Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 12 2004 43 Monseñor Sebastián denuncia el negocio de la investigación con células embrionarias Contratos Ramón y Cajal Primera convocatoria año 2001 Áreas científico- técnicas Física y Ciencias del Espacio Ciencias de la Tierra Ciencia y Tecnología de Materiales Química Tecnología Química Biología Vegetal y Animal. Ecología Agricultura Ganadería y Pesca Ciencia y Tecnología de Alimentos Biología Molecular, Celular y Genética Fisiología y Farmacología Medicina Ingeniería Mecánica, Naval y Aeronáutica Ingeniería Eléctrica, Electrónica y Automática Ingeniería Civil y Arquitectura Matemáticas Ciencias de la Computación y Tecn. Informática Tecnología Electrónica y de las Comunicaciones Economía Derecho Ciencias Sociales Psicología y Ciencias de la Educación Filología y Filosofía Historia y Arte FABIÁN SIMÓN (Porcentajes) 9,9 79 5,5 44 5,1 41 9,5 76 2,5 20 7,1 57 5,3 42 3,5 28 3,9 31 18,3 146 5,1 41 6,3 50 1,0 8 1,5 12 0,9 7 2,5 20 1,4 11 2,1 17 2,0 16 0,5 4 0,6 5 0,9 7 2,4 19 2,4 19 Número de contratos Fuente: Ministerio de Ciencia y Tecnología de tres años de reclamaciones por parte de ese colectivo. El programa Ramón y Cajal está ahora mejor que nunca porque jamás tuvo una previsión a partir del quinto año de contrato y ahora la tiene. Nunca hubo una promesa firme y clara por parte de nadie. En este momento se están diciendo cosas concretas Barberá matiza que cuando el anterior Gobierno creó el programa Ramón y Cajal lo hizo con la intención de incorporar investigadores de forma estable, pero lo que quedó finalmente fueron los contratos de cinco años. Por eso, el programa que presenta ahora el Ministerio de Educación es una respuesta a esa necesidad que además está en la línea de aumentar el número de científicos. das se acercará mucho al de los ramones y cajales aunque la convocatoria no será exclusiva para ellos. Será un perfil en el que los científicos de cuarto año de contrato Ramón y Cajal deben sentirse cómodos, pero al programa podrán acceder otros científicos que están a la espera de consolidar sus puestos señala Barberá. Este responsable del Ministerio de Educación subraya que este programa de ayudas ha sido presentado a la única asocia- ción de investigadores Ramón y Cajal que conocemos, a los vicerrectores de investigación y al Consejo de Coordinación Universitaria celebrado en Valencia Todas estas presentaciones preceden a las negociaciones que se iniciarán en enero con las Autonomías y las instituciones que producen ciencia en España. Según Salvador Barberá, no vamos a dar una solución uniforme porque es imposible, y además indeseable, por la distinta realidad existente en las distintas Comunidades y universidades en materia de contratación. Pero la filosofía de esta primera medida es aprovechar la riqueza de una gran cantidad de investigadores a los que les queda todavía un año y medio de contrato Ramón y Cajal para crear puestos estables que ellos y otros investigadores puedan ocupar. No se trata de un programa de contratos laborales ni vamos a prolongar agonías insiste Barberá. Trescientas ayudas La idea del MEC es publicar de forma inmediata una convocatoria con al menos 300 ayudas para el próximo año, con la idea de convocar otras tantas en los próximos dos años. Con esta primera convocatoria, los organismos de investigación que contraten a una persona con un claro perfil de investigador, perfil que deberá decidir una comisión nacional creada al efecto, recibirán del ministerio el equivalente a tres años del salario. Si hacemos una suma, eso significa que vamos a estar pagando salarios a novecientos investigadores durante un buen periodo de tiempo señala Barberá. El secretario general de política científica añade que el perfil del investigador que podrá beneficiarse de esas ayu- Los jóvenes científicos que trabajan en el extranjero piden condiciones decentes para volver a España ABC MADRID. Los jóvenes españoles que realizan sus estudios postdoctorales en el extranjero para enriquecer su formación técnica y científica se enfrentan a un periodo medio de cuatro o cinco años antes de poder regresar a nuestro país, y no sin antes superar muchas dificultades derivadas fundamentalmente de la escasez de puestos de investigador y los bajos sueldos que se pagan en España. Así lo manifestaron ayer en Madrid Charo Robles y Enrique Samper, dos de estos españoles que trabajan actualmente en Estados Unidos, concretamente en el Departamento de Neurobiología de la Facultad de Medicina de Harvard, en Boston, y en el Instituto Buck para la Investigación en Edad Avanzada, de San Francisco, respectivamente. Junto con una treintena de jóvenes en su misma situación, ambos participaron en las XII Jornadas de Avances en Biología Molecular por Jóvenes Investigadores en el Extranjero organizadas por el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) que depende del CSIC. Un sueldo rebajado a la mitad Samper precisó, según informa Europa press, que el objetivo de la mayoría de los jóvenes investigadores es regresar a España, pero no de cualquier manera, sino con unas condiciones de- centes Se decidieron a salir fuera no porque sea estrictamente necesario para hacer ciencia de alto nivel, sino porque viene bien para conocer a otra gente y otras formas de trabajar Robles añadió que las gestiones para encontrar un equipo para investigar en España se las tienen que trabajar ellos directamente. Tú quieres volver, porque es tu país y quieres enriquecer la ciencia, pero te enfrentas a muchas dificultades, entre ellas la reducción de tu sueldo en un 50 afirmó. También coincidieron en lo positivo que es irse a laboratorios punteros (en el extranjero) para desarrollar una experiencia que no existe en España e introducir aquí esas nuevas líneas de investigación señaló Samper. De hecho, ambos trabajan en Estados Unidos en proyectos de investigación diferentes a los desarrollados en sus tesis doctorales, en respuesta a esta vocación innovadora.