Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 12 2004 Espectáculos 61 Sky Captain y el mundo del mañana Cuando el fondo se come a la figura E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Parece ser que esta modernísima película se envasó al vacío: la acción no ocurre en el lugar de los hechos, y sobre la presencia de los personajes se emplastó el fascinante decorado y el clima descaradamente digital. Bueno, ni Michael Curtiz ni Bogart ni ella, Ingrid Bergman, pisaron Casablanca, y Johnny Weissmuller tenía una ligera idea de dónde quedaba África, pero no más. O sea, que el camelo cinematográfico, sea digital o manual, es tan antiguo y moderno como los bigotillos finos, y nadie ha de pensar que Casablanca es una obra de arte porque no se hizo en Casablanca... Luego, procuraremos no considerar una obra de arte Sky Captain y el mundo del mañana por el mero hecho de que las cosas no ocurran donde las vemos. La película es el laborioso y meritorio debut cinematográfico del director y guionista Kerry Conran, y sin quitarle ni un solo gramo de importancia a su laboriosidad, tampoco se los añadiremos sólo por que sea primerizo. Y pesan más sus pecados de novato que sus virtudes de hombre perfeccionista y trabajador. Lo que vemos es fascinante, pero lo que nos cuenta no lo es; o dicho de otro modo, la historia se queda un poco a ras de simpleza si se tiene en cuenta su meticulosa e hipnótica puesta en escena. Con la elección del trío protagonista ocurre también algo curioso y contradictorio: Jude Law, Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie tienen, por un Dirección: Kerry Conran Intérpretes: Gwyneth Paltrow, Jude Law, Angelina Jolie Nacionalidad: EE. UU. 2004 Duración: 106 minutos Calificación: lado, el mismo poder de fascinación que la puesta en escena, pero, por otro, no rompen la pantalla y se quedan a ese nivel llano de la historia. Tal vez sea injusto apuntarlo, pero Clark Gable sacaba chispas como un mechero de yesca y la pelirroja Rita Hayworth podía ser rubia sin perder por ello pegada romántica. Por encima de estas impresiones es- tá, de todos modos, una película llena de inventiva visual y ambición narrativa, que alude a la gran tradición del cine de aventuras: Shangri- la, La guerra de los mundos, Indiana Jones, James Bond... y que tiene la osadía de resucitar a Laurence Olivier para el papel del villano Totenkopf, la cual cosa uno no acaba de saber si es buena o mala, si le añade peso al personaje o se lo quita por completo. Tampoco conocemos los términos del contrato con el gran actor (muerto en 1989) ni quién estampó su firma. Y dicho lo cual, la conclusión es que habrá que ver más veces a este Sky Captain Las imágenes que vi antes de involucrarme en la película eran un espectáculo, con un contenido en el que convivía a la perfección el relato de cine negro perdido en el tiempo auténtica joya. Las imágenes eran un espectáculo, con un contenido en el que convivía a la perfección el relato de cine negro perdido en el tiempo cuenta apasionada. No tenía ni idea de cómo estaba hecha, pero mantenía una atmósfera que me recordaba las series clásicas de los años 30 y 40 añade Paltrow. Luego me contaron el guión y enseguida dije que quería hacer la película, estar en ella como fuera. Es un hito de imaginación, que ha tardado más de seis años en llevarse a buen término, es el proyecto y la opera prima del director y guionista Kerry Conran, en colaboración con el productor Jon Avnet. No se parecía a nada que hubiese visto antes relata. Sky Captain y el mundo del mañana presenta una realidad alternativa: cómo podrían haber sido las cosas si la Historia hubiese sido distinta. Actores sobre pantalla azul Sky Captain y el mundo del mañana es uno de esos cada vez más frecuentes ejemplos de cine digital donde el trabajo en la mesa del ordenador es tan importante, si no más, que el realizado en el estudio. De hecho, en este filme los actores trabajaron con un fondo de pantalla azul y los detalles de los fotogramas se completaron digitalmente una vez terminado el rodaje principal, según el relato de los productores de la película. La cinta arranca en los cielos de Nueva York, cuando el dirigible Hindenburg III atraca en lo más alto del Empire State Building, convertido en puerto de escala. En ese momento se conoce una terrible noticia: los principales científicos de todo el mundo están desapareciendo misteriosamente. Aparecen también en la ciu- Angelina Jolie dad unos mortales y gargantuescos robots devastando las calles a su paso. La investigación le corresponderá a una reportera, Polly Perkins (el papel que interpreta Gwyneth Paltrow) a quien acompañará el aviador H. Joseph Sullivan, más conocido como Sky Captain (Jude Law) La película viaja hasta el Himalaya, y a los dos aventureros se unirán después una capitana de un escuadrón anfibio femenino, Franky Cook (Angelina Jolie) y un habilidoso experto en ordenadores (Giovanni Ribisi) La historia creada por Kerry Conran procede de un libro que él tenía de niño; en él aparecía una imagen de un amarradero para zeppelines instalado en el Empire State Building. En él encontró el director la inspiración para su historia, teñida también de un aire retro. Yo quería ver aviones P- 40 volando entre los rascacielos de Nueva York, quería ver un zeppelin atracando en lo alto del edificio más alto del mundo. De hecho, estaba algo obsesionado con lo de atracar el zeppelin. Me pareció lo más natural, justo y adecuado atracar uno