Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 12 2004 Internacional 27 DEVASTADOR MAREMOTO EN ASIA Uno de los seísmos más violentos y mortales El terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter que afectó ayer a siete países del sureste asiático se sitúa entre los más intensos de la Historia y la creciente cifra de víctimas lo coloca entre los más mortales. Los más intensos. El seísmo más intenso del que hay referencia desde que entraron en vigor los sistemas de medición modernos es el que arrasó en 1960 el sur de Chile, con 9,5 grados en la escala de Richter y un resultado de más de 5.000 muertos. Le sigue el ocurrido cuatro años después en el estado norteamericano de Alaska, escasamente poblado, y en el que un temblor de entre 9,2 y 9,4 grados ocasionó unos 130 muertos. Los más mortíferos. En cuanto víctimas, el terremoto más trágico del que se tiene constancia histórica fue el ocurrido en 1201 en Oriente Próximo y la zona del Mediterráneo, con más de un millón de muertos. A continuación se sitúa el que el 2 de febrero de 1556 sacudió varias provincias chinas, con unos 830.000 fallecidos. En la última década, el 21 de junio de 1990, el más mortífero fue el de Irán con 7,5 de intensidad y más de 60.000 muertos. China es uno de los países más asolados por estos fenómenos, pues sólo en el último siglo pueden citarse los de Han- Su en 1920 (180.000 muertos) y 1932 (70.000) Nan- Shan en 1927 (200.000) y Tientsin en 1976 (al menos 240.000) India. En los últimos cien años, el seísmo con mayor número de víctimas mortales- -357.000- -sucedió en 1905 en Kangra (India) y alcanzó 8,3 grados en la escala de Richter. La India también sufrió devastadoras sacudidas en 1950 en Assam, de 8,4 grados y que originó 30.000 muertos; Maharastra (1993) de 6,4 grados y con 35.000 fallecidos, y Gujarat (2001) de 6,9 grados y que acarreó la pérdida de 15.500 vidas. Pakistán vivió el trágico temblor de Quetta (1935, con 60.000 muertos) Japón recuerda aún el seísmo de Kobe (1995) de 7,2 grados y con 6.400 muertos. Sin embargo, el más mortífero tuvo lugar en 1923 en Kuwanto (140.000 muertos) Irán es uno de los países más castigados por los terremotos. Hace justamente un año, el 26 diciembre de 2003, un temblor de 6,3 grados arrasó la ciudad iraní de Bam, con un resultado de al menos 26.000 muertos, según datos oficiales. El de Bam es el último de una larga lista de terremotos de entre 7 y 8 grados en provincias de todo Irán, que incluye los de 1957 (25.000 muertos) 1962 (12.230) 1968 (12.000) 1972 (5.000) 1978 (25.000) y, sobre todo, el de 1990 en el noroeste, de 7,5 grados y que causó más de 60.000 muertos. Turquía también comparte con Irán un aciago historial de sacudidas sísmicas, entre las que destacan la de 6 grados de 1939 en Erzincan (30.000 fallecidos) y, sobre todo, la de 7,4 grados en 1999 en Izmit, Estambul y otras zonas del noroeste (35.000 muertos) Italia. Europa tiene en sus registros el seísmo de 1908 en la isla italiana de Sicilia, con 80.000 muertos, y también en Italia, esta vez en el sur, en 1980, con cerca de 5.000. Muros de agua de más de treinta metros a más de 500 kilómetros por hora ABC Los maremotos, como los que devastaron ayer el sur de Asia, son movimientos provocados por un seísmo submarino y tienen lugar especialmente en las zonas de fuertes movimientos tectónicos, como algunas del Pacífico y el Índico. Las olas pueden alcanzar varios metros de altura ya que en el fondo oceánico se produce una violenta corriente de enormes masas de agua, a diferen- cia de las olas ordinarias que sólo afectan a la superficie del agua. Normalmente estas olas, que en el mar pueden tener una altura de solo un metro, se convierten súbitamente en un muro de agua de más de 30 metros al llegar a las aguas poco profundas de la costas. Según David Booth, un sismólogo del instituto de Edimburgo (Escocia) estas olas pueden elevarse sólo unos metros en su punto de salida pero su altura aumenta muy rápido y pueden superar los 50 metros cuando llegan a la costa. La velocidad de 500 kilómetros por hora es lo suficientemente lenta como para permitir dar la alerta agregó el experto. Uno o dos maremotos ya habían tenido lugar este año, pero nada comparable a esto, según David Booth. Varias vibraciones se registraron ayer en el Reino Unido, a unos 8.000 kilómetros del epicentro que asoló el sur de Asia.