Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 12 2004 27 Mahmud Abbas lanza la campaña electoral palestina haciendo suyo el legado de Yaser Arafat Las maras o pandillas juveniles, detrás de la muerte a tiros de 28 personas en un autobús en Honduras Aunque la oposición se mostró contraria, numerosos Papás Noel han cambiado su habitual uniforme rojo por otro naranja, el color de los partidarios de Víktor Yúshenko, Papá Noel se viste de naranja TEXTO: R. M. MAÑUECO AFP Rusia critica a EE. UU. El Gobierno ruso criticó ayer a Estados Unidos, la víspera de los comicios presidenciales en Ucrania, por sus continuos comentarios sobre las elecciones en otros países en lo que considera una forma de injerencia en los asuntos internos de otros Estados. ¿Cómo explicar el hecho de que en estos últimos tiempos se hayan escuchado comentarios continuos de funcionarios estadounidenses acerca del desarrollo de las elecciones en distintos países? señala el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado emitido ayer en Moscú. Todo lo relacionado con las elecciones en los Estados independientes son cuestiones internas y deben ser resueltas con la ayuda de los mecanismos legales existentes en esos países agrega la nota. KIEV. La Plaza de la Independencia de Kiev, centro de la revuelta que durante tres semanas mantuvo al poder contra las cuerdas, hasta que aceptó repetir las elecciones, fue ayer escenario de un evento de naturaleza totalmente diferente aunque no pudo sustraerse al alto grado de politización que embarga a los kievitas. Como cada año en Ucrania, Rusia y Bielorrusia, durante la ultima semana de diciembre antes de Nochevieja, coincidiendo, como en el caso de ayer, con la Navidad en los países cristianos no ortodoxos, tiene lugar la ceremonia de la llegada de Died Moroz (El abuelo de los hielos) el equivalente eslavo de Papá Noel. Esa enorme plaza del centro de la capital ucraniana estaba ayer repleta de niños a la espera de ver al anciano de barbas blancas aparecer a bordo de un gran trineo tirado por renos y con miles de regalos en su interior. Pero, en la variante eslava, Santa Claus no llega solo sino acompañado de su nieta, Sniegúrochka personaje de un cuento ruso que, en este caso, ejerce de paje y suele estar encarnado por esbeltas jóvenes de rubias cabelleras y ojos azules. Por lo general, la ganadora de alguno de los múltiples concursos de belleza que se celebran cada año. En un principio, los organizadores del espectáculo infantil se plantearon vestir a Died Moroz no de rojo, como es habitual, sino de naranja, el color de la revolución que ha encumbrado a Víktor Yúshenko. Pero el equipo de campaña del dirigente opositor aconsejó ajustarse a la tradición para evitar posibles acusaciones de violación de la jornada de reflexión. Pese a todo, entre la multitud había ayer Papás Noel espontáneos con indumentaria anaranjada. En cuanto a Sniegúrochka iba vestida de azul, el color del otro candidato, el primer ministro, Víktor Yanukóvich. Pero Un Papá Noel da un regalo a Katerina, la mujer del líder opositor, Yúshenko nadie vio doble intencionalidad en ello, ya que la bella hada, nacida de un copo de nieve (snieg) de ahí su nombre, siempre ha llevado un traje típicamente ruso color de cielo. Cómo establecen los cánones, Died Moroz se dirigió a los niños para decirles que en la noche de fin año les dejará los juguetes debajo del árbol de Navidad. El regalo para todo el país será un nuevo presidente, dijo entre algunos pitidos. A continuación, Sniegúrochka pidió a los presentes que gritaran fuerte: ¡Árbol enciéndete! y las miles de bombillas colocadas en el enorme abeto instalado en mitad de la Plaza de la Independencia se iluminaron mientras se oían villancicos y varias salvas de fuegos artificiales devolvían a la ciudad la luz diurna. La temperatura ayer en Kiev por la tarde, unos 6 grados sobre cero, era demasiado alta para la actual época del año. La nieve, ingrediente indispensable en el acto de bienvenida a EPA Papá Noel, estaba ayer medio derretida. Pocos metros más allá, en el centro de la Avenida Kreshatik, continúa levantado el campamento montado por los participantes en la Revolución Naranja llegados de otras regiones de Ucrania. Según Iván, uno de los miembros del servicio de orden, estamos todavía acampados unas 7.000 personas cifra tal vez un poco inflada pero no muy desencaminada. El viernes, Yanukóvich apenas pudo reunir en otra plaza de Kiev a 5.000 manifestantes. Tras el acuerdo que dejó la crisis en suspenso a principios de mes, Yúshenko pidió a sus partidarios que regresasen a sus casas y desbloquearan las sedes del Parlamento, el Gobierno y la Presidencia pero muchos no le hicieron caso. Junto al edificio que alberga el despacho del presidente Leonid Kuchma, situado a poco más de dos kilómetros de la plaza de la Independencia, continúan haciendo guardia piquetes populares