Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 DOMINGO 26 12 2004 ABC Internacional Víktor Yúshenko, claro favorito para el triunfo en las presidenciales de Ucrania Hoy se celebra la repetición de la segunda vuelta tras la Revolución Naranja contra el fraude 13.000 observadores internacionales, entre ellos dos diputados del PSOE y uno del PP, intentará evitar que se repita el fraude RAFAEL M. MAÑUECO ENVIADO ESPECIAL KIEV. Una Ucrania dividida acude hoy a las urnas, por tercera vez en casi dos meses, para elegir al sustituto del presidente Leonid Kuchma, en el poder desde 1994. La celebración de esta convocatoria, repetición de la segunda vuelta del pasado 21 de noviembre, fue ordenada por el Tribunal Supremo tras admitir que durante el desarrollo de aquellos comicios se cometió un fraude masivo. En liza, los mismos candidatos que se enfrentaron en la ronda precedente, el opositor Víktor Yúshenko, europeísta y líder de la formación Nuestra Ucrania, y el primer ministro, Víktor Yanukóvich, pro ruso y marcado por el estigma de estar detrás del colosal fraude que hizo estallar la ira popular. Nadie pone en duda que lo que hubo el 21 de noviembre fue un pucherazo sensacional pero, si Yúshenko no saca su gente a la calle y la respuesta no hubiera tenido el suficiente nivel y resonancia, hace tiempo que Yanukóvich hubiese sido investido presidente. Esa particularidad marca la gran diferencia que separa a los dos candidatos. El líder opositor aparece como el gran héroe aclamado por las masas que, pese a ser víctima de un envenenamiento con dioxinas que por poco acaba con su vida y que le ha causado serias deformaciones en el rostro, consiguió hacer frente con éxito a la injusticia y el abuso. Al jefe del Gobierno ucraniano, sin embargo, se le asocia directamente con las falsificaciones y con los sucios métodos de acción típicos del KGB. La Revolución Naranja ha fortalecido a su principal cabecilla y derribado al aspirante a tirano. Pero Kuchma, contra quien también estaba dirigida la revuelta, ha sabido readaptarse a tiempo y presentarse, pese a su anterior apuesta en favor de Yanukóvich, como el árbitro de la crisis. El presidente saliente ha logrado además una reforma constitucional que, a finales del año que está a punto de entrar, convertirá el nuevo jefe del b La presencia de casi Estado en una figura casi simbólica y al Parlamento en el centro del que emanará el poder. La contrapartida a esas enmiendas de la Carta Magna fue una modificación de la ley electoral que el Tribunal Constitucional ucraniano anuló ayer en parte. Decisión de la Corte Constitucional Esta decisión de la Corte Constitucional da la razón a Yanukóvich en cuanto a que no se puede restringir el derecho a votar a domicilio, no sólo a los minusválidos, sino a cualquier persona que por razón de edad o enfermedad tenga problemas de movilidad. El fallo emitido restablece la práctica de las urnas itinerantes, procedimiento que favoreció el fraude masivo en los pasados comicios. Sin embargo, la presencia de un número sin precedentes de observadores internacionales, se calcula en casi 13.000 los inscritos hasta ayer, entre ellos dos diputados del PSOE y uno del PP, se confía que contribuirá a dificultar la repetición de las manipulaciones. El pronunciamiento de los jueces encierra la ventaja de que bloquea el camino a Yanukóvich para impugnar los comicios por anticonstitucionales aunque pueda hacerlo ante el Supremo si logra demostrar que hubo fraude. Y es que por ahí parece que van a ir Agentes electorales colocan una urna, ayer en un colegio de Kiev las cosas. En este último tramo de la campaña electoral, el primer ministro ucraniano se ha dedicado a repetir hasta la saciedad que desconfía en que las elecciones vayan a ser limpias. Yanukóvich, quien implícitamente ha reconocido su derrota al exigir negociaciones para su participación en el nuevo Gobierno y asegurar que no dejará la política, no ha pedido para sí el voto. Más bien se ha dedicado a advertir que Yúshenko será presidente de sólo una parte de Ucrania a amenazar con el envió a Kiev de grupos de autodefensa y a hablar sin tapujos de posible efusión de sangre. Todo eso si no se llega a un acuerdo para el reparto del poder tras los comicios. Rusia, cuya irrupción en apoyo de Yanukóvich, con dos viajes a Kiev del presidente Vladímir Putin incluidos, sorprendió a la comunidad internacional, parece haberse replegado. No obstante, son muchos los que piensan que Moscú no va a claudicar tan fácilmente y que es posible que exista alguna estrategia para poner en práctica en los próximos meses, si sus intereses se ven excesivamente perjudicados con Yúshenko al frente de Ucrania. LA NAVIDAD LLEGA EL 26 DE DICIEMBRE JESÚS LOPEZ- MEDEL. Diputado del PP y observador internacional de la OSCE l lugar más céntrico de Kiev es la plaza de la Independencia, así denominada desde que en 1991 Ucrania se constituyera en una República tras la desmembración de la antigua URSS. Ahora es también otro símbolo pues solo trece años después puede hablarse verdaderamente de libertad. En este tiempo el estilo soviético y el veneno de la manipulación han seguido estando presentes en unos dirigentes que no entendieron que democracia significa trasparencia. Los abundantes fraudes realizados en la zona oriental de la segunda E vuelta hace un mes fueron denunciados por los observadores internacionales que dijimos que no habían sido unas elecciones limpias. Sobre esta base la Unión Europea desplegó un importante papel diplomático desde la idea de que en un mundo globalizado, problemas y realidades en otros lugares del planeta también nos afectan y no podemos darles la espalda. Junto a ello, hay que destacar el gran protagonismo y lección cívica de los propios ucranianos que se movilizaron para expresar su rechazo a un estilo de gobernar. Cuando adqui- rieron su independencia no rompieron con lo anterior pero ahora han expresado con firmeza sus anhelos de libertad y han dicho que el futuro tiene que ser diferente. Hoy nace verdaderamente una nueva Ucrania. Es un ejemplo más a nivel mundial de que el ejercicio despótico y tramposo del poder antes o después, si hay una sociedad viva y activa, es derrotado. Ahora surgen también nuevos retos en este país pues la Unión europea tiene que trasladar gestos claros de cercanía. Junto a otros servidores de la comunidad en tareas de sentido humanitario, algunos observadores al servicio de la comunidad internacional estamos allí en estas fechas para velar por la trasparencia de unas elecciones de un país que quiere ser protagonista de su propia historia pues en Ucrania llega la Navidad el 26 de diciembre