Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 12 2004 Internacional 29 Una niña de 10 años abandonada en un autobús con la indicación de sus padres de que no les busque nunca más Una abogada dispuesta a adoptarla por encima de las secas normas legales argentinas. Y un final redondo para una historia de coraje personal Cuento navideño en Argentina TEXTO: NATASHA NIEBIESKIKWIAT SERVICIO ESPECIAL BUENOS AIRES. Hay historias de Navidad con finales más felices que sus comienzos. Las hay, verdaderamente, y la de Antonia, una niña argentina adoptada en la Nochebuena a sus 10 años de edad, es una de ellas. Los padres de Antonia decidieron hace unos meses deshacerse de ella, tras lo cual simplemente la abandonaron en uno de los asientos del autobús en el que viajaban hacia Entre Ríos, provincia del Litoral argentino, bajo la orden de que nunca más los buscara. Entonces, el chófer del autobús la entregó a la Gendarmería, que a su vez derivó el caso a la Justicia. Así, Antonia pasó cuatro meses sin emitir una palabra, sumergida en una profunda angustia bajo los cuidados del hogar para niños Conscripto Bernardi, de la ciudad entrerriana de La Paz. En el interín, una mujer, la abogada Diana Susana Bichachi, tramitaba contra reloj su solicitud de adopción, lo que le permitió conocer a la niña. Ambas, claro, se amaron desde el principio, según la historia contada por la mujer a través de una carta de lectores que publicó ayer, día de Navidad, el diario La Nación. La historia de encuentro entre esta mujer y la niña se presentaba como redonda. Bichachi era uno de los pocos casos de personas a las que no les importa la edad del niño a adoptar, cuando, por lo general los padres adoptivos prefieren bebés. A su vez, la Justicia argentina llegó hasta los padres biológicos de Antonia, que viven una localidad de la vecina provincia de Corrientes. Los mismos no dudaron de firmar por escrito su voluntad de no querer tener más a la chica y autorizaron su adopción. en que los argentinos se preparaban para la cena de Nochebuena en uno de programas televisivos de más audiencia. Días antes había hecho una cadena de correos electrónicos con la mis- ma petición, que finalmente tuvo resultados positivos, puesto que el juez autorizó la adopción y el viaje de la niña a Buenos Aires. Los milagros de Navidad existen y que yo pueda hoy pueda abrazar a Antonia es una prueba de eso concluyó Bichachi, que piensa iniciar ahora los trámites para la adopción definitiva de la niña. La fuerza del corazón Así, la abogada y su madre de 81 años, viajaron desde Buenos Aires el 18 de noviembre pasado para retirar a la niña que se les había dado en adopción. Pero dos días después, al intentar abordar el autobús que las traería de regreso a la capital argentinas fueron notificadas de que no podía hacerlo porque un juzgado no lo autorizaba. Ambas regresaron sin la niña. Pero entonces la mujer organizó una campaña personal de sensibilización. Quedan horas para Navidad y yo, que todavía creo en los milagros, les pido que me ayuden, para llegar al corazón del doctor Roberto Esquenon del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial, de Esquina, provincia de Corrientes, para que autorice que Antonia pueda pasar la Navidad con una familia que la quiere escribió en una carta en La Nación. Además, Bichachi habló el viernes por radio y por la televisión en la hora