Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MATANZA EN CENTROAMÉRICA DOMINGO 26 12 2004 ABC Tras las guerras civiles, las maras azotan Centroamérica b No existen pruebas claras sobre Una banda o mara hondureña asesina a tiros a 28 personas en un autobús Abierto desafío a la política del Gobierno de Madura contra la delincuencia de militares y policías por el país centroamericano para proteger a la población de las llamadas maras o grupos de delincuentes ABC TEGUCIGALPA. Las fiestas de Navidad en Honduras se han visto empañadas por el dolor nacional a causa de la matanza de 28 personas el pasado jueves en un autobús del transporte urbano en el norte del país, por la que ya ha sido detenida una persona. Seis de las víctimas eran niños en edades comprendidas entre los dos y quince años. El dolor fue más visible en San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante del país, donde ocurrió la matanza, ya que horas antes de Nochebuena algunos familiares enterraban a sus deudos, víctimas de la barbarie. Otros cuerpos fueron sepultados ayer, cuando el país vivía una aparente calma, marcada por una inusual movilización de policías y militares para proteger a la población. En Tegucigalpa, blindados del Ejército circulaban desde el viernes, mientras que soldados y policías se apostaron en las entradas y salidas de la ciudad. Miembros de la pandilla juvenil Mara Salvatrucha (MS) uno de los cuales ya fue detenido y confesó el crimen, perpetraron la matanza, en respuesta a la política del Gobierno de luchar de forma implacable contra esas agrupaciones, según informaron ayer fuentes policiales que pidieron no ser citadas. El jueves por la noche, los supuestos pandilleros atacaron con fusiles AK- 47 y M- 16 un autobús urbano, y antes de huir colocaron un mensaje con amenazas y palabras soeces contra el mandatario, Ricardo Maduro; el presidente del Congreso, Porfirio Lobo, y el ministro de Seguridad, Óscar Álvarez. Maduro ganó las elecciones de 2001 y asumió el poder en 2002 con la promesa de combatir la delincuencia. Alexis Ramírez, de 23 años, detenido la misma noche del atentado en un vehículo en el que se encontraron casquillos de municiones, confesó su participación, confirmaron las fuentes policiales. Ramírez es un ex preso y miembro de la MS, la pandilla más violenta junto a su rival la Mara 18 (M- 18) Según un informe del Congreso hondureño elaborado en 2003, tendrían cerca de 100.000 miembros. Ambas operan por separado, tienen delimitados los territorios y no realizan acciones conjuntas porque son irreconciliables. En operaciones realizadas en lugares cercanos al de la barbarie, en la ciudad de Chamelecón, a unos 220 kilómetros al norte de Tegucigalpa, las autoridades capturaron también a tres miembros de la M- 18, pero no encontraron indicios de su participación. Un oficial de la Policía manifestó b Inusual despliegue los vínculos entre las maras y Al Qaida o los carteles del narcotráfico. Las pandillas, en general, se dedican a la delincuencia común EFE MÉXICO. Más de una década después del final de las guerras civiles en Centroamérica, las maras se han convertido en el nuevo demonio que azota la región, donde esas pandillas han sido vinculadas a grupos de sicarios, carteles de drogas y Al Qaida. Las autoridades de Guatemala y Honduras advirtieron en octubre pasado sobre posibles contactos entre terroristas de Al Qaida y las pandillas juveniles, así como de la presencia de un insurgente islámico en el último de esos países, mientras que en México recientemente la Fiscalía General las vinculó al cartel de Juárez. El de las maras es un fenómeno social delictivo producto de una subcultura que está íntimamente ligada con el narcotráfico afirmó el subprocurador mexicano de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, José Luis Santiago Vasconcelos. Explicó que los narcotraficantes aprovechan esta estructura delincuencial para contratarlos como sicarios Responsables mexicanos de Gobernación (Interior) e inteligencia, por su parte, negaron que exista relación entre las pandillas y los terroristas, y circunscribieron el fenómeno a Chiapas, Veracruz y Oaxaca. En ninguno de los países centroamericanos, en México ni en EE. UU. hay indicios de vinculación de las maras con terroristas dijo el director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) Eduardo Medina. Varios de los cadáveres de la matanza ocurrida este jueves en San Pedro de Sula EFE Unicef advierte contra el rechazo La información sesgada de los medios en relación con las maras o pandillas juveniles produce una estigmatización social generalizada de los niños y adolescentes pobres en países de Centroamérica, ha advertido esta semana el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) Un informe de Unicef y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) destaca que la información sesgada genera en la opinión pública miedo y rechazo, que se traduce en discriminación social. A esta conclusión llegaron tras visitar Guatemala, El Salvador y Honduras. Muchos de los integrantes de las pandillas pertenecen a los sectores más pobres, por lo que no tienen acceso a educación, alimentación, habitación, salud, seguridad personal, protección familiar y trabajo. Ante tal situación, algunos optan por incorporarse a las maras en busca de apoyo, protección y respeto. Luego tienden a vivir juntos en comunidades urbanas, con el objetivo de defenderse mutuamente Delincuencia común De cualquier forma, no se han dado a conocer pruebas claras de los nexos entre las maras y Al Qaida o con carteles del narcotráfico. Las pandillas, en general, son relacionadas con la delincuencia común. Violaciones, asaltos, homicidios, lesiones y robos son los principales delitos en los que miembros de las maras se han visto implicados en México, a donde están llegando desde fines de 2003, tras la entrada en vigor de leyes antimaras en El Salvador y Honduras. En Honduras, antes de la ley antimaras se decía que había de 3.000 a 75.000 pandilleros, pero sus autoridades calculan que existen unos 5.000. Hemos capturado 1.600 y de estos hay 800 en las cárceles señaló el ministro de Seguridad, Oscar Alvarez. La situación es parecida en El Salvador. Allí existen unos 17.000 miembros de pandillas, de los que hay unos 3.600 en la cárcel. que el caso ya está prácticamente resuelto: fueron miembros de la MS en una afrenta al Gobierno por esta lucha que se ha desatado contra ellos y que no va a tener tregua, pase lo que pase Los pandilleros de la MS hicieron eso (la matanza) porque están en competencia con la otra pandilla (M- 18) a ver cuál da más golpes. Por eso vamos a estar más alertas indicó el oficial. Amenazas a un precandidato El mensaje advierte a Lobo, precandidato a la Presidencia por el gobernante Partido Nacional (PN, derecha) que abandone su intención de aprobar la pena de muerte. El escrito identifica a los autores como miembros del grupo Cinchonero una organización guerrillera de izquierda que operó en el país en los años 1970 y 1980. Sin embargo, la posibilidad de que el grupo Cinchonero fuera el responsable ha sido descartada por las autoridades, las cuales también hallaron en el escrito las iniciales MS lo que les llevó a iniciar las investigaciones contra esa pandilla.