Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 12 2004 La Entrevista 11 El cardenal, en su despacho de las oficinas del Arzobispado, donde recibió a ABC propio de los ciudadanos. La Iglesia no tiene más armas para defenderse ante esto que las de la persuasión, la paciencia y la palabra. ¿Y le darán un tratamiento diplomático, es decir, acudirán a alguna instancia supranacional para que dirima sobre el incumplimiento de los acuerdos del Estado con la Santa Sede? -No hay antecedentes en la praxis de la Santa Sede para recurrir si en España no se respetan los acuerdos. ¿Los obispos tienen ideología? -Los obispos, por vocación, tenemos que hacer abstracción de militancia política. -O sea, no militan... -Ha habido casos muy concretos en la historia, por ejemplo en Alemania, pero respondiendo a situaciones muy concretas. -Se lo digo porque ya sabe que desde el Gobierno y algunos sectores de la izquierda se recuerda a la Iglesia que se gobierna desde el Parlamento y no desde los púlpitos... -Está claro: se gobierna desde el Parlamento. Pero se juzga, se opina, se piensa, se reflexiona, desde la sociedad... y también desde los púlpitos. -Ya conocemos la oposición de la Iglesia a los matrimonios homosexuales. Pero yo le pregunto algo más primario: ¿reconoce la iglesia el hecho mismo de la homosexualidad, como una opción tan respetable como la de la heterosexualidad? -La Iglesia reconoce la homosexualidad desde el punto de vista de los derechos personales; no se les puede maltratar, ofender ni marginar. Pero tampoco se les puede colocar en el plano de la familia: así, no se favorecería un bien de la familia, como es la transmisión de la vida, y se la discriminaría. ¿Y cabe otro tipo de regulación de las parejas homosexuales que no sea la del matrimonio? -No se pueden establecer unas fórmulas contractuales en función del problema, porque no es un matrimonio. No vemos una legislación específica para regular a las uniones de homosexuales. Pero una legislación general que tenga en cuenta las relaciones, los compromisos, basados en distintos tipos de relaciones, eso sí. Específico para las parejas homosexuales, no. ¿Cree que su equiparación con los matrimonios discrimina a éstos? -Desde luego. Si prospera el proyecto de matrimonio homosexual, el verdadero matrimonio resultará discriminado e incluso se verá seriamente afectada en el futuro la libertad para defenderlo y promoverlo. Desnaturalizar la figura jurídica del matrimonio en lo sustancial, como es su constitución por el amor entre un varón y una mujer, será imponer a la sociedad en su conjunto la visión irracional de las cosas. Nacer tiene que ver con amar. -Otro de los asuntos que enfrenta a la Iglesia con el Gobierno está en el terreno de la bioética. Y en este campo ha calado una máxima, sé que elemental, pero real: la Iglesia se opone a la investigación con células embrionarias, por lo tanto se opone a la curación de los enfermos. ¿No le han faltado a la Iglesia reflejos para comunicar con la sociedad? -No creo que haya sido tanto incapaci- HOMOSEXUALES La Iglesia reconoce la homosexualidad desde el punto de vista de los derechos personales; no se les puede maltratar, ofender ni marginar. Pero tampoco se les puede colocar en el plano de la familia TERRORISMO No aceptamos el nacionalismo totalitario, pero sí el nacionalismo democrático; en la condena moral al terrorismo hay un consenso absoluto entre todos los obispos GOBIERNO Su posición ante el derecho a la educación, ante la familia, ante la sociedad (por ejemplo, el derecho a la vida) no es asumible desde el punto de vista cristiano ZAPATERO No sé qué papel está jugando el presidente, pero es verdad que antes de las elecciones hubo contactos con él y desde luego fueron fluidos dad para comunicarlo como que también funciona mucho el factor pragmático de la utilidad. El derecho a la vida del ser humano hay que respetarlo plenamente en todos sus tramos, sin excepciones. Se tiene que saber que los embriones, que son seres humanos, no son necesarios para extraer células y productos biológicos. Hay otras fórmulas, incluso más fecundas. ¿Las células madre adultas? -Sí. Las células madre adultas ofrecen potencialidades para el desarrollo de terapias excelentes que evitarían situarse en terrenos, desde el punto de vista cristiano, tan inaceptables. -Le planteo esto porque hay cierta desorientación moral en este campo. Un católico ¿dónde tiene que saber que están los límites? -Todo lo que genere la muerte, que es crucial, con los fines que sea... Todo lo que implique la muerte del embrión no es aceptable. -Por tanto, el límite está en que no se maten los embriones... -Todo lo que implique producir embriones, que, aunque no se les mate expresamente, se les produce para tener un banco en el que después, poco a poco, nunca se convierten en vida. -A veces, la gente no llega a entender el mensaje... -Hombre, no es fácil. La tecnología a veces es inaccesible. -Y, por ejemplo, ¿sí admite la Iglesia la transformación celular? ¿La selección genética? ¿Hay alguna ex (Pasa a página siguiente)