Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad LUNES 27 12 2004 ABC La credibilidad moral cristiana está muy tocada El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, reconoció ayer que la capacidad de convocatoria y la misma credibilidad moral de la comunidad cristiana están muy tocadas Durante su homilía en la catedral del Buen Pastor de San Sebastián con motivo de la ordenación de cuatro nuevos sacerdotes, el prelado donostiarra apostó por una Iglesia más comprensiva y más alternativa en el modo de vida que practica y propone La comunidad cristiana está viviendo una fase muy delicada de su historia concedió Uriarte, quien señaló cómo se perciben con frecuencia signos de tensiones y fracturas, de temores y mediocridades, de intolerancias y desorientaciones El obispo de San Sebastián mostró su deseo por alcanzar una Iglesia mas evangélica, más compasiva con las heridas de la gente, más comprensiva ante sus problemas, más alternativa en el modo de vida que practica y propone, más arraigada en Jesucristo y más inmune a la fiebre de producir y consumir Pese a reconocer que no son tiempos de optimismo para la Iglesia Uriarte alentó a los fieles a ser creyentes en una sociedad en buena parte indiferente a la fe, demasiado acostumbrada a oír el evangelio sin escucharlo pal, Antonio María Rouco, condenó ayer la permanente tentación de la deformación del sentido auténtico de la familia. Durante su homilía en la catedral de La Almudena, el purpurado lamentó que se pretenda designar con el nombre de matrimonio lo que por naturaleza no lo es ni puede serlo nunca: la unión homosexual; y lo que es peor, tratando de regular esa unión jurídicamente como si lo fuese, hasta incluir en ella la facultad de la adopción de los hijos Nunca en la historia de la humanidad se había llegado a una propuesta social y cultural semejante sobre una institución tan básica para la supervivencia del hombre y para el recto orden de las sociedades y de los pueblos como son el matrimonio y la familia subrayó el cardenal, quien, frente a una situación en la que se juega el futuro de la sociedad como ámbito de las relaciones humanas reclamó a las familias cristianas que sean capaces de ofrecer su testimonio a la sociedad, a pesar de la falta de apoyos- -por no decir las flagrantes discriminaciones- -que sufren hoy las familias, y de forma dolorosamente desconsiderada las familias numerosas, en Europa y en España, por parte de la sociedad y del Estado que en su opinión resultan clamorosas cuando no escandalosas, con consecuencias para el futuro de todos de una gravedad que se acrecienta día a día Juan Pablo II también se refirió ayer a la importancia de defender el matrimonio entre hombre y mujer EPA La Iglesia pide oponerse de forma clara e incisiva a las uniones homosexuales Rouco critica con dureza a quienes tratan de equipararlas al matrimonio b Los obispos españoles advierten de que cuando la sexualidad se reduce a un mero dato biológico, se corre el riesgo de cosificarla y despersonalizarla JESÚS BASTANTE MADRID. El matrimonio es una institución esencialmente heterosexual, es decir, que no puede ser contraído más que por personas de diverso sexo: una mujer y un varón. El matrimonio es siempre y sólo la unión conyugal de un hombre y una mujer constata la Conferencia Episcopal española en su mensaje con motivo de la Jornada en Defensa de la Familia y la Vida, que ayer se celebró con un alcance especial, puesto que se inserta dentro de la campaña informativa lanzada por la Iglesia a favor del matrimonio. Desde Roma, Juan Pablo II hacía también un llamamiento a los políticos y a los hombres de cultura para que defiendan a la familia, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer. Tras recordar que la diferencia sexual, que no implica desigualdad, está profundamente inscrita en el ser de cada uno los obispos españoles advierten de que cuando la sexualidad se reduce a un mero dato biológico, se corre el riesgo de cosificarla y despersonalizarla Después de criticar el abuso en la utilización de términos como orientación sexual el mensaje episcopal señala que sólo las relaciones heterosexuales están capacitadas para la concepción de una nueva vida. La convocatoria a la existencia de un nuevo ser humano- -dice la nota- -sólo se hace de modo digno dentro del matrimonio y como expresión del amor conyugal. Es algo que no se puede olvidar sin grave daño para la persona, para la familia y para la misma sociedad, pues lo contrario supone relativizar el inestimable servicio que el matrimonio presta a la sociedad al engendrar y educar a los hijos Relativizar el matrimonio Si el matrimonio y la familia se ven enriquecidos por la complementariedad de hombre y mujer, también la sociedad se beneficia con la aportación específica del hombre y de la mujer apunta el Episcopado, que subraya que el amor puede darse entre personas homosexuales pero no debe ser confundido con el genuino amor conyugal, sencillamente porque no pertenece a esta especie singular de amor El mensaje episcopal hace hincapié en que el matrimonio no puede ser contraído más que por personas de diverso sexo Por ello, la Iglesia incide en que a dos personas del mismo sexo no les asiste ningún derecho a contraer matrimonio entre ella. El Estado, por su parte, no puede reconocer este derecho inexistente a no ser actuando de un modo arbitrario En este punto, los obispos instan a oponerse en forma clara e incisiva a las propuestas de reconocimiento legal de las uniones homosexuales o la equiparación de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo Entre ellos, la adopción. En este sentido, la Conferencia Episcopal añade que dos personas del mismo sexo, que pretenden suplantar a un matrimonio, no constituyen un referente adecuado para la adopción apuntando que la figura del padre y de la madre es fundamental para la neta identificación sexual de la persona El documento señala que el comportamiento homosexual es siempre de por sí éticamente reprobable y que a dos personas del mismo sexo no les asiste ningún derecho a mantener matrimonio entre ellas la inclinación homosexual- -prosigue el documento- -aunque no sea en sí misma pecaminosa, debe ser considerada como objetivamente desordenada, ya que es una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral Por su parte, el cardenal de Madrid y presidente de la Conferencia Episco- Los obispos señalan que sólo las relaciones heterosexuales pueden concebir una nueva vida El amor que se da entre homosexuales no debe confundirse con el genuino amor conyugal