Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 12 2004 Internacional 31 Autocrítica del Ejército de EE. UU. por la improvisada ocupación militar de Irak Un análisis interno del Pentágono se refiere a un esfuerzo mediocre b El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, intenta, con la ya típica visita sorpresa a Irak, apaciguar la espiral de críticas en el Ejército a su gestión de la guerra PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Una cosa es que el senador Kennedy reproche la caótica posguerra de Irak y otra, muy diferente, es que oficiales militares en activo pongan por escrito críticas demoledoras. En un documento con un impacto potencial mayor que los habituales reproches políticos formulados en Washington, el historiador oficial de esta campaña y estratega del Pentágono ha denunciado que la invasión de Irak se llevó a cabo sin un plan formal para la posguerra. Improvisaciones que a su juicio han comprometido lo que hasta la fecha es una mediocre actuación del Ejército de Estados Unidos. Las conclusiones del comandante Isaiah Wilson, publicadas ayer en portada por el Washington Post como peliagudo aguinaldo navideño para la Administración Bush, recalcan que aunque algunas entidades dentro de la burocracia civil y militar de Estados Unidos discutieron sobre cómo llevar a cabo la ocupación de Irak, nadie se molestó en poner por escrito un plan con la necesaria estrategia para aplicar después de concluidas las grandes operaciones de combate. De acuerdo al análisis de este historiador militar- -compartido con algunas instituciones académicas pero hasta ahora inédito- -como resultado de esta flagrante carencia de planificación, las fuerzas militares de Estados Unidos perdieron su posición dominante en Irak durante el verano del 2003 y desde entonces no han podido recuperarla. Según el comandante Wilson, en los dos o tres meses de ambigua transición, las fuerzas de Estados Unidos perdieron poco a poco el impulso y la iniciativa ganadas sobre un enemigo fuera de balance. Desde entonces, Estados Unidos, su Ejército y la coalición de países dispuestos no han intentado más que ponerse a la altura De acuerdo a estos reproches documentados, hubo que esperar siete meses después de la caída de Bagdad hasta que las autoridades de ocupación formularan un plan de post- combate. Con independencia de responsabilidades políticas, el análisis del comandante Wilson- -que el próximo año tiene previsto incorporarse al claustro de profesores de la Academia de West Point- -reserva sus más duras críticas a los responsables militares que fallaron a la hora de anticipar la situación estratégica de Irak y prepararse para ello. A su juicio, el equipo castrense encabezado por el general Tommy Franks ha demostrado un aprendizaje atrofiado y reluctancia a adaptarse En términos generales, el oficial califica la actuación del Pentágono en Irak como mediocre con el peligro de perder la guerra a pesar de supuestamente haberla ganado Dentro de esta demoledora autocrítica, junto a la carencia de un número suficiente de tropas de ocupación, tambien se recrimina que esta guerra ha sido concebida con miras demasiado estrechas Tendiendo a pensar que las operaciones después de la invasión eran misión de otros pese a resultar decisivas para ganar la guerra en lugar de limitarse a decapitar el régimen de Sadam Husein. Una de las niñas iraquíes heridas en el atentado en Bagdad en la Nochebuena EPA Mensaje de Isabel II a sus tropas La Reina de Inglaterra, Isabel II, envió ayer, por primera vez en sus 52 años de reinado, un mensaje de Navidad a las tropas británicas acantonadas en el Reino Unido y en el extranjero. La Soberana expresó su orgullo y su gratitud en ese breve discurso difundido por la radio de las Fuerzas Armadas en su emisión destinada a las tropas que se encuentran en Irak, el sultanato de Brunei y en Alemania. El año 2004 ha sido muy exigente. Estoy orgullosa de la manera en que ustedes han asumido los desafíos con el profesionalismo que les caracteriza dijo la Reina. Las Fuerzas Armadas británicas cuentan con 212. 660 hombres desplegados en más de 80 países. Vaticinios triunfalistas Dentro del cúmulo de opiniones contrarias a su gestión, Donald Rumsfeld ha pasado las festividades de Nochebuena en Irak. En una de esas ya típicas visitas- sorpresa relámpago, Rumsfeld ha criticado desde Mosul las visiones pesimistas sobre la situación en Irak, vaticinando una victoria histórica. Delante del contingente militar de Estados Unidos que ha perdido esta semana 14 soldados en un atentado sui- cida a la hora de comer, el reconfirmado Rumsfeld ha insistido en que el reto en Irak es fundamentalmente un problema de perseverancia. El presidente Bush, por su parte, ha telefoneado a una decena de soldados destinados por todo el mundo para felicitarles personalmente las Navidades. Como noticia positiva del día, fuentes militares en Irak confirmaron ayer la captura en la localidad de Ramadi de dos cabecillas afiliados a la red terrorista liderada por el jordano Abu Musab al- Zarqawi. Los detenidos por efectivos de marines en la región que incluye la conflictiva localidad de Faluya han sido identificados como Saleh Arugayan Kahlil, también conocido como Abu Ubaydah, y Bassim Mohamed Hazim, alias Abu Khattab. Catorce muertos en atentados en otra Navidad trágica en Bagdad ABC BAGDAD. Las misas oficiadas para la comunidad cristiana de Irak, que abarca a unas 750. 000 personas, tuvieron una escasa asistencia ayer, fiesta de Navidad, debido a los problemas de seguridad que hay en el país, según informaron fuentes de la Iglesia. Sus temores fueron respaldados con una nueva jornada de violencia terrorista. En el oeste de Bagdad, en el distrito de Al Mansur, un suicida hizo detonar durante la noche del viernes un camión de combustible, dejando un saldo de al menos ocho muertos y 19 heridos. Los equipos de rescate recuperaron cinco cuerpos de entre los escombros. De momento, ningún grupo rebelde se atribuyó el ataque. El área donde ocurrió el hecho se encuentra a escasa distancia de la denominada Zona Verde, donde tienen su sede el gobierno interino iraquí y la Administración estadounidense. La calle donde se produjo alberga sedes de empresas extranjeras y embajadas como la de Libia y la de Jorda- nia. Poco antes de la explosión había concluido la visita sorpresa que el secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, realizó a varias de las unidades estadounidenses estacionadas en Irak. Su primera escala fue Mosul, en el norte de Irak, donde tres días antes un devastador atentado contra un campamento estadounidense dejó 22 muertos y más de 60 heridos. Luego visitó Tikrit, Faluya y Bagdad. Inseguridad preelectoral Según los medios estadounidenses, la visita tuvo como objetivo fortalecer la moral de las tropas en el marco de la resistencia armada que no cesa. En Bagdad, Rumsfeld se reunió con el presidente transitorio iraquí, Ghazi al Yawar. El diario The New York Times informó de que las primeras elecciones libres en Irak el 30 de enero posiblemente tendrán lugar sin observadores internacionales debido a la inseguridad. Por su parte, la Policía iraquí acu- só a Siria por el atentado de Nayaf del domingo pasado, que causó 52 muertos. Uno de los tres detenidos en Nayaf después del atentado confesó que los servicios de Inteligencia siria desempeñaron un papel en las explosiones del 19 de diciembre, declaró a la prensa el general Jazairi, portavoz de la Policía iraquí. El balance de muertes por violencia política se completó ayer con al menos otros dos atentados. Un intérprete iraquí del Ejército estadounidense y su mujer fueron asesinados al sur de la ciudad de Mosul (norte de Irak) mientras que cinco iraquíes perecieron en la explosión de una bomba en Samarra, indicó la Policía. El intérprete y su mujer cayeron en una emboscada que les tendieron hombres armados en la población de Abu Hazaa, 30 km al norte de Chorgat anunció Fares Jassem, comandante de policía de esta ciudad situada 250 km al norte de Bagdad. Por otro lado cinco iraquíes, entre ellos una mujer, murieron en la explosión de una bomba artesanal colocada a orillas de una carretera frecuentada habitualmente por las patrullas estadounidenses en Samarra, declaró el teniente coronel de Policía Ahmed Jodeir.