguridad interior iraquí mejora, por poco que mejore, Blair podría justificar e incluso intentar capitalizar la invasión. El primer ministro se esforzaría así por mostrar resultados prácticos en términos de pacificación y democratización para su más polémica medida desde que asumió por primera vez el poder en mayo de 1997. Pero si la situación no mejora en Irak y este país sigue sufriendo su trágica rutina, Blair correría el peligro de obtener sólo una frágil mayoría en la Cámara de los Comunes. Y en tal caso, el número dos del laborismo, el ministro de Economía, Gordon Brown, esta- n un tiempo en el que tantos demandan la adaptación de las monarquías a la sociedad sobre la que reinan hay una notable excepción: son mayoría los que se niegan a aceptar el matrimonio del Príncipe de Gales con su compañera de tantos años, Camilla Parker Bowles. Algunos creemos que las contradicciones en las que incurre la institución monárquica pueden acabar con su desaparición por méritos propios. Mas no es ésa la cuestión que se debate en este caso, sino la contraria. En el caso británico resulta más que probable que a lo largo de 2005 se dé paso al matrimonio del Príncipe de Gales y Camilla. En los próximos meses, tan pronto como termine la investigación sobre la muerte de Diana, Princesa de Gales, y el traficante de armas con el que entretenía su vida de divorciada, Carlos de Inglaterra puede dar el paso de casarse y regularizar su vida privada en la que él, más que nadie, se siente profundamente incómodo- -sus allegados lo testimonian sin reserva. Será el momento para que los enemigos de la institución que es la representación misma de su país- -no en vano llamado el Reino Unido- -denuncien de nuevo a los miembros de la Familia Real y conviertan 2005 en émulo de 1992, definido por la Reina Isabel II como el annus horribilis. Las denuncias al seguro matrimonio de Carlos de Inglaterra con Camilla Parker Bowles no vendrán de quienes creen que hay que preservar una intitución ortodoxa, sino de los republicanos que le denunciarán por casarse con la mujer con la que mantenía una relación ilegítima mientras estaba casado. Los mismos que piden una adaptación de la envarada Monarquía británica a la realidad social del país, pero que no admitirán esa igualación cuando se trate de un asunto que es moneda común entre los mismos que lo criticarán. El Principe de Gales es una de las personas regias europeas con más ideas propias, con más criterios y, probablemente, el más dispuesto a dar batallas por los intereses de los demás- -hasta la fecha, mucho más por otros que por sí mismo. Su matrimonio crearía un problema constitucional no abordado hasta la fecha: Camilla es católica. El matrimonio de una persona en la línea de sucesión con un católico no sólo le aparta del trono, sino que le convierte en legalmente muerta. En aplicación del Act of Settlement de 1700 otros con derecho a la sucesión están hoy legalemente muertos como es el caso de Ernesto de Hannover, que podría estarlo por tantas razones y sólo lo está por haberse casado con Carolina de Mónaco. No lo estaría de haberse casado con una musulmana. Quedará la cuestión del tratamiento de Camilla- -cuestión en absoluto menor. En la Historia hubo Príncipes de Gales que tuvieron sucesivas Princesas de Gales. En los tiempos que vivimos parece difícil que Camilla pueda asumir ese título. Búsquese otro con la misma dignidad de Alteza Real. Pero apárquese la hipocresía y reconózcase que cuando llegue la hora de la sucesión en el trono será la Reina consorte. Lo que no es aceptable es pedir a las Familias Reales que sean como nosotros y, cuando lo son, descalificarlas por serlo.