Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid LUNES 27 12 2004 ABC MADRID AL DÍA LUJO IGNACIO RUIZ QUINTANO H ubo un tiempo en que el teatro y el juego atendían en Madrid a la mendicidad, equiparados como vicios sociales, a cambio de lo cual nadie se retrataba ante el Fisco. En tal ambiente, cuenta un cronista de la época cómo un día, en el Congreso, la campanilla presidencial cortó con insistencia el discurso de un diputado cuando éste iba a denunciar a algunas poderosas empresas que defraudaban al Tesoro. Estalló la necesidad de dinero. Los arbitristas se pusieron manos a la obra. ¿Por qué no hacer pagar un timbre móvil en cada cuartilla de versos a los poetas? ¿Por qué no obligar a que las novelas vayan a la imprenta escritas en papel de pagos al Estado? Fernández Flórez propuso otra idea mejor: ¿cómo no se les ocurre a los ministros crear el pequeñísimo derecho El pequeñísimo derecho podía ser una prolongación del pequeño derecho que percibían los autores de cuplés. Estos autores cobraban en los teatros, en los cafés, en los cines... Pero muchas personas han cantado o silbado siempre en sus casas, en la calle... Y sobre éstas podía precipitarse el Gobierno para exigirles un canon. Y debía exigírselo también a los que contemplan, como un espectáculo artístico, las puestas de sol. Total, que cuando Gallardón llegó al Ayuntamiento de Madrid todos los trucos para llevar sus manos de gobernante metidas en los bolsillos de los contribuyentes estaban ya muy vistos y puso a Cobo- -digo Cobo porque Cobo pasa por ser el cerebro de Gallardón- -a pensar. Del teatro, con las Espert, nada más se podía sacar. Del juego, ¿qué? ¿Poetas y novelistas? ¡Hummm! Lo de los cuplés era cosa de la Sgae. En cuanto a las puestas de sol... ¡Eureka! Los pisos vacíos. ¿Cabe lujo más perverso en Madrid que un piso vacío? Repasaremos el lomo a los propietarios de pisos vacíos, dijo Gallardón un día. ¿Cómo saber qué pisos están vacíos? Miraremos con lupa los recibos de la luz, contestó Gallardón. Y los ruidos de los vecinos. Y las manchas de barro en los felpudos. Etcétera. Nada se consiguió. Ahora se anuncia la Agencia Inmobiliaria para caseros de progreso. Y, quitando Cobo, ¿quién será el bragado que se apunte? La opinión del lector Más sobre las luces Recientemente acabo de pasar un fin de semana en Santander, y cuando salí a dar un paseo por sus calles, me encontré con una ciudad preciosamente engalanada con motivos navideños en los que abundaban estrellas, campanillas, hojas, velas y otros adornos similares, así como sus principales plazas iluminadas como grandes carpas de circo. Un verdadero encanto de ciudad. Cuando a mi regreso a Madrid contemplo nuevamente la iluminación navideña de nuestras avenidas, solamente he podido sentir pena y vergüenza. Segundo López Doce Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 91 742 41 04. Por correo electrónico: cartas abc. es EFE Discapacitada ante la ley Me divierto en una mañana de sábado que llamo pomposamente cultural Visito museos en torno a la Biblioteca Nacional, en cuyas inmediaciones he aparcado. Tengo que regresar y la parafernalia de introducirme en el coche lleva su tiempo. Una persona ha ignorado mi silla de ruedas, y me ha preguntado por la localización de una calle, obligándome a retrasar la maniobra de entrada al coche... Imposible que un señor tan atento tenga algo que ver con la desaparición del bolso, el móvil y la cámara digital del asiento de atrás. Sigo los consejos de los experimentados: doy de baja el móvil. Han pasado tres cuartos de hora. Denuncio en la Comisaría el cambio de ubicación de los objetos. Llega la factura telefónica. Los transportistas de los obje- Fieles a la tradición del Belén Como madrileño con un poco más de tiempo libre gracias a las vacaciones de Navidad, me ha resultado muy gratificante comprobar cómo en algunos puntos del centro histórico de la ciudad se mantiene la antigua tradición de exhibir un Belén: a las puertas de la catedral de la Almudena, en la plaza del Conde de Barajas, o en la Real Casa de Correos, da gusto ver cómo se mantiene la esencia de estas fechas. Antonio Robres tos han llamado a Argentina (cuatro veces) Perú (dos) y Japón. Acudo a las oficinas de la Compañía y me sonríen: no quieren saber nada. Hemos celebrado el día de la discapacidad. Todos somos iguales ante la ley. Ana María Parrondo Obras en Chamartín Los vecinos de Pinar de Chamartín estamos padeciendo el inicio de dos obras faraónicas que pueden convertir el barrio en una auténtica pesadilla: nuestra salida natural hacia el centro por la avenida de Burgos se ha visto afectada por la obras del Nudo de la Paloma, lo que nos deja como casi última alternativa la calle Arturo Soria. Y también se ha complicado esta salida, cortado un trecho de la calle por las obras del Metro. Madrid está inhabitable. José Luis Herranz Varela