Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional NUEVO ESCÁNDALO EN LA CÁMARA DE VITORIA MIÉRCOLES 29 12 2004 ABC Atutxa se aferra a un supuesto error del PSE para aprobar los presupuestos vascos Los socialistas acusan al presidente de la Cámara de pucherazo éxito a Juan María Atutxa que se repitira la votación al comprobar que una parlamentaria socialista no había votado por un fallo electrónico M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El presidente de la Cámara vasca, Juan María Atutxa, se sirvió de un fallo del sistema electrónico de votación o de un error de la parlamentaria socialista Irene Nogales a la hora de ejercer su voto para que fueran aprobados los presupuestos del Gobierno vasco de 2005, pese a que no era esa la voluntad de la mayoría parlamentaria. El PSE pidió que se repitiera la votación, solicitud que fue rechazada por Atutxa. Por ello, los socialistas le acusan de pucherazo A las críticas de trampa se sumó también el PP. Por sorpresa y dos días antes del debate del plan Ibarretxe, el Gobierno vasco consiguió ayer aprobar su proyecto de ley de Presupuestos. Las cuentas vascas recibieron 37 votos a favor y 36 en contra, cuando lo previsto era que se produjese un empate a 36. Esto fue posible a un error o, como argumenta el PSE, a un fallo electrónico en el momento en el que la parlamentaria socialista Irene Nogales procedía a ejercer su voto. Inmediatamente después de que se produjera este hecho, el portavoz del PSE, Rodolfo Ares, pidió la palabra desde su escaño para explicar que su compañera de partido no había podido ejercer su derecho al voto por un fallo del sistema electrónico, por lo que pidió a Atutxa que repitiera la votación. Toda la Cámara- -dijo Ares- -ha podido comprobar la intención de su voto y la imposibilidad de emitirlo Atutxa argumentó posteriormente que la parlamentaria socialista introdujo su tarjeta de identificación pasado el tiempo reglamentario para votar, pero fuentes del PSE estiman que lo que pudo ocurrir es que intentara votar un instante antes de que Atutxa activara el mecanismo y que en cuanto se dio cuenta de que el sistema no cumputaba su voto, intentó hacerlo de nuevo. Irene Novales aseguró que tenía activada su tarjeta de voto y que, en ningún momento, la manipuló. b Rodolfo Ares pidió sin Un sofisticado sistema de votación En un extracto informático de la actividad de los parlamentarios, facilitado por Atutxa, figura que Novales introdujo su tarjeta en el escaño a las 9: 28 horas, dos minutos antes de que comenzara el pleno, pero que la desactivó a las 10: 24. La parlamentaria volvió a activar su presencia a las 12: 42, la hora en la que dio comienzo la votación, pero como se necesitan unos segundos para que vuelva a ser operativo el escaño, se pasaron los veintidós segundos dispuestos para las votaciones. Novales aseguró que introdujo desde el principio su tarjeta en el sistema de votación y la luz se encendió. Según el relato de la parlamentaria, cuando fui a votar, no pude hacerlo, y no me dejaron hacerlo, pese a que levanté la mano repetidamente para advertir que no podía votar El plan Ibarretxe se debatirá mañana, jueves, en el Parlamento vasco sin que los partidos que sustentan el Gobierno de Juan José Ibarretxe cuenten con mayoría suficiente para sacarlo adelante. Al igual que en la sesión de ayer, PNV, EA e IU estarán a expensas de que ocurra algún imprevisto o de que Batasuna cambie su voluntad inicial de no apoyarlo. Hacen falta 38 votos para que el plan Ibarretxe sea aprobado en el Parlamento vasco y el tripartito sólo cuenta con 36. La abstención de Batasuna no será suficiente. yoría suficiente para aprobar unos Presupuestos sin necesidad de estratagemas de última hora fue en 2000, cuando PNV y EA contaron con los votos de Batasuna, partido con el que habían firmado un pacto de legislatura, que se rompió al finalizar la última tregua de ETA. Aquellos presupuestos aprobados con los votos de Batasuna se prorrogaron dos ejercicios y los de 2003 estaba previsto que se prorrogaran otros dos, de no haber ocurrido el pucherazo de Atutxa. Sin contar ese voto de la parlamentaria socialista Irene Nogales, PNV, EA e IU se beneficiaron también de un acuerdo al que llegaron con la única parlamentaria de Unidad Alavesa, Enriqueta de Benito, que resultó, debido al error técnico determinante. Benito decidió apoyar el Presupuesto del Gobierno vasco a cambio de partidas para infraestructuras para Álava, muchas de las cuales, según el PP, no son competencia del Ejecutivo autónomo, sino del gabinete socialista, del Ayuntamiento, gobernado por el PP, y de la Diputación, en manos del PP. Aunque no afecte al resultado de la votación, se da la circusntancia de que de los 75 escaños del Parlamento vasco sólo cuentan 74, tras la huida y suspensión cautelar de la condición de parlamentario del etarra José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera Los parlamentarios de PNV ríen al conocer el resultado de la votación IGNACIO PEREZ La socialista Irene Novales asegura que tenía activada su tarjeta de voto y que en ningún momento la manipuló Un informe jurídico de la Cámara vasca permite repetir la votación si el resultado difiere de la voluntad del parlamentario La actitud de Atutxa fue calificada por el socialista Ares de pucherazo electrónico y anunció que su partido agotará todos los recursos legales para impedir esta trampa, este robo, este mecanismo para evitar que una compañera del grupo socialista ejerciera su voto, siga adelante impunemente El portavoz del PSE calificó de inaudito, intolerable y un auténtico escándalo lo ocurrido y consideró que este pucherazo se ha ejercido con plena consciencia y alevosía por parte de Juan María Atutxa, quien, según dijo, ha perdido una vez más toda la oportunidad de ejercer de presidente y no sim- plemente de miembro del PNV al servicio del Gobierno El portavoz del grupo popular, Leopoldo Barreda, consideró por su parte que el presidente de la Cámara vasca había tenido una vez más un comportamiento arbitrario y había puesto de nuevo el reglamento y el acontecer casual al servicio del Gobierno de Ibarretxe. Atutxa juega siempre a la trampa dijo. Las maniobras de Atutxa Este mismo mes ocurrió un incidente similar en las Juntas Generales de Vizcaya, cuando el voto de la presidenta, Ana Madariaga, del PNV, no quedó reflejado en el sistema y la votación se repitió, a pesar de que ese voto no era determinante, como lo fue ayer el de la parlamentaria socialista. Ayer, PP y PSE reaccionaron con contundencia contra el presidente del Parlamento vasco, sobre todo después de que el último Presupuesto vasco aprobado lo fuera también gracias a maniobras de Atutxa, según las denuncias de populares y socialistas. En aquella ocasión, en diciembre de 2002, se adelantó la hora prevista de la votación, al darse cuenta el grupo del PNV que no había llegado a la Cámara el diputado del PP Jaime Mayor Oreja. Se da la circunstancia de que la última vez que el Gobierno vasco tuvo ma- Informe de los servicios jurídicos En todo caso, el portavoz del Grupo parlamentario popular, Leopoldo Barreda, explicó a ABC que existe un informe de los servicios jurídicos de la Cámara vasca en el que se estipula que si el resultado de la votación mecánica difiere de la voluntad de los parlamentarios, debe procederse a repetir la votación. Este hecho no fue tenido en cuenta por Atutxa, que rechazó en todo momento repetir la votación. Pese a ello, dijo que se iba con la conciencia tranquila