Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional MIÉRCOLES 29 12 2004 ABC Sharón le niega a Europa un papel político en el proceso de paz b Abbas pide en su primer mitin La organización de mujeres por los derechos humanos, Majson Watch recorre a diario los controles militares de Cisjordania para evitar abusos contra los palestinos. ABC ha estado con ellas electoral la unidad de todos los palestinos para poner fin a la abyecta ocupación de Cisjordania y Gaza J. CIERCO JERUSALÉN. Los dos, en sus respectivas salsas. Ariel Sharón, entre embajadores israelíes en Europa. Mahmud Abbas (Abu Mazen) entre dos mil simpatizantes en Jericó, la primera ciudad que gozó en 1994 de autonomía. Los dos, fieles a su estilo. El primer ministro israelí dejó claro para aquellos europeos dispuestos a organizar cumbres, conferencias de paz o citas a ciegas en la oscuridad, que la UE no pinta nada en este conflicto. Al menos, para Sharón: Europa no puede participar en el proceso de paz en Oriente Próximo porque sus posiciones no son equilibradas respecto de Israel Lo más que le permite, una contribución humanitaria para intentar mejorar la vida diaria de los palestinos o una presión para que la ANP declare la guerra total contra el terrorismo. El líder de la OLP, haciéndose eco de la voluntad popular, se apropió de nuevo ayer del legado de Yaser Arafat y llamó a la unidad de todos los palestinos para luchar contra la abyecta ocupación, las restricciones a nuestras libertades, el muro del apartheid la opresión, las matanzas... Los dos, conscientes de que tienen su propio público. Sharón denunció el creciente antisemitismo en Europa y dijo que hay demasiados llamamientos contra el derecho de nuestro pueblo a un estado. Debéis destacar, como yo hago siempre que les recibo en Jerusalén, ese derecho del pueblo judío a la Tierra de Israel cuando trabajáis en vuestros países de destino Abbas, decidido a llevar su mensaje electoral allá donde sea necesario con tal de frenar una amenaza nada desdeñable: la falta de legitimidad de su más que segura victoria en las presidenciales del 9 de enero. Una elevada abstención, que respondiera al boicot que abanderan los fundamentalistas de Hamás, pondría a la nueva dirección palestina encabezada por Abu Mazen en un callejón de difícil salida. Los dos pues, en su papel. Los dos, sin embargo, condenados a entenderse cuando pasen estas fechas electorales. Al menos, a reunirse, hablarse y demostrar a esa comunidad internacional demasiado confiada en la nueva oportunidad que se ha abierto en la región tras la muerte de Arafat que no se equivoca y que, una vez muerto el rais no serán ellos quienes desaprovechen la oportunidad de no aprovechar esa nueva oportunidad. Sombras judías en los checkpoints israelíes POR JUAN CIERCO, CORRESPONSAL Unos palestinos colocaban adornos en la víspera de Navidad junto a un control israelí en la carretera que une Jerusalén y Belén EPA BEIT IBA (NABLUS) ¡Peligro! Majsom Watch, colaboradoras del enemigo árabe! Un enorme cartel escrito a mano en hebreo, bien visible, también para los soldados israelíes que controlan el paso de palestinos en las cercanías del Nablus, adorna con muy mal gusto el checkpoint de Beit Iba. Los colonos judíos y las mujeres del grupo extremista Azul y Blanco (los colores de la bandera israelí) lo han colocado en lo más alto para que no pase inadvertido. Lo han logrado. Otras mujeres, unas 500 que forman parte de la organización de derechos humanos israelí Majsom Watch se han convertido desde hace meses en su objetivo nada disimulado. Estas mujeres, muchas de ellas bien entradas ya en años, con hijos y nietos, con una valentía, una decencia y un respeto al otro a prueba de golpes bajos, recorren en grupo, cámara de fotos, de vídeo, cuaderno de notas en mano los centenares de controles militares israelíes diseminados por los Territorios Ocupados para denunciar los abusos cometidos contra los civiles palestinos e intentar, en la medida de lo posible, que no se repitan. ABC las ha acompañado en varios de sus desplazamientos, siempre peligrosos, nunca tranquilos. Este es el resultado parcial de muchos kilómetros de carretera, de un trabajo digno de reconocimiento siempre realizado en equipo. De ahí que pidan el anonimato. Miércoles 3 de noviembre. Checkpoint de Beit Iba. Un niño palestino de 3 años es llevado por su padre a Nablus para ser atendido por un neurólogo. Tiene los papeles médicos en regla pero el comandante del puesto no los considera suficientes. Quiere comprobar que el médico de Nablus existe de verdad. Que no es un invento de un padre y de un niño de 3 años que tienen que esperar varias horas. Finalmente, gracias a la intervención de una de nuestras miembros, les dejan pasar to de Varsovia, dan la vuelta al mundo. El Ejército diseñó su respuesta en un informe a medida en el que se decía que el palestino actuó libremente, tocó porque quiso, no porque se lo dijeran los soldados. Cualquiera que haya estado diez minutos en un checkpoint sabe a la perfección que ningún palestino puede actuar allí nunca libremente Miércoles 17 de noviembre. Checkpoint de Huwwara. Dos soldados se dirigen a nuestra posición y nos gritan: ¡No son seres humanos. Son monos. Sólo entienden si les disparas y amenazas con matarles. Los judíos nunca nos hubiéramos comportado como lo hicieron ellos en el funeral de Arafat! Otros muchos casos, donde los abusos y las humillaciones diarios son tan palpables como los aquí recogidos, quedan en el tintero. Las denuncias repetidas de esta valiente organización de mujeres israelíes en defensa de los derechos humanos no son ignoradas por el propio Ejército. La semana pasada, el Tsahal anunció a bombo y platillo la puesta en marcha de un plan para humanizar los checkpoints en Cisjordania y Gaza. Se trata de evitar, en la medida de lo posible, fricciones y roces entre los palestinos y los militares israelíes, y de facilitar el paso de personas y mercancías. Son planes esperanzadores pero los hechos, por ahora, siguen demostrando lo contrario Las sombras judías en los checkpoints israelíes no dejan pasar una. Enferma del corazón Sábado 6 de noviembre. Checkpoint de Huwwara. Una ambulancia llega al puesto militar con una enferma de corazón, un médico y una enfermera en su interior. Su intención, llegar al hospital de Ramala. El vehículo y los pasajeros son registrados con minuciosidad durante hora y media. Todo el equipo médico de la ambulancia es sacado del vehículo, incluidas las jeringuillas esterilizadas, las máscaras de oxígeno, depositadas todas sobre una sábana en el suelo. El cuerpo de la paciente es palpado centímetro a centímetro por una mujer soldado israelí. Lo único que no se ha comprobado ha sido el aire de las ruedas. Pese a ello no se les permite el paso Martes 9 de noviembre. Checkpoint de Beit Iba. Wissam Tiyam, estudiante de violín palestino, es obligado a abrir su estuche, sacar su violín y ponerse a tocar durante dos minutos en el control militar. Una activista de Majsom Watch graba la escena en vídeo. Las imágenes, similares a las padecidas por muchos judíos en el gue-