Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA REFORMA DEL ESTATUTO VASCO LUNES 27 12 2004 ABC San Gil afirma que los gobiernos de Aznar han acabado con el mito de la imbatibilidad de ETA MARÍA SAN GIL Presidenta del PP vasco El PP no va a entrar a negociar la reforma estatutaria del PSE Cree que los socialistas vascos han abandonado el espacio constitucionalista, lo que convierte al Partido Popular en la única opción alternativa al Gobierno del PNV TEXTO M. L. G. FRANCO FOTO TELEPRESS SAN SEBASTIÁN. La presidenta del PP vasco defiende con suavidad de formas la firmeza en los principios políticos y considera que el hecho de que el PSE haya seguido el juego a los nacionalistas y abandonado el espacio del constitucionalismo no tiene que implicar que los populares tengan que entrar en la negociación de una reforma del Estatuto de Guernica. ¿Considera que el País Vasco está en una nueva encrucijada con la votación del plan Ibarretxe esta semana en el Parlamento y la propuesta de reforma del Estatuto del PSE? -Los nacionalistas quieren ponernos en la disyuntiva de elegir entre la España histórica o la Euskal Herria mítica; entre el marco estatutario vigente o la aventura de la independencia y hasta hace poco el PSE tenía clara la opción, pero ahora ha abandonado el constitucionalismo para intentar mimetizarse con el PNV. El plan López es un intento de agradar y de acceder a muchas de las pretensiones y exigencias de los nacionalistas y, al plantearlo, el PSE se ha olvidado de las demandas de los vascos constitucionalistas, que queremos un futuro de progreso y de libertad. ¿Qué consecuencias tendrá el nuevo rumbo del socialismo vasco? -Al abandonar el espacio constitucionalista, el PSE nos deja como la única referencia clara en ese espacio y como la única opción que verdaderamente está trabajando en que haya una alternancia en el gobierno del País Vasco. Lejos de querer entrar en la política de planes y contraplanes, como han hecho los socialistas, muy movidos por el complejo que tienen de no ser nacionalistas, nosotros seguimos creyendo que nuestro proyecto político es el mejor para la sociedad vasca. -Sin embargo, el PP no puede formar en solitario una alternativa al nacionalismo. -No estamos solos, sino acompañados de miles de vascos, que coinciden con nosotros en no creer que por ser vasco nacionalista se tenga un plus. -Si el PP consigue ser segunda fuerza en el País Vasco, ¿cree que el PSE podría respaldar una alternativa liderada por usted? -Ya somos segunda fuerza, con lo cual lo que tenemos que hacer es revalidar nuestra presencia en la sociedad vasca, y está claro que vamos a tender siempre la mano al PSE, porque entendemos que tendrán que dar marcha atrás en la aventura en la que se han metido. Su plan López es un error político de fondo y hay socialistas que han hecho declaraciones terribles, como la de Nicolás Redondo en el sentido de que es el fin de la historia del PSOE en Euskadi. ¿Y si es el PSE la segunda fuerza? -Tenemos muy claro que nuestros votos servirán para formar una alternativa al nacionalismo en el País Vasco y estamos dispuestos a sumar en beneficio de la sociedad vasca. No obstante, la situación actual no es la misma que la de marzo de 2004, cuando la victoria del PSOE dejó a los socialistas vascos la percepción de que ellos lideraban la alternativa en el País Vasco. Ahora tenemos un PSOE que ha puesto en crisis el modelo territorial y que está gobernando de la mano de Carod- Rovira. En realidad, el que está gobernando es Carod- Rovira y Zapatero hace segui- El PNV ha colocado a Batasuna como árbitro de la política vasca y ahora ETA tiene la última palabra sobre los Presupuestos o el plan Ibarretxe dismo de sus políticas y eso que en toda España es gravísimo, en el País Vasco lo es todavía más porque llevamos 25 años de gobierno nacionalista. -Nicolás Redondo decía que la propuesta del PSE abocaba al País Vasco a otros 25 años de hegemonía nacionalista. -Me niego a aceptar eso. Creo que tiene que haber un remover de cimentos en esta sociedad, porque no podemos pensar en clave de futuro con un PNV que pacta con ETA- Batasuna, que consiente que los terroristas estén en las instituciones y que no tiene la firmeza democrática suficiente para acabar con ETA. Los gobiernos de Aznar han acabado con el mito de la imbatibilidad de ETA y quienes vamos a acabar con el mito de la imbatibilidad del PNV vamos a ser también los populares. Una vez que ha quedado claro que se puede acabar con ETA con la fuerza de la ley, pretendemos demostrar que con la fuerza de los votos y con un proyecto claro se puede conseguir que el PNV pase a la oposición. Si el PSOE renuncia a ser alternativa y se contenta con ser vicelendakari de Ibarretxe, es su opción. Nosotros sabemos que cada día nuestro espacio electoral aumenta. ¿Entraría el PP a negociar la reforma estatutaria del PSE? -No, porque no nos aporta nada positivo. No vamos a secundar el empeño de poner encima de la mesa problemas que no son reales y que nosotros consideramos superados. Somos vascos y españoles y nos sentimos cómodos con nuestro marco de convivencia y buena parte de esta sociedad también está cómoda con el Estatuto. ¿Qué cree que ocurrirá en el Parlamento vasco cuando se someta a votación el plan Ibarretxe? -Si el plan no sale adelante porque Batasuna vota en contra, cosa que dudo mucho, será un fracaso político de Ibarretxe que un plan que ha dominado la vida política de los últimos seis años no sea aprobado. Si sale adelante será un fracaso democrático, porque habrá tenido los votos de ETA y es una vergüenza que una formación ilegalizada, que una banda de asesinos, avale un proyecto político. ¿Le sorprendió que Batasuna permitiera con su abstención que el plan superara el trámite de comisión? -No, porque el hecho de que Batasuna esté en el Parlamento no es gratis. El PNV sabía que en un momento determinado iba a necesitar los votos de Batasuna y por eso sigue en el Parlamento una formación ilegalizada. Los Presupuestos están supeditados a Batasuna y también el plan Ibarretxe. El árbitro de la vida política en este momento es ETA- Batasuna. ¿Cree que la situación de Batasuna ha cambiado con el Gobierno de Zapatero? -Los nacionalistas y los batasunos notan que la firmeza democrática es menos firme con el señor Zapatero. Además, el hecho de estar continuamente atendiendo las peticiones de los nacionalistas hace que estén más crecidos. ETA siempre ha matado porque no estaba de acuerdo con el modelo territorial y, si ahora ponemos eso sobre la mesa, damos el triunfo ideológico a ETA.