Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional DEVASTADOR MAREMOTO EN EL SUR DE ASIA MARTES 28 12 2004 ABC La idílica playa de Phi Phi quedó arrasada tras el paso del maremoto y muchos de sus bungalows y naves de recreo, destrozadas AFP El matrimonio formado por María Antonia Puigrós y Toni Martín así como la joven modelo de 22 años, Araceli Antolín, sobrevivieron el pasado domingo al maremoto gracias a que por razones fortuitas no estuvieron en las playas arrasadas por las grandes olas Final de pesadilla para una luna de miel TEXTO: ABC PUKHET (TAILANDIA) Los españoles Toni Martín y María Antonia Puigrós salvaron la vida al decidir subir a la montaña de la isla de Phi Phi, una de las zonas del sur de Tailandia devastadas por los maremotos, según informa Efe. Toni, de 35 años, y su esposa María Antonia, de 31 años, fueron rescatados ayer por una patrullera de la marina tailandesa, después de pasar 14 horas entre la densa vegetación que tapiza la montaña en compañía de otra docena de personas de diversas nacionalidades. Tengo pánico, no dejo de pensar en la posibilidad de que se repita confesó María Antonia, mallorquina y profesora de la Escuela Universitaria Alberta Giménez, en Palma de Mallorca. La joven pareja pasaba en la idílica isla de Phi Phi, uno de los puntos turísticos más visitados de la provincia de Phuket, los últimos días de la luna de miel que iniciaran el pasado 11 de diciembre tras contraer matrimonio. Toni, nacido Valencia aunque mallorquín de adopción, relató que desde su bungalow vieron venir la primera ola, la mayor de las tres que se produjeron, cuando con las maletas hechas, se preparaban para abandonar la isla. Ocurrió hacia las 11.15, más de tres horas después del terremoto que se sintió en la isla explicó Toni, psicólogo y cooperante de una organización no gubernamental de ayuda humanitaria con proyectos en Nicaragua. La pareja cree en parte que su fortu- María Antonia Puigrós y su marido, Toni Martín, ayer tras ser rescatados na se debió al hecho de que la agencia de viaje los albergó en una cabaña situada a unas decenas de metros de la playa, y no en primera línea como habían solicitado en su reserva hotelera. Toni, con los ojos húmedos por las lágrimas causadas por la emoción, recuerda el clima de excepcional solidaridad que reinó en todo momento entre los integrantes del grupo que en principio se refugió en la azotea del edificio principal del complejo de cabañas. En la azotea había varios con heri- EFE das graves, que no me explico como pudieron subir o subirlos, pues para bajarlos tuvimos que improvisar camillas con retales de ropa señaló. Después de pasar cerca de cuatro horas en la azotea el grupo formado por los dos mallorquines, una decena de suecos que llevaban un herido al que inyectaban morfina para aplacar el dolor causado por las graves heridas que sufría, así como un matrimonio estadounidense y unos seis birmanos que trabajaban en la isla, decidieron subir a la montaña y abandonar la azotea an- tes de que se desplomara. La noche transcurrió en vela, en medio de los gritos de auxilio que llegaban desde diversos puntos de la isla, bajo el constante acoso de los mosquitos y la amenaza de las serpientes venenosas, que a más de uno mordieron durante esas horas. María Antonia y Toni fueron sacados de la isla hacía las siete de la mañana de ayer junto a otros sesenta extranjeros, algunos de ellos con heridas de consideración. La isla de Phi Phi, frente a las costas de Phuket y escenario de la película La Playa (The Beach) interpretada por Leonardo Di Caprio, se ha convertido en la tumba de cerca de 300 personas. Otra española, la joven modelo Araceli Antolín, logró sobrevivir al maremoto gracias a que el domingo decidió hacer una excursión por la selva de Phuket, según relató en un correo electrónico enviado a su familia. Si nos hubiéramos quedado en la playa como el resto de los otros días no podría contarlo afirmó esta joven de 22 años. La ola que alcanzó nuestro hotel era aproximadamente de unos diez metros, pero por suerte estábamos con los elefantes en la jungla afirmó Araceli en su nota. No os podéis imaginar la suerte que hemos tenido. Nunca en mi vida pensé que iba a ver nada como eso. Nuestro hotel está completamente destrozado, en realidad es que no existe, ni el nuestro ni el de nadie añadió la joven.