Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 12 2004 Deportes 99 El 12 de diciembre dirigió por última vez al Once Caldas, en la final de la Copa Intercontinental y tras dos años de éxitos en el fútbol colombiano. El miércoles, una bala le ha dejado paralítico Montoya, de la gloria a una silla de ruedas TEXTO ABC Una bala alojada en el canal medular entre la tercera y la cuarta vértebra le ha hecho perder la movilidad en las cuatro extremidades El suceso ocurrió cuando fue a defender a su mujer, que estaba siendo atracada. Los cuatro ladrones fueron detenidos a las pocas horas ladado con urgencia a la clínica de Las Américas, en Medellín, en la que fue operado. Mientras tanto, la Policía montó un dispositivo de seguridad que se saldó con el arresto de los cuatro sospechosos a la salida de la ciudad. La noticia conmocionó a todo el país, incluido al presidente de la República, Álvaro Uribe, quien declaró: Esto es una tragedia nacional, me duele mucho lo que ha sucedido Aficionados y varios personajes del fútbol, incluyendo al técnico Francisco Maturana, acudieron al hospital en el que Montoya fue operado para solidarizarse con él y su familia. MEDELLÍN (COLOMBIA) Luis Fernando Montoya, ex técnico del Once Caldas, se debate entre la vida y la muerte por culpa de una bala que se alojó en el canal medular entre la tercera y la cuarta vértebra, lo que ha implicado que la médula haya perdido toda su función a ese nivel. Los doctores, que le operaron durante tres horas, apuntan que su estado es crítico y su pronóstico neurológico malo y que en el mejor de los casos quedará cuadrapléjico, ya que ha perdido la movilidad en las cuatro extremidades. La lesión es irreversible Montoya era en la actualidad el técnico más prestigioso de Colombia después de haber ganado en 2004 la Copa Libertadores con el Once Caldas, equipo del que se hizo cargo en diciembre de 2002. Al año siguiente ganó el torneo colombiano, título que el club no conseguía desde hacía 53 años. En la temporada siguiente (2004) fue cuando conquistó la Copa Libertadores, el galardón de mayor prestigio en la historia de este modesto club colombiano. Su último partido como técnico fue el 12 de diciembre, en la final de la Copa Intercontinental que perdió por penaltis ante el Oporto (8- 7) Tras este encuentro dejó la dirección técnica del club porque quería desplazarse a España o México para observar el fútbol y actualizar sus conocimientos como entrenador. Antes del Once Caldas, donde estuvo dos años, Montoya dirigió al Bucaramanga y al Atlético Nacional. La tragedia comenzó cuando dos mujeres observaron cómo Adriana Herrera, esposa de Luis Fernando Montoya, sacaba 3.000 dólares de una entidad bancaria del distrito de Caldas, donde residen. Las dos mujeres llamaron por Luis Fernando Montoya EPA sus teléfonos móviles a sus dos compinches y los cuatro siguieron a la víctima. Los dos hombres iban en moto y las mujeres, en un coche. Éstas eran las que portaban el revólver, que pasaron después a sus compañeros, justo en el momento en que debían actuar. Cuando la esposa de Montoya iba a entrar a su domicilio fue asaltada por los dos varones de la banda. Ante los gritos, el técnico salió de su casa para defender a su mujer, momento en el que uno de los delincuentes disparó y él recibió el fatal balazo. Montoya fue asistido en el hospital del municipio de Caldas, donde estabilizaron sus signos vitales, para ser tras-