Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 26 12 2004 ABC Los socialistas vascos y catalanes comparten reivindicaciones estatutarias La reforma del Estatuto y el Documento Guevara piden las mismas transferencias b La reforma estatutaria propuesta por el PSE para contrarrestar el Plan Ibarretxe recopila buena parte de las reivindicaciones esgrimidas por Pasqual Maragall IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El documento aprobado esta semana por la Ejecutiva del PSE- EE, la propuesta del socialismo vasco para la reforma del Estatuto de Guernica, como respuesta al Plan Ibarretxe, coincide con las bases sobre las que el tripartito catalán, liderado por el PSC, está debatiendo la reforma del Estatuto catalán. Y, sobre todo, con las propuestas lanzadas por Maragall para satisfacer las aspiraciones de ERC con fórmulas que puedan ser aceptadas dentro del marco constitucional. Es el caso de la definición del País Vasco o Cataluña como comunidad nacional o la reivindicación de relaciones bilaterales con el Estado. Con ser los más llamativos, éstos no son los únicos puntos en los que el Documento Guevara bebe de las fuentes del Parlamento catalán. Las coincidencias se dan en la mayoría de ámbitos en los que los dos partidos reclaman más competencias, y la gran diferencia está en la contraposición al Plan Ibarretxe en el caso vasco y en la importancia crucial de un nuevo modelo de financiación autonómica que los catalanes tienen como auténtica prioridad, ámbito en el que el País Vasco tiene satisfechas sus aspiraciones. Ambos proyectos parten del reconocimiento de que los respectivos estatutos han proporcionado periodos de estabilidad y autogobierno como no se habían conseguido antes. De hecho, el Documento Guevara se extiende mucho más en este apartado y señala que la autonomía política y financiera contenida en el Estatuto de Autonomía y el Concierto Económico nos sitúan en el pelotón de cabeza de los Estados federados y confederados en cuan- doctrina que corresponde al Tribunal Supremo. Lengua En el ámbito lingüístico, ambos partidos abogan por establecer relaciones culturales con el País Vasco- Francés y Navarra- -en el caso del PSE- y con la Catalunya Nord, Baleares y Valencia en el caso de Cataluña. La propuesta del PSC quiere el reconocimiento del catalán en la UE y de su uso en el Congreso y el Senado. informado de las iniciativas sobre los tratados y sobre las directivas y el derecho a ostentar la representación del Estado cuando se trate de materias de su competencia. Blindar las competencias Al margen de las transferencias, ambas propuestas reclaman medidas para blindar las competencias exclusivas de las Autonomías frente a lo que consideran intrusiones estatales por la vía legislativa. Así, el PSE reclama delimitar con mayor rigor y menor incidencia sobre las competencias autonómicas las Leyes básicas del Estado Para ello, propone establecer en el Estatuto un núcleo de competencias mínimas de la Comunidad que el legislador estatal debe respetar. El texto defendido por Patxi López coincide con la fórmula de Maragall de abrir el proceso de reforma del Estatuto catalán a partir de una comisión parlamentaria en la que participen todos los grupos. El documento aprobado por el PSE recrimina a Ibarretxe haber presentado una propuesta articulada para proponer la participación a posteriori de los partidos y agentes sociales vascos. Y propone crear una mesa abierta a todas las formaciones y entidades civiles para elaborar un proyecto de reforma del Estatuto de Guernica. Al igual que en el caso catalán, los socialistas vascos proponen la celebración de un referéndum en el País Vasco para ratificar el nuevo Estatuto después de que éste haya sido sancionado por las Cortes, condición que en el caso de Cataluña es un mandato del actual Estatuto para su reforma. La gran diferencia entre ambas propuestas es que mientras la del PSE es la reacción al Plan Ibarretxe, en el caso de los socialistas catalanes, el PSC abanderó la reforma estatutaria antes de que la asumiera el nacionalismo convergente. Por ello, el Documento Guevara insiste en los peligros de romper el pacto estatutario para imponer desde un nacionalismo radicalizado un proyecto al margen de los valores y de las reglas de la democracia Participación en organismos estatales Las propuestas lideradas por Patxi López y Pasqual Maragall comparten la reivindicación del derecho a participar, en calidad de gobiernos autonómicos, en los procesos de designación de magistrados del Tribunal Constitucional y de miembros del CGPJ. Esta voluntad es extensiva a la designación de representantes en los órganos de dirección del Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores, Instituto de Crédito Oficial o Comisión del Mercado de Telecomunicaciones. En este contexto, el Documento Guevara da un paso más de las aspiraciones del PSC y reclama la participación en la planificación y ordenación de la actividad económica. Pasqual Maragall YOLANDA CARDO Política internacional to a capacidad de autogobierno precisamente porque surge como respuesta al Plan Ibarretxe. La potestad de los gobiernos autonómicos de desarrollar una política exterior propia es otra de las propuestas coincidentes, aunque el Documento Guevara reivindica el derecho a firmar preacuerdos o tratados internacionales en materia de sus competencias exclusivas También coinciden en reclamar un control de la inversión del Estado en sus respectivas Comunidades, estableciendo acuerdos plurianuales que obliguen al Gobierno a unos determinados porcentajes, contabilizados dentro de la financiación autonómica, en el caso catalán. Transferencias Pese a ese reconocimiento, el Documento Guevara reclama mayor participación autonómica en el sistema de la Seguridad Social, asumir la competencia en materia de gasto y la cogestión del ingreso, sin romper la caja única un punto en el que va más allá que la propuesta original del tripartito, aunque éste reclama la gestión de las políticas activas de ocupación, intermediación laboral e inspección. Justicia Unión Europea Ambos partidos reclaman una mayor participación autonómica tanto en la UE como en la aplicación de las directivas comunitarias, defienden el establecimiento de delegaciones autonómicas ante las instituciones de la UE, el derecho a que el gobierno regional sea En el ámbito judicial, las propuestas de socialistas catalanes y vascos reclaman que los Tribunales Superiores de Justicia de las respectivas Comunidades Autónomas actúen como tribunales de casación, es decir, que sean la última instancia judicial con la excepción del recurso para unificación de