Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 24 12 2004 ABC MADRID AL DÍA NOCHEBUENA IGNACIO RUIZ QUINTANO n cuanto entregue este folio, correré a la cocina para preparar el relleno de la oca sagrada: la oca de Nochebuena. Desde que el besugo de pincho sabe como el caballo que Juan Guerra le regaló a su sobrino, yo, en noches como ésta, sólo trabajo la oca, la reina republicana- -libre, igualitaria y fraterna- -de la volatería francesa. De la oca que yo gasto puede decirse lo que lord Beaconsfield decía del ortolán: que su buche gordo es más delicioso que el seno de la mujer, su aroma más perturbador que el de las lilas y el sabor de su carne mejor que el sabor de la verdad. La oca, que es francesa... El pino, que es alemán... Y la noche, que es para los cuentos de zapateros de portal de Dicenta... Es una lástima que sólo dispongamos de una noche para empaparnos de poesía. En noches como ésta, Musset encontraba, sobre la mesa de la cena, un billete perfumado, cuya letra asustada y trémula, según los cronistas, revelaba bien que la mano que la trazaba estaba aún nerviosa de haber tocado las páginas ardientes de Namouna En noches como ésta, Balzac recibía las madejas de cabello anónimas remitidas por sus admiradoras, que juzgaban reconocerse en La mujer de treinta años o en la duquesa de Maufrigneuse. En una noche como ésta, el criado de Larra se puso como una colodra y, a base de verdades, le hizo a su amo el artículo de la Nochebuena de 1836. ¡Oh, tiempos! ¡Oh, costumbres! El gobierno de Madrid acaba de atizarle a una multinacional del whisky que se había anunciado en la calle la mayor multa que se haya visto nunca en España. De lo que se trata, al parecer, es de beber a escondidas. El poeta Villena hace publicidad de un coñac diciendo que, como las grandes ideas aparecen en sueños, él prefiere tomar un carajillo y esperarlas despierto. Y el alcalde Gallardón hace publicidad del cava catalán diciendo que, si los madrileños no lo toman, él piensa pasarse la noche brindando por los poemas de luz de Eva Lootz. Noche de paz. Llaman a la puerta. Es Peces Barba, que ofrece calor. Debe de ser un fabricante de ojos de grasa para las tazas de caldo. E DIMES Y DIRETES ANDRÉS FONT DIRECTOR DE ANÁLISIS DE FUNDACIÓN AUNA MADRID EN LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN L a Asamblea ha creado una Comisión Parlamentaria sobre la Sociedad de la Información ante la cual tuve el honor de comparecer recientemente. Se trata, sin duda, de una oportuna y valiosa iniciativa que hay que alabar por cuanto significa de interés y preocupación de todos los partidos políticos por un tema fundamental para el futuro de esta Comunidad. El propósito principal de la Comisión es determinar en qué situación se encuentra Madrid y cuáles son los retos principales que habrá que afrontar en este proceso de transición de una economía industrial a otra basada, principalmente, en la información y el conocimiento. A este respecto, es importante destacar que los principales protagonistas de la nueva geografía económica en proceso de configuración a nivel mundial son precisamente las ciudades y regiones. ¿Por qué? Pues porque es en los entornos urbanos o semi- urbanos donde los elementos básicos de esta nueva economía, como son la innovación, la generación de conocimiento, el know- how, etc. mejor se cultivan. Una consecuencia clara de este protagonismo de espacios urbanos o semi urbanos la estamos viendo en la cre- ciente competencia entre ciudades a escala global: en el caso de Madrid, la competencia se establece fundamentalmente con las grandes metrópolis europeas, entre cuales se encuentra Barcelona. Centrándonos en el aspecto económico, y analizando los hechos decisivos de aquellas áreas geográficas que se han convertido en el paradigma del éxito de este mundo tecnológico, como son el Silicon Valley o Boston en los EEUU, Oulu en Finlandia, Tel Aviv en Israel, el denominado Oxford- Cambridge Arch en Inglaterra, Dublín en Irlanda... veremos que siempre aparecen dos factores inevitables: contar con universidades punteras y disponer de unos recursos humanos bien cualificados y con cultura emprendedora. ¿En qué situación se encuentra Madrid desde esta doble perspectiva? Quizás puede ser útil examinarla en relación con lo que se entiende como la fórmula clave de la competitividad regional denominada por los expertos como la de las 3 C conexiones, competencias, en el sentido de habilidades y conceptos. En cuanto a las conexiones, hay que entender éstas en un doble sentido: el tradicional (fundamentalmente las aéreas) y el nuevo (telecomunicaciones) Sobre las aéreas, basta decir que Madrid contará en breve con uno de los mejores aeropuertos del mundo; y respecto a las telecomunicaciones, cuenta con la suficiente dotación de banda ancha (cable y ADSL) para afrontar sin problemas en un próximo futuro la creciente demanda de servicios en Internet. En lo que se refiere a competencias, Madrid tiene una buena y amplia oferta universitaria; aunque quizás un poco carente de cierto glamour internacional, posiblemente podría compensarse con la creación de algún centro o centros de investigación capaces de resultar referentes mundiales en la materia (algunas iniciativas, ya en marcha, en el ámbito de la medicina, podrían ser buenos indicios en esa dirección) Y en cuanto a los conceptos, que habría que entender como la capacidad de una ciudad o región para ocupar un lugar destacado en las nuevas formas de pensamiento, creación cultural, innovación estética, etc. podría decirse que, sin ser deslumbrante, sí es, cuando menos, una Comunidad prometedora. Esto en cuanto a su situación, pero ¿qué ocurre en cuanto a su estrategia? Es decir ¿qué es lo que debe hacer Madrid para no sólo afrontar los retos, sino, lo que es mucho más importante, aprovechar las oportunidades que se le presentan? Estoy seguro de que hay muchas posibles sugerencias de actuación, todas ellas útiles; pero si se me permite me gustaría hacer una: convertir en leit motiv, es decir, en capital social, su aspiración de llegar a ser una Comunidad innovadora, sofisticada, internacional y creativa.