Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 27 12 2004 ABC Cartas al director Clases de Religión No acabo de entender por qué está bloqueado el asunto de las clases de Religión. Me parece que el problema se puede resumir así: los padres tienen el derecho de educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas. No hay motivo para que parte de esa educación no se dé en las escuelas si así lo quieren. Que la gente tenga una religión y la practique (dentro del marco de las religiones tradicionales) se reconoce como bueno por la mayoría de los Estados, puesto que la misma religión anima a ser buen ciudadano: pagar los impuestos, obedecer a las leyes civiles y... hasta rezar a Dios por los gobernantes. Si algunos padres quieren educar a sus hijos en el laicismo no hay ningún problema: que lo hagan, será una alternativa válida a la clase de Religión. La única explicación que se me ocurre para que no haya un acuerdo es el miedo a la libertad: imponer que los padres no puedan escoger lo que quieran para sus hijos y se plieguen al pensamiento único impuesto. ¿Impuesto por quién? Ronnie Domingo Prieto. Barcelona. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es lógico y geriátrico adecuado? Manuel Márquez Calero. Sevilla. La memoria de Europa Somos unos abuelos de 72 y 69 años. Nos consideramos muy afortunados porque hemos sobrevivido a la locura de una de guerra fratricida y ahora podemos disfrutar en plenitud de nuestros doce nietos. Precisamente por lo mucho que ellos significan para nosotros, estas tres noticias nos han provocado una gran tristeza: médicos holandeses piden una ley que les permita practicar la eutanasia activa en menores de doce años en estado terminal. Su objetivo, dicen, es evitar el dolor que sufren estos niños. En Asturias un juez ha autorizado que se practique un aborto a una discapacitada que está embarazada de seis meses. Sospecha que fue objeto de abusos sexuales. Médicos catalanes piden reformar su código ético. Esta reforma buscaría que aquellos médicos que lo creyeran oportuno pudieran practicar abortos a menores sin la autorización de sus padres. ¿Cómo es posible que Europa no sepa proteger a sus hijos más débiles? Recordemos nuestros errores y no rechacemos lo que nos ha enseñado nuestra historia reciente: la muerte no es el camino para conseguir la paz en el mundo. Fina Verdaguer y Prudenci Molas. El Prat de Llobregat (Barcelona) Qué pena de Berrocal Avanzado ya el otoño, he vuelto a visitar los lugares que fueron calcinados por el incendio que se cebó con varios pueblos, muy especialmente con la villa de Berrocal. Puedo asegurar que el entorno sigue siendo deprimente a pesar de los incipientes brotes que por ahora se observan. La tierra desnuda y erosionada por las lluvias otoñales ha dejado al paisaje con sus intimidades a la vista; los tocones de los al- cornoques retorcidos y calcinados; los arroyuelos, que otrora filtraban cristalinas aguas, ahora se hallan al borde del envenenamiento por la acumulación de las cenizas, todo parece fantasmal; las viejas paredes de piedra secas parecen restos arqueológicos fuera de contexto. No entiendo por qué a esto no se ha declarado oficialmente zona catastrófica. El diccionario, al definirla, dice: Suceso infausto que altera gravemente el orden natural de las cosas A la clase política demagoga y populista comprendo que no le importe mucho un pueblo que sólo cuenta con 339 votos. Pido tan sólo respeto y justicia para estos pequeños pueblos, y que no se les hagan agravios comparativos, que es lo que más duele. A Berrocal, que ha sido históricamente maltratado, de lo cual hay pruebas fehacientes, ya sólo le queda de- fender su dignidad como pueblo, que es donde se ancla verdaderamente la ética del Derecho. No es justo que su nombre sólo sea conocido por el infortunio, porque de ser así estaríamos abocados a la desaparición como pueblo con todo lo que eso conlleva. Y eso no debemos permitirlo nunca. Ahora, con la Navidad, la tristeza se acentúa. Hay en el pueblo muchos ancianos, 41 con ochenta años o más y con fuertes depresiones por haber visto reducido a la nada el esfuerzo de toda una vida, ¿se ha dispuesto para ellos apoyo psico- Por una televisión mejor En su día promoví la primera jornada española sin televisión, la primera huelga de telespectadores que se produjo en España, el 10 de mayo de 1999. Idea que surgió paralela a la que planteó la presidenta de la ATR de Navarra y que la ATR de España decidió impulsar. A esta iniciativa pionera en España de respuesta del espectador frente a su indefensión y ninguneo por las emisoras de televisión, y como muestra evidente de rechazo de la telebasura, se sumaron distintas entidades, asociaciones y ciudadanos de toda índole y adscripción política y religiosa, que colaboraron de diversa manera. Entre estos medios que apoyaron esta iniciativa se encontraba ABC, que prestó un gran servicio a la sociedad ofreciendo sus páginas para hacer ambiente y crear opinión. Ninguna televisión secundó la iniciativa. Entre otras acciones, una ardua y fructífera labor de lucha contra la telebasura y por una televisión de calidad. O que, al menos, no entorpezca gravemente, como ahora, la labor educativa de la juventud y la infancia. Uno de los frutos inmediatos de aquella huelga, cuyo seguimiento se estimó en 1.000.000 de espectadores, fue la aprobación de la Ley de Televisión el día 11 de mayo de aquel mismo año. El artículo 17 de esa ley es rotundo y debería aplicarse sin dilación, y sin temor, con la vista puesta en el artículo 20 de la Constitución, que habla con claridad de los límites del derecho de libre expresión. Denuncio públicamente que los convenios como el firmado con las televisiones son operaciones de imagen no acompañadas por hechos. El Gobierno debería gobernar y aplicar sencillamente la ley promulgada. Ya hemos sobrepasado muchos límites legales y morales en esta nuestra querida España. Es hora de decir basta ya y la Navidad es buen momento para comenzar. Eusebio Nuño Romero. Madrid. Inevitable extinción En estos tiempos inciertos de muchas dudas y pocas certezas, una sombra se cierne para aquellos que amamos la Naturaleza: el lince ibérico se encuentra al borde de la extinción. El último gran gato salvaje de Europa se encuentra en la Lista de Especies Amenazadas de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) en la categoría de peligro crítico lo que quiere decir que se enfrenta a un riesgo extremadamente alto de extinción en estado salvaje De los 1.200 ejemplares contabilizados a principios de la década de los 90, las actuales estimaciones arrojan un saldo de 300 ejemplares. Son cifras alarmantes que no podemos admitir y que nos indican la gravedad del problema. A pesar de todos los esfuerzos de la comunidad científica y de las instancias gubernamentales, aún no se ha hecho lo suficiente para salvar al lince. No olvidemos que Dios perdona siempre, el hombre a veces y la Naturaleza nunca. Carlos A. Font. Sevilla.