Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 12 2004 Nacional OLA DE FRÍO EN LA PENÍNSULA 17 Cientos de personas se vieron obligadas a pasar la noche en los polideportivos de la capital, de Briviesca y Lerma, donde la colaboración de los vecinos ayudó a superar una situación desesperada por la falta de alimentos y de personal especializado Parecía Sarajevo TEXTO: M. G. FOTO: F. VILLAFRANCA JORDI ROMEU Llega un nuevo frente frío, menos activo MADRID. La entrada de un nuevo frente frío, menos activo que el que hemos padecido, mantendrá hoy las precipitaciones en el norte peninsular y Baleares, que podrán extenderse a puntos de la mitad sur, con cotas de nieve que irán subiendo lentamente, según informa el Instituto Nacional de Meteorología. Las temperaturas seguirán siendo bajas en general, con heladas nocturnas en el interior de la Península, y los vientos soplarán fuertes en los litorales cantábrico y mediterráneo, con rachas muy fuertes en puntos de Cataluña y Baleares. En los próximos días, la borrasca tiende a alejarse por el Mediterráneo, mientras el anticiclón atlántico avanza desde el oeste peninsular, afectando las altas presiones, gradualmente, a toda la Península y archipiélagos. Continuarán las precipitaciones en el tercio norte peninsular y Balares, subiendo lentamente la cota de nieve y disminuyendo poco a poco la probabilidad de que las nubes descarguen. Las temperaturas iniciarán un ascenso por el oeste de la Península, persistiendo las heladas nocturnas en zonas del interior. Los vientos continuarán moderados a fuertes en el Cantábrico Oriental, litoral mediterráneo, Baleares, el Estrecho y Canarias. BURGOS. Tras horas atrapados en las carreteras, cientos de conductores consiguieron llegar hasta la capital burgalesa, donde creían encontrar la luz al final del túnel. No podían llegar a sus lugares de destino, pero pasarían la noche en polideportivos y otros centros dispuestos por las autoridades. A muchos, como a Juan, el ánimo se les cayó a los pies cuando se acercaron al polideportivo del Plantío, donde no había mantas ni comida: Aquello parecía Sarajevo dice. Él mismo hacía gala de su juventud para pasar el mal trago como una aventura pero explicaba cómo en el mismo lugar había una joven embarazada y muchas familias con niños pequeños Para atender a Juan y a los cientos de personas que iban llegando en un goteo continuo hasta el Plantío había un par de trabajadores de instalaciones deportivas y algún voluntario que se vieron desbordados por una situación que, a medianoche, calificaban como desesperada A través de las emisoras de radio lanzaron un llamamiento a la población, y varios vecinos respondieron a la llamada. Entre ellos, los hijos de Florencio, que se desplazaron hasta allí con las cajas de leche que había en casa, yogures, algo de fruta y una barra de pan que sobró de la comida Cientos de viajeros se vieron también atrapados en las estaciones de autobuses Al Plantío acudieron vecinos para llevar cajas de leche, yogures, frutas y pan que tenían en sus casas Las familias que viajaban con niños fueron hospedadas por particulares en Briviesca el polideportivo no sólo de colchones, colchonetas y tatamis para que pudiera dormir la gente, sino también de servicios médicos. Fueron éstos quienes atendieron a tres jóvenes con discapacidad intelectual que, desorientados y con dificultad para asimilar la aventura que estaban viviendo, tuvieron que pasar la noche en Briviesca. Allí les llevó el servicio de emergencias sanitarias, que les rescató de la furgoneta en la que llevaban horas atrapados en la nieve junto a dos monitores que tuvieron que continuar en la carretera. Nadie de Protección Civil Con la colaboración popular se fueron pasando las horas hasta las dos de la madrugada, cuando el Ejército llevó al polideportivo mantas y 240 raciones de cena y desayuno, una cantidad que, según explicó Fernando Carcedo, se acabó enseguida y seguía llegando gente Por lo menos, con ello la gente pudo tomar algo caliente, pero sin más servicios Este voluntario criticó especialmente el hecho de que durante toda la noche no hubiera nadie de Protección Civil, ni un médico, para las más de doscientas personas, entre las que se encontraba una embarazada, una señora con oxígeno y muchos niños Más suerte tuvieron quienes fueron a dar con sus huesos a los polideportivos de Lerma o Briviesca, donde, aparte de los espacios municipales, se contó con la hospitalidad de muchos vecinos. El Ayuntamiento de Briviesca dispone, incluso, de un listado de números de teléfono a quienes llamar en caso de emergencias de este tipo. Según cuenta su concejal de Policía Local, Ignacio Santos, esos vecinos están acostumbrados y preparados Sin ir más lejos, tuvieron que hacer frente al último temporal de nieve sufrido en Burgos en febrero de este mismo año. Esa previsión les hizo disponer en Acogidos en casas particulares Más de cien personas pasaron la noche en el polideportivo de Briviesca, y casi otras tantas, todas las familias que viajaban con niños fueron acogidas en domicilios particulares. Lo mismo ocurrió en Lerma, donde, además, la concejala responsable de emergencias, Yolanda Carazo, agradeció la colaboración de los bares que han preparado bocadillos incluso de tortilla recién hecha para las personas atrapadas por la nieve que llegaban hasta el colegio lermeño con- vertido en albergue, ya que en el polideportivo previsto hacía más frío En unos lugares y otros las conversaciones eran similares. Historias de horas atrapados en las carreteras, falta de información y atención, además de la impotencia de escuchar por la radio que sólo hay paradas intermitentes, y llevar varias horas para avanzar apenas unos kilómetros Es el caso de Rubén y Susana, que se vieron atascados en la autopista AP- 1 entre Briviesca y Burgos, a la altura de Quintanavides. Después de ir por la nacional nos avisaron de lo mal que estaba la cosa, retrocedimos y cogimos la autopista para terminar atrapados en esta trampa durante horas En el mismo caso se encontraron Manuel y su hermano, quienes viajaban de Santander a Madrid y mataron el hambre con unos bollos preñados, de esos con chorizo, que se había empeñado mi madre en meternos en la bolsa Y fueron varios quienes se vieron atrapados en la nieve con niños y hasta mascotas. Como Pablo, que viajaba con su familia, dos niñas pequeñas que afortunadamente se han quedado dormidas y dos perros que, aunque hemos parado, no se atrevían a bajar del maletero por la nieve También en la A- 1 entre Lerma y Burgos se vivieron situaciones similares y el temporal despertó, en algunos casos, el espíritu navideño y solidario de los conductores. Como Isidro, que viajaba solo en su vehículo y recogió a una familia de asturianos a quienes el coche los dejó tirados en la cuneta, sin batería Era un matrimonio que regresaba a Madrid con la abuela para quien, tras llegar a la capital burgalesa, salieron a buscar medicinas en una farmacia de guardia por las calles nevadas.