Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 12 2004 23 En Arabia Saudí, siete terroristas son abatidos tras cometer dos atentados con coches bomba en Riad Víktor Yúshenko espera su investidura en Ucrania mientras su rival, Yanukóvich recurre a la Justicia Raúl Flórez, de origen asturiano, se encontraba en un crucero por los mares de Tailandia junto a su familia, cuando el maremoto destrozó su hotel Sólo quería salir de allí para que mis hijos no vieran los muertos por las calles TEXTO LETICIA ÁLVAREZ Un hedor insoportable asciende desde los escombros en Banda Aceh EPA Llamamiento a la solidaridad Las organizaciones humanitarias piden colaboración ciudadana Mensajeros por la Paz ha habilitado un teléfono 900 222 223 y ha abierto una cuenta bancaria: SCH: 0049 0001 52 2410101010, para recoger donativos con destino a los afectados. Médicos sin Fronteras recoge sus donativos a través del teléfono 902 286 286 y de su página web: http: www. medicosdelmundo. org para aquellos que quieran colaborar y ha abierto dos cuentas bancarias: La Caixa: 2100 4466 99 0200020000 y BSCH: 0049 0001 59 2810010006 para el mismo fin. Cruz Roja recibe a través del teléfono 902 22 22 92 y de su página web: http: www. cruzroja. es, los donativos para su labor. Unicef también ha abierto un teléfono, 902 255 505, y cinco cuentas bancarias; BBVA: 0182 5906 81 0010033337 SCH: 0049 0001 59 2810100005 Banesto: 0030 1550 33 0000281271 Cajamadrid: 2038 1098 06 6000777776 La Caixa: 2100 5731 70 0200005001 para donaciones. Asimismo, María Moreno, presidenta de la fundación Ciudad de la Alegría señala que han abierto también una cuenta para recaudar fondos de ayuda humanitaria en: Cajamadrid: 2038 1849 86 6000329557 Inditex ha donado un millón de euros. que consta, al menos, de cuatro potabilizadoras y un grupo de expertos. Tenemos gran necesidad de agua para prevenir epidemias por contaminación. Necesitamos también cobijo, ropas y mantas, alimentos y medicinas. Hay mucho miedo a que se repita la catástrofe Junto con Fernando Solé y José Salvador- -expertos en telecomunicaciones- y Francesc Paniella- -logística- Rodríguez destaca a ABC que la población se ha volcado con la cooperación internacional. Hay muchos voluntarios colaborando en todas las labores. La gente agradece por la calle la ayuda. Hay gran actividad GIJÓN. Aún con la piel bronceada por el sol del Índico, Raúl Flórez Maturana, de 37 años, disfruta de sus últimos días de vacaciones, pero lejos de la paradisíaca isla tailandesa de Phuket. Ahora se encuentra en Ginebra, donde tiene su hogar y a toda su familia, después de que sus padres, un asturiano de Avilés, y una andaluza, emigraran al país helvético. Raúl es uno de los supervivientes del temible maremoto que anegó la costa del sureste asiático. Es increíble que nos hayamos salvado exclama. La programación del viaje fue su tabla de salvación. Después de cuatro días en Phuket, Raúl, su esposa y sus tres hijos- -Diego, de 9 años; Matilda, de siete, y Antonio, de tres- junto a sus suegros y su cuñado alquilaron un barco para realizar un crucero. Al día siguiente de zarpar, estábamos en alta mar cuando el capitán del barco dijo que no podíamos seguir con la excursión. Según dijo había problemas en la costa, un maremoto, y lo mejor era no mover el barco. La mar parecía tan calmada que era difícil hacerse una idea de la envergadura de la tragedia. No había olas, apenas se movía el barco. Me imagino que el seísmo nos pasó por debajo. Cuando no tienes ni idea de navegar y te dicen que hay un maremoto lo último que deseas es estar en medio del océano, pero al parecer, ahora lo he aprendido, es la mejor de las opciones La isla de Phi Phi, la misma en la que Leonardo di Caprio rodó la película La playa era una de las escalas del viaje. Si nuestro crucero comienza un día antes, las olas nos cogen en medio de Phi Phi. Íbamos a pasar todo el día, pero gracias a Dios no llegamos a ir porque estaba totalmente cubierta por el agua Cuando la furia de la mar se hubo calmado, la tripulación del Suamasa decidió regresar a tierra. No pudimos entrar por la bahía en la que estaba el hotel. Con lo puesto- -un bañador, unas chanclas y unas camisetas- -los ocho se pusieron en marcha para salir del país cuanto antes. En ese momento lo único que me preocupaba era largarme. No quería que mis hijos vieran muertos. Estaban por todas las calles. Si habíamos escapado del horror no servía de nada verlo Ayer nos atendía reflexionando sobre su suerte. El año pasado no pudimos ir porque a mí me operaron y ahora que teníamos todo cerrado nos encontramos con una de las mayores catástrofes naturales... A José Antonio y María Dolores, una pareja de murcianos se les heló la sangre. Su hija había estado en Phuket hasta el mismo sábado por la tarde. Llevaba allí unos días, porque llegó desde Inglaterra antes que nosotros. Afortunadamente, por la noche vino a Bangkok a recogernos. Cuando todo pasó ella ya estaba con nosotros, pero no le pilló por los pelos La ayuda no debe disminuir Lo que es importante- -subraya Rodríguez- -es que la comunidad internacional no se olvide de que hay una gran catástrofe aquí. Siempre pasa lo mismo, al principio la ayuda internacional se vuelca y pasadas tres o cuatro semanas el interés disminuye y empieza a flaquear. Es entonces cuando realmente hace falta. Los daños han sido brutales. La ayuda humanitaria no debe disminuir. Debe continuar Unicef también se ha puesto en marcha y realiza un llamamiento para una acción inmediata a gran escala para proporcionar agua potable a los afectados por el tsunami y avisa del peligro de epidemias: El agua estancada puede ser tan mortal como el agua en movimiento. Las inundaciones han contaminado los sistemas de abastecimiento dejando a la gente la única opción de utilizar el agua contaminada... Raúl Flórez y su familia durante sus vacaciones ABC