Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Espectáculos MARTES 28 12 2004 ABC Donovan regresa a los sesenta y visita el Beat Café en su nuevo álbum La música refleja la frivolidad y la apatía de la sociedad en la que nace trovadores predilectos del público en los primeros años sesenta. Estuvo en la India con los Beatles. Vio otros mundos, pero que están en éste MANUEL DE LA FUENTE MADRID. En los años 60 los músicos sí se andaban por las ramas, como pajarillos de Dios (y de otras cosas más espiritosas) Los Beatles trinaban como gorriones. Los Stones, como cuervos o tal vez como grajos, y Dylan, ¡ay Dylan! como una lechuza insomne. Mientras, el escocés Donovan, con su gorrita y su guitarrica, era como un jilguerillo, viviendo en su particular mundo de Colours Blue is the colour of the sky, in the mornin when we rise, in the mornin, when we rise ¡qué bonito! Empezó como un cantautor que le debía casi todo a Woody Guthrie y al propio Dylan, un tipo de dulce, y acabó, sin embargo, ácido, lisérgico y afilado. Tanto que acompañó a los Beatles en su legendaria visita al maharisi, allá en la India. Y aunque no lo crean volvió. Más o menos sano y más o menos salvo. Siguió editando discos regularmente hasta los años ochenta, una década en la que se bajó del carro del pop, al que de nuevo se ha encaramado para dirigirse al Beat Café que ése es el título de su nuevo y sugerente álbum. Si se le pregunta por aquella década de los 60, más o menos prodigiosa, el bardo escocés remite a un libro que publicaré en 2005 coincidiendo con mis cuarenta años en el mundo de la canción Espere hasta entonces- -recalca el artista- -y en sus 300 páginas encontrará todas las respuestas que desee sobre los 60 Tipo a priori algo disperso, de una sabiduría un tanto iluminada, el escocés explica que las flores en el pelo de una de sus nuevas canciones no se refiere a los hippies, sino a la Venus de Botticelli, al tiempo que se autodefine como un gitano de sentimiento, de corazón, un nómada, un seguidor del Dharma del rock céltico b Fue uno de los Tamara Rojo EFE La crítica británica se rinde ante la bailarina española Tamara Rojo b La artista madrileña bailará los- días 30 y 31 junto a otras estrellas internacionales en la Scala de Milán, y ofrecerá en febrero unas clases magistrales en Madrid ABC LONDRES. La bailarina española Tamara Rojo, una de las principales figuras del Royal Ballet, ha cosechado un nuevo triunfo en el Covent Garden con su doble encarnación de Odette Odile en el ballet El lago de los cisnes que se ha repuesto en la versión creada por Anthony Dowell en 1997. Tamara Rojo- -escribía ayer Debra Craine en The Times -es una bailarina de fuerza y destreza enormes, e hizo brillante uso de ambas cualidades en la famosa escena de la seducción del tercer acto La crítica británica continuaba elogiando a la bailarina española: En el papel de la maléfica Odile, Rojo regaló a Siegfried con una olímpica exhibición de técnica de ballet- -equilibrios extraordinarios, giros sorprendentes- -desafiando a cualquiera a superarla en la danza Craine confiesa que al principio tenía sus dudas sobre la adecuación dramática de Tamara al papel, pero, conforme el ballet progresa, Rojo iba desarrollando el drama, y en el cuarto acto ya había despejado todas mis dudas Tamara Rojo, que en febrero ofrecerá en el Teatro de Madrid unas clases magistrales dirigidas por Ricardo Cué, bailó el Lago junto al cubano Carlos Acosta, de quien dice la crítica que logró ponerse a la altura de las exigencias dramáticas del último acto, arrastrado por la convicción de (Tamara) Rojo La española bailará los días 30 y 31 en la primera gala de ballet de la renovada Scala de Milán junto a otras estrellas internacionales. Donovan, en el Vesuvio de San Francisco, templo de la Generación Beat bertad. Aunque las puertas continúan abiertas para aquellos que deseen atravesarlas, hoy en día no existe ninguna necesidad de que los jóvenes escriban sobre el descubrimiento de la libertad de elección, eso ya lo hicimos nosotros, y ahora les toca a ustedes disfrutarlo. No creo que las canciones de hoy carezcan de significado y si hoy la música parece fofa y falta de contenido y de compromiso, será porque la música actual refleja la apatía y la frivolidad de la sociedad de consumo Respiren. ¿Ya? Pues sigamos. Admirador de Herman Hesse (varias de sus obras son minibiblias del hippismo, Sidharta Demian Donovan fue también el autor de la música de una película bellísima, Hermano sol, hermana luna la humanísima visión sobre San Francisco que dirigió Franco Zeffirelli. Para Donovan, tanto el escritor como el santo fueron deliciosos dibujos de deliciosa luz y energía. Fueron dos personas que irradiaban luz y bondad Y cuando se le da a elegir entre lobo estepario (el de Hes- ABC Sobredosis de espiritualidad Hoy en día ya no es frecuente que los músicos se vayan a Oriente y se zampen unas cuantas sobredosis de espiritualidad. Por eso, si se le inquiere sobre que los músicos actuales parecen menos preocupados por esas zarandajas del alma, de la psicodelia, y de los otros mundos aunque estén en esté, Donovan se pone definitivamente profundo. Escuchen: Los pioneros y buscadores de los sesenta son únicos en eso. Se enfrentaron a una violenta oposición por parte de algunos sectores de la sociedad y lo hicieron abriendo las puertas de la percepción. El orden establecido, el establishment, intentó silenciar las canciones de esa búsqueda e intentaron acallar nuestras voces de li- se) o santidad (la de Francisco) únicamente responde: ¿Quién es un santo, qué es ser un santo? Poco más o menos como cuando se le comenta si sigue siendo un hippie. Soy la Bohème dice. Y uno se queda sin saber se refiere a la Bohemia o a la ópera de Puccini. Por supuesto, antes de concluir no podía dejar de invitarnos a dar un garbeo por el Tíbet, a partir del título de una de las canciones del disco: Shambala Shambala es el Otro Mundo Tibetano, una tierra situada en un lugar remoto entre las montañas, un lugar donde las Fuerzas de la Oscuridad no existen. La canción es un homenaje a nuestro querido amigo George Harrison, al que el cuerpo ya le abandonó Ni diablo ni ángel, la música refleja el viaje humano a través de las experiencias de la luz y de la oscuridad y, cómo se regresa de ellas Bueno, pues ya han visto cómo ha regresado Donovan. Cargado de palabras y de buena música. Y su despedida no deja dudas: Love Floats! Vamos que el Amor está en el aire. Y como humo se va.