Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 12 2004 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR UN PAÍS A LA DERIVA IGNACIO CAMACHO tratos de pareja- -es un balance tan canijo que causa seria inquietud ciudadana, acrecentada por el menguado número de proyectos, quince, remitidos al Parlamento en el tiempo que se supone más idóneo para un equipo fresco y con su capacidad reformista intacta. Si el crédito gubernamental no se ha agotado con toda esta erosión es, precisamente, por el escaso tiempo transcurrido, pero los síntomas de desconfianza son más que alarmantes. Este Gobierno mantiene su ventaja en las encuestas porque los ciudadanos son reacios a rectificarse tan pronto a sí mismos, y prefieren mantener un razonable margen de confianza pese a los indicios de desgasificación de la iniciativa política. También porque la economía mantiene a trancas y barrancas el pulso adquirido en los últimos ocho años, de la mano de un Pedro Solbes inflexible ante las tentaciones del sindicato del gasto porque Zapatero goza aún, pese a sus incomprensibles bajones y al manifiesto deterioro del bonancible talante de su fachada, de un beneficio de imagen muy superior al resto de su equipo, y porque las heridas del 11- M no han acabado de cicatrizar debido a la persistencia de gran parte de las dudas abiertas sobre el origen y las consecuencias del atentado. En este sentido, y contra lo que piensa una parte de la derecha política y sociológica, el cierre de la comisión de investigación- -sin perjuicio de que eventuales nuevas revelaciones sean atendidas por el Congreso- -puede y debe significar un alivio para las perspectivas de una oposición que necesita centrarse en el desgaste del Gobierno, que por otra parte se desgasta solo. El PP ha cumplido ya el objetivo principal que se fijó en la investigación parlamentaria, que era el de demostrar que no mintió en las horas amargas que siguieron a la masacre. La triunfal intervención de Aznar supuso el culmen de esa reivindicación necesaria, y a partir de ahí todo lo que ocurra al respectovolverá a situar el debate donde más convienea los socialistas: en la posibilidad de seguir hurgando en una herida cuyo dolor solapa la realidad de que la sacudida del atentado dio paso a un cambiode Gobierno que no está resultando positivo para los intereses generales de la nación. La tibieza de sus protestas por el carpetazo parlamentario evidencia la convicción de los nuevos dirigentes del PP de que lo que ahora necesitan es liberarse del dogal del 11- M para aprovechar el clima de decepción que provoca la ausencia de rumbo político en el timón del Estado. El calendario inmediato puede propiciar, adeEFE Zapatero felicitó las fiestas navideñas a las tropas desplazadas en el exterior más, un recrudecimiento del problema de fondo, que es el futuro de lo que aún conocemos como jueces, ha complicado de modo gratuito la política exteEspaña. El debate del Plan Ibarretxe en el Parlamento vasco, rior, ha abierto sin un plan claro el debate del modelo terriel próximo día 30, situará el proyecto de secesión como piedra torial, ha roto el consenso básico con la oposición, ha prode toque de unas elecciones autonómicas que se van a convervocado toda clase de problemas interregionales por culpa tir en un plebiscito, en el que el PSOE pretende introducir una de sus irresponsables socios, se ha liado a trompadas con más que ambigua propuesta de puente hacia el nacionalismo. la mayoría católica y ha generado una duda más que razoEl referéndum europeo interferirá artificialmente una discunable sobre su aptitud para la gobernancia de una nación sión mucho más esencial, la del modelo de Estado, que la refornecesitada de liderazgo para recuperar el pulso tras el ma estatutaria catalana va a llevar hasta el límite del cambio shock de la matanza de marzo. Una sola ley aprobada en constitucional por vía de hecho. Y el Gobierno va a quedar este periodo- -y ello con dificultades técnicas notables, pemaniatado por la magnitud de los conflictos que él mismo ha se al amplio respaldo social de la lucha contra los malos abierto antes de promover un proyecto político de crecimiento económico, consolidación estructural y programas de equipamiento público. El Gobierno de Zapatero parece España va a afrontar el año nuevo envuelta en un marasmo sobrepasado por los hechos, de dudas que no era necesario plantearse y que no responden a la demanda mayoritaria de los ciudadanos. Y lo hace con un paralizado por una esclerosis de Gobierno débil, deshabitado de ideas y envuelto en una patente sensación de galbana. El país puede quedar seriamente afecideas, prematuramente abotargado tado por este gratuito zarandeo. Sólo una oposición firme, con las ideas claras y las manos libres puede aportar la tranquilipor una insólita y desmadejada dad necesaria que garantice a los españoles perplejos por esta deriva la opción de una alternativa responsable- -cuando llepereza, abiertamente rodeado por la gue el momento- -a esta inacción tan inestable como perniciosospecha de incompetencia sa e inconsistente. ACÍA mucho tiempo, quizá desde los balbucientes bandazos de la transición suarista, que no se percibía en España una sensación tan intensa de descontrolada deriva política como la que ofrece al final de este año dramático un Gobierno abiertamente rodeado por la sospecha de incompetencia. Sobre todo tratándose de un Gobierno tan nuevo, tan joven; la atonía de la última etapa de González al menos trasminaba el inconfundible perfume del final de un ciclo. Pero este Gabinete de Rodríguez Zapatero apenas si lleva nueve meses en el poder y, en vez de rebosar proyectos, empuje estrenista y dinamismo entusiasta, parece sobrepasado por los hechos, paralizado por una esclerosis de ideas, prematuramente abotargado por una insólita y desmadejada pereza. De repente, en el último trimestre, agotada la inercia de los primeros gestos populistas de la retirada de Irak o la derogación del Plan Hidrológico, el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha comenzado a resoplar como si le pudiese la magnitud del reto de dirigir un país tan complejo. Ha sudado para aprobar los Presupuestos, ha tenido que arrollar reglamentos para imponer la reforma de la elección de H Cuentas y arengas En una entrevista que publicamos en Economía, el director general de Codorníu, Josep Forroll, rechaza el boicot que amenaza al sector del cava por las declaraciones de políticos que nada tienen que ver nosotros El cava- -añade- -es inocente Y quizá blando, sugiere Carod- Rovira, que ayeracusó a algunos sectores empresariales catalanes de no tener capacidad de resistencia Arengas contra la paz y las cuentas de resultados. Penúltima palabra Fue el pasado jueves, en vísperas de Nochebuena, cuando el presidente de la SEPI garantizó en el Senado que el acuerdo sobre el futuro de Izar sería aprobado por las autoridades comunitarias. Todos contentos, desde los sindicatos a la Administración, pasando, evidentemente, por Bruselas. Pero de la capital comunitaria acaba de salir una carta, firmada por la comisaria de Competencia, Nellie Kroes, en la que ésta expresa a Pedro Solbes sus dudas sobre la viabilidad del pacto alcanzado entre los astilleros públicos y los representantes sindicales. El supuesto desenlace del dramático serial de Izar aún está pendiente del epílogo que escriba y firme la Unión Europea. Guste o no, la última palabra no es de la SEPI. Ni de Solbes. Las orillas de la muerte Tiempo le ha faltado a la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumi, para darle la razón a Marruecos y quitársela al Cabildo de Fuerteventura, cuyo titular había denunciado la responsabilidad de Rabat en la tragedia de las pateras, reactivada el jueves con trece muertos y una embarcación a la deriva. Sobran las disputas en una crisis que exige calma y- -en la otra orilla, de una vez por todas- -mano dura contra las mafias. director abc. es