Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 12 2004 Los domingos 51 Yaser Arafat Pilar Manjón Los palestinos enterraron a su líder en una ceremonia caótica El señor Yaser Arafat, presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha fallecido en el hospital militar de Percy, en Clamart, a las 03.30 hora local, afirmó el responsable de los servicios médicos del Ejército francés, el general Christian Estripeau. Era la madrugada del 11 de noviembre. Arafat había llegado a París, en un último intento por salvar su vida, aquejada por una misteriosa enfermedad, el 29 de octubre. En esos días, las autoridades palestinas organizaron su funeral, en El Cairo, y el entierro, caótico, en la Mukata de Ramala. El alegato de las víctimas del 11- M desnuda a los políticos La portavoz de la Asociación de Víctimas del 11- M llegó al Congreso vestida de negro, y con un discurso cargado de mensajes para los políticos Han hablado, señorías, de ustedes. Ha sido la comisión de ustedes y para ustedes y a los periodistas Vendida ha quedado su conciencia a la ley de las audiencias Su voz- -frágil, al borde del llanto- -caló muy hondo en quienes la escucharon. Las encuestas dicen que la mayoría de las españoles apoya ahora su apuesta por una comisión independiente. EFE ABC libertad. En este contexto, la pregunta clave que debemos hacer a quienes odian a los estadounidenses es: ¿A quién hubiérais elegido como la única superpotencia mundial tras los conflictos del siglo veinte? ¿Es que preferís a la Alemania nazi, a la Rusia soviética, al Japón militarista o a la China maoísta? Frente a este planteamiento, de tan fácil solución, resulta que el dominio estadounidense también implica desventajas evidentes. Lógicamente, sus decisiones se toman bajo la visión muy comprensible de su propio y exclusivo interés. Ya no se dedican a mantener la paz, sino a iniciar guerras: la gran desilusión de tiempos recientes para todos nosotros ha consistido en la dolorosa constatación de que las guerras son casi tan fáciles de empezar para una democracia como para una dictadura. Y en la actualidad, el gobierno estadounidense, que se ha hecho responsable de los destinos del mundo, se encuentra en manos de gentes intelectualmente desdeñables, lo que no conduce al sosiego ni al bienestar de los demás habitantes de la tierra. El gran consuelo, tal vez, es que en 2004 el temido choque de civilizaciones ha devenido en cada vez menos probable. Porque ya está claro que nuestros vecinos musulmanes comparten- -si contemplamos los hechos tranquilamente y con objetividad- -una misma civilización con los cristianos, pues poseen una religión de origen judaico y una tradición intelectual arraigada en buena parte en la filosofía clásica. La gran mayoría de los musulmanes del mundo odia el fanatismo y el terrorismo. Las diferencias entre las gentes racionales y liberales- -sean lo que sean, musulmanes, cristianos, ateos o de otras religiones- -carecen de importancia cuando se las compara con el gran fondo común que las unifica y comunica. Las diferencias que sí cuentan son las que separan una cultura abierta de otra marcada por el fanatismo y la violencia. La mayoría de nosotros vive su existencia en el lado abierto. George W. Bush y Osama Bin Laden residen ambos en el planeta del fanatismo. Tal vez podemos calcular así el balance del año 2004: equilibrio de civilizaciones, desequilibrio de culturas. Felipe Fernández Armesto es catedrático de Queen Mary College (Londres) y autor de Civilizaciones (Taurus) y Las Américas (Debate) Septiembre AP Muerte en la escuela. Había bombas en las paredes, en los techos, en los aros de la pista de baloncesto de la escuela número 1 de Beslán, Osetia del Norte. El viernes 3 de septiembre, unas 1.200 personas, entre niños y adultos, esperaban aterradas el final de una pesadilla que había empezado 72 horas antes, cuando un grupo de terroristas se adueñó del pequeño gim- nasio, al principio del curso. Los guerrilleros de Shamil Basáyev pedían el fin de la guerra en Chechenia y el reconocimiento de la independencia de esta república norcaucásica. Lo que ocurrió a continuación llenaría de sangre los periódicos del mundo: una explosión provocó una confusa e improvisada operación de rescate que duró varias horas y que terminó con más de 330 cadáveres.